Judicial

En video | “Aquí no se salva nadie de los robos, ni siquiera el Señor”: sacerdote del barrio Lucero

El sacerdote Atilio González, de la parroquia Santa Isabel de Hungría, denunció que hombres entraron y se robaron objetos por un total de al menos cuatro millones de pesos.

Cuando entró ayer por la mañana a la iglesia Santa Isabel de Hungría del barrio Lucero, el padre Atilio González vio una luz que descendía del techo e iluminaba el camino que, entre los bancos, conducía al altar. En ese momento, tuvo certeza de una cosa: en Barranquilla, “ni siquiera el Señor” se salva de los robos.

Eran alrededor de las 5:30 de la mañana y, cuando hacía su ronda habitual en el templo, el párroco se percató de que un par de láminas del techo faltaban y que en el suelo estaban tirados los cables que ponían a funcionar el sistema de sonido de la iglesia, que también había desaparecido.

“Enseguida dije: aquí se metieron los ladrones. Entonces, me puse a llamar a los servidores, unos estaban dormidos, otros estaban despiertos, pero todos estaban impactados”, aseguró el padre González resaltando que lo que más les sorprendía era que la noche anterior se habían reunido para organizar un bingo que sería este domingo 13 de octubre y en el que iban a entregar unos regalos que los ladrones también se llevaron.

Según el párroco, los delincuentes hurtaron al menos 10 regalos, la mayoría de ellos electrodomésticos con los que premiarían a los ganadores del bingo, organizado para recaudar recursos que financiaran  las fiestas patronales, que inician el próximo 8 de noviembre con una novena que va hasta el 17 de ese mismo mes.

“Es sorprendente, nosotros en la reunión teníamos dudas porque no teníamos todos los regalos, pero yo les dije que sacaríamos eso adelante como sea y mira con lo que amanecimos”, contó el padre González.

Los ladrones ingresaron por el techo de la iglesia. Johnny Olivares

Ante lo ocurrido, los servidores instaron al sacerdote a llamar a la Policía, de donde enviaron a varios uniformados a atender la situación. Allí, de acuerdo con el párroco, se pudo establecer que el monto total de lo robado ascendería a cuatro millones de pesos, una cifra considerablemente alta para una “parroquia pobre”.

“Lo poquito que conseguimos es para sostener el templo, incluso yo estoy trabajando gratis, no me dan un centavo; por eso el bingo era para costear los actos culturales que tenemos en nuestras fiestas patronales”, resaltó el padre González.

Al monto robado se le suman al menos 500 mil pesos que tuvo que gastar la parroquia, según destacó el padre, en el arreglo del techo.

Asimismo, dijo que los oficiales creen que los ladrones serían carromuleros que pasan por el barrio recolectando basuras y “se llevan lo que es y lo que no es”.

 

El párroco del templo, padre Atilio González. Johnny Olivares

El comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla, el general Ricardo Alarcón, dijo que, aunque no se tiene certeza sobre quiénes cometieron el hurto, ya se adelantan las investigaciones para dar con su paradero.

“Estamos desarrollando toda la actividad operativa. Hemos designado un grupo especial de investigadores para que logremos recuperar la mercancía e identificar y capturar a las personas responsables de este hecho”, afirmó.

Finalmente, el padre Atilio González aseguró que, aunque es la primera vez que roban en la iglesia en los tres años que lleva siendo el párroco, en el barrio Lucero los robos son frecuentes y ya varios feligreses han sido víctimas de atracos.

“Le pedimos a las autoridades velar un poco más por la seguridad pues aquí pasan atracando, incluso yo fui víctima de eso. Aquí no se salva nadie de los robos, ni el Señor, ni la casa del Señor”, concluyó.

Más casos durante este año 

El 31 de mayo, varios ladrones entraron a la Iglesia Católica de Las Malvinas y hurtaron equipos de comunicaciones avaluados en cuatro millones de pesos. El 23 de agosto, la Policía capturó a un hombre que entró por el techo de la iglesia María Magdalena, en Malambo, e intentó robar.

Los delincuentes se llevaron el equipo de sonido, varios regalos para un bingo y quitaron láminas del techo de la iglesia, cuyo arreglo costó 500 mil pesos. Johnny Olivares
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.