Entretenimiento | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Entretenimiento

Una mujer que maravilla, los 100 años de Esthercita

Un día como hoy, pero en 1919, nació quien se convertiría en la gran precursora de nuestro folclor en Colombia y gran parte de América  ¿Qué hay de especial en su música?

Hablar de Esther Forero (1919-2011) en Barranquilla es imaginarse una luna “que tiene una cosa que maravilla” y encender el sonido alegre de himnos populares como Volvió Juanita, Mi vieja Barranquilla y Palito e’ matarratón. Es ver cómo se levanta un monumento en homenaje a una compositora, cantante y folclorista que ha calado tan hondo que su música no deja de ser desde tarareada hasta cantada a todo pulmón en distintas festividades en su ciudad natal. Lo que maravilla no es, entonces, solo la luna. Es Esther Forero. 

Esthercita, como se le conoce, irrumpió con una fuerza imparable en Barranquilla después de conseguir una fama internacional que incluyó poderosas conquistas en Venezuela, Panamá, República Dominicana, Puerto Rico, Cuba y Nueva York, cúspide de su éxito musical. Regresó en 1960, luego de una gira de once años, y entonces fue rebautizada ‘novia de Barranquilla’. 

¿Qué hay de especial en su música?, ¿Por qué logra conectar a toda una ciudad? Esther Forero, una mujer pionera, volvió para reconectarse y abrirse paso en un lugar donde aún era desconocida. Lo hizo como lo había hecho en el extranjero: regresando su mirada a las raíces.

“Esthercita es la gran embajadora contemporánea de la música del Caribe colombiano y sus composiciones llevaron las sonoridades de esta región a muchos países (...) Si hay que destacar algo es que sus letras son muy costumbristas, sencillas en cuanto a que la lírica es muy directa, pero su música tiene un nivel de complejidad muy especial”, señala Leopoldo Calderón, docente del departamento de Música de la Universidad del Norte. 

En eso coincide el reconocido pianista Chelito De Castro, quien acompañó a Forero en distintas oportunidades. “Como barranquillero uno se siente orgulloso por su amor a Barranquilla. Le cantó al palito de matarratón, a las calles de la vieja Barranquilla”, resalta.

El resultado de ese amor no podía ser otro. Esther Forero comenzó a hacer sonar obsequios musicales que se hicieron célebres en la Arenosa. Canciones que, además de gozar de melodías alegres, contienen letras que resultan cartas románticas a Barranquilla. 

“El solo nombre de ella, solo decir Esthercita, le genera a uno el tarareo de La luna de Barranquilla. Es un sinónimo de que uno no puede desligar lo uno de lo otro”, destaca el escritor Alonso Sánchez Baute sobre un tema que permanece intacto en la memoria musical de la ciudad, y que a Forero le costó más de diez años de lograr. 

“La luna de Barranquilla tiene una cosa que maravilla

Esa luna lunita, chiquitín chiquitica, morenín morenita

Lunita barranquillera, le conozco su secreto

Tiene amores de hace tiempo con el río Magdalena”.

“Es una tremenda canción. Es un tema espectacular. La composición genera una emoción para todos los barranquilleros. En esa canción va muy compaginada la melodía con la letra. Es un equilibrio perfecto”, dice Chelito.

Lo mismo ocurrió con Mi vieja Barranquilla, que compuso por encargo del intérprete Nelson Henríquez y que significó un gran aporte para llamar la atención de las tradiciones que ella quería rescatar y resaltar de Barranquilla, tal como Forero lo expresaba en entrevistas de aquella época. “La emoción de escuchar su tema y los arreglos la dejan en el aire. Quería lanzarse al mundo con estos temas que compuso a Barranquilla por el mundo y lo hizo (…) sus canciones están el corazón de todos”, es la consigna de la cantante dominicana Milly Quezada, la mayor intérprete de canciones de Esther Forero.

Sobre La Guacherna, una leyenda musical del Carnaval de Barranquilla, Quezada apuntó en un homenaje organizado este año por EL HERALDO, en Sesiones EH: “cuando leí la letra y vi “faroles de luceros girando entre la noche, la brisa es un derroche de sones cumbiamberos” yo pensé  quién lo va a entender y resulta que el puertorriqueño, el venezolano, el japonés ... todos se han conectado con este tema tan espectacular”. 

Esther Forero viste un traje de cumbiambero en 1945.
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • 100 años de Esther Forero
  • Esther Forero
  • Esthercita Forero
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web