El Heraldo
El patrullero Juan Yánez se apresta a iniciar la búsqueda guiado por ‘Homero’ , el pastor holandés clave en la localización de personas en diferentes terrenos. Jose Puente Sobrino
Magdalena

“Capitán, no, no es Albertico”

EL HERALDO fue testigo durante tres horas de la entrega y el profesionalismo del grupo de búsqueda. Lluvias, derrumbes y crecientes súbitas dificultan la operación. “¡Vamos, vamos … ”, es la voz de estímulo.

La angustia y la desesperación se dibujan en los rostros de los habitantes de Tigrera y de quienes con afán buscan a Albertico Cardona Sanguino, el niño de 6 años perdido en la Sierra Nevada hace 23 días. Las horas pasan y la preocupación crece, pero la esperanza sigue viva porque todos en la comarca comulgan con el principio de que  “el optimismo es la fe que conduce al logro”.

En la oscuridad de la tragedia parece asomarse una luz, luego de escucharse comentarios de que el pequeño está con vida y que inclusive  estaría en los alrededores del sector Pozo Azul, una formación natural enclavada en la montaña y a media hora de Minca.

Esa luz −que aún sigue encendida por la esperanza y la convicción−  se desvaneció cuando el bombero Abraham Mesa alertó a su comandante de unos extraños movimientos en la maleza. Raudo se dirigió al sitio, pero al rato avisó: “Capitán, no, no es Albertico”, y la desazón se apoderó nuevamente de todos.

Desde el sector Las Cabañas hasta La Tagua, en un área de mil hectáreas, aproximadamente, la búsqueda es incesante. Por el río, debajo de las piedras y abriendo trochas en la espesura de la vegetación, un ejército interinstitucional y de voluntarios escudriñan cada rincón con la esperanza de hallar algún indicio sobre el paradero del menor.

“Aquí estoy, porque es mi oficio, pero también porque soy madre y tengo tocado el corazón”, dijo la bombero Kelly Murillo, una de las socorristas que presta su ayuda durante los trabajos de exploración.

Búsqueda con fe

EL HERALDO acompañó durante tres horas a los socorristas en el complejo trabajo de búsqueda en medio del bosque tropical húmedo que hay en las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Siendo las 9:00 a.m., dos camionetas de la Policía y un camión del Cuerpo de Bomberos partieron desde la casa de los familiares del menor, en Tigrera, rumbo al río. Una oración antecedió al inicio de la operación.

Durante 15 minutos, en una vía serpenteada, los uniformados ultimaban los detalles de lo que sería una larga expedición.

Al llegar al sector de Gairama los bomberos se pasaron a los vehículos policíacos y transitaron durante otros 15 minutos por  un camino áspero y difícil, debido a que las lluvias de los últimos días provocaron estragos y aludes de tierra.

Atravesando riachuelos y atendiendo  cada una de las recomendaciones de seguridad, el grupo conformado por 9  policías de las Unidades de Operaciones Especiales en Emergencias y Desastres, Ponalsar,  seis bomberos y los dos periodistas de EL HERALDO  llegó al punto de partida y marchó río arriba en búsqueda de Albertico.

“Central informo la hora, son las 9:45 a.m., estamos en el reconocimiento a orillas del río, en el sector de Las Cabañas y hasta el momento no encontramos ningún rastro del menor… quedamos QAP”, comentó la bombero Murillo, mientras esquiva unas de las tantas piedras que hay en el sector.

¡Aceleremos!

Mientras tanto, no muy lejos de allí,  Homero, el  pastor holandés de 6 años traído desde Bogotá, olfatea el terreno de la mano de su amo, el patrullero Juan Yánez, quien camina al compás del  paso del canino.

Ha llovido mucho, el terreno está  mojado y eso hace que se revuelvan las partículas de olor y quizás eso dificulte el trabajo del perro.

“Su olfato es muy agudo y su experiencia nos brinda confianza. Sé que con su ayuda encontraremos sano y salvo al niño”, anotó Yánez, justo en el momento en que con su fiel amigo atravesaban una quebrada en Tigrera.

Los minutos avanzan y el camino se pone más duro. Los escasos rayos de sol que atraviesan las ramas  de los árboles se ocultan por el paso de una nube que vaticina lluvia. “Aprovechemos que aún no está lloviendo y adentremos más en el bosque… ¡aceleremos!”,, se le escuchó decir al patrullero.

El radio teléfono del subintendente Yaison Maya, jefe del grupo de búsqueda, se activa y obliga a una pausa. “Negativo el objetivo por aquí abajo”, dijo un interlocutor ubicado en otra área.

“Tengamos en cuenta las características del terreno; caminemos en zig zag, por donde habría transitado el niño”, fue la respuesta del suboficial.

Policías, Defensa Civil y Cuerpo de Bomberos toman parte en esta labor. José Puente
La lluvia

A las 11:15 a.m. comienzan a caer las primeras gotas de lluvia y el jefe del grupo lanza la voz de alerta: “Evacuemos la quebrada, podría sobrevenir una creciente súbita”.

 Tras acatar la orden , el grupo prosiguió la búsqueda por la zona aledaña al río, abriendo trochas y adentrándose en la maleza. “¡Vamos, vamos, vamos!”,  es la voz de estímulo.

El agua arrecia y el terreno se dificulta. La operación se mantiene, pero la tarea no es igual que en condiciones climáticas normales.

Al rato la tarea se detiene. Hay que ser prudentes. “Por seguridad frenemos hasta que cese el agua”, advierte uno de los bomberos.

Agotados, el grupo retorna a la base, nuevamente con las manos vacías, pero con la fe intacta en que encontrarán a Albertico.

Hoy la búsqueda continuará, pero con la llegada de un nuevo voluntario al grupo. Se trata de Maximus, un perro raza  pastor alemán de color negro fuego, integrante de la Defensa Civil Colombiana y experto en localización de personas en estructuras colapsadas y desaparecidos.

“Vamos, vamos, que la esperanza es lo último que se pierde”, es la voz de estímulo.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.