El Heraldo
Los familiares y los vecinos del barrio El Rosario, en Gaira, caminaron hasta el cementerio para sepultar a Yulis. Pidieron justicia para la joven madre. Bladimir Rebolledo
Magdalena

Yulis, la madre asesinada en atraco que le sonreía a la vida

La familia de esta joven madre, muerta a puñal en Gaira delante de sus dos hijos menores por robarle el celular. Familiares piden justicia.

“Se fue la risa de la casa y del barrio, la mujer que la tristeza la convertía en alegría".

Así recuerdan en el barrio El Rosario de Gaira a Yulis Mercedes Vásquez García, joven de 28 años asesinada de una puñalada por un menor de edad, cuando se opuso a que le robara un celular.

Hoy, 12 días después de aquel fatal suceso que conmocionó a Santa Marta, el dolor no cesa y produce entre sus familiares y amigos cercanos una profunda pena.

Y es que nadie imaginó que aquella jóven madre que el domingo cantaba, bailaba y animaba la piscinada por el cumpleaños número 8 de su hijo menor, pocas horas después, el lunes 25 de enero a las 5 y 30 de la mañana, estuviere muerta.

El video de la alegre reunión con los niños del barrio, los familiares lo observan y parecen querer negar lo ocurrido.

“Esta celebración la esperó con ganas, pues para ella sus dos hijos lo eran todo... los amaba al extremo”, dijo William Alfonso Vásquez, uno de sus hermanos.

Yulis Mercedes Vásquez García, la joven de 25 años asesinada el pasado 25 de enero en Gaira.

Perdón y justicia

María del Carmen García, la madre, se muestra fuerte y hasta parece resignada, pero no es así, su tristeza es inmensa y profunda.

Aunque no quiere llorar delante de sus nietos huérfanos, testigos del crimen, le es imposible controlar las lágrimas.

Sin embargo, la niña de 10 años (hija mayor de Yulis) mostrando una precoz madurez la consuela: “Abuelita ya no llores más, que lo que pasó pasó", le dice. Afirma que si hay algo que la martiriza después de la partida de su hija, es el hecho que los niños hayan visto como mataron a la mamá. Eso no me deja dormir”, comentó.

Por eso María del Carmen sostiene que el criminal tiene que pagar lo que hizo.

“Se me fue mi ‘Puloy’ (como la apodó desde niña) pero me quedaron sus dos retoñitos”, aseveró.

Los Vásquez García, en cabeza de María del Carmen, dicen que están dispuestos a perdonar, pero que al homicida le debe caer todo el peso de la Ley”.

“Que así como tuvo los pantalones para matar, que los tenga también para enfrentar lo que la justicia disponga”, comentó William Alfonso Vásquez.

María del Carmen García, mamá de Yuli, y sus hijos.

Recuerdos

En la terraza de la sencilla casa, situada en la parte alta del barrio El Rosario - donde Yulis vivía - su madre, hermanos y cuñadas, se reunieron para recordarla.

“Era una apasionada por la música, le gustaba la belleza, se maquillaba y tenía una sonrisa que contagiaba”, dijo su hermana Arelis.

Su color preferido era el rojo, simbolismo de pasión, energia y de sensaciones intensas. Se pintaba los labios y al vestirse era perfeccionista. Antes de salir a la calle se miraba varias veces en el espejo. "Tu es que te arreglas Yulis", le decían sus hermanas. Y ella con desparpajo respondía: "¡Ah no mija!, primero muerta que sencilla".

Arelis contó que ella le organizó su cumpleaños hace un año y manifestó tener viva en su mente una frase que la hizo reir.

“Tomémonos una foto que estamos apoteósicas y empoderadas”.

También recuerdan su alegría en los carnavales y las reuniones en el Estadero ‘La Finquita’.

 Allí se divertían, se disfrazaban y enmaicenaban, siempre unidos como familia.

Al ser la menor de la casa era la que formaba los desórdenes y todo se lo perdonaban.

“Era nuestra consentida”, sostiene Nasser el hermano que le antecedía.

Su música era el vallenato y el conjunto preferido ‘Los Inquietos’, y su cantante estrella Nelson Velásquez.

Este año Yulis tenía como propósito construir su propia casa, un anhelo que materializaría con apoyo de su patrona.

Ella laboraba como doméstica en un apartamento en El Rodadero Sur.

Una estadística más

William Vásquez no quiere que el crimen de su hermana sea una estadística más, sino que sirva para que las autoridades abran más los ojos y  no permitan que “hayan más Yulis”.

“Estamos en una sociedad que lastimosamente flaquea ante los violentos y en donde hay padres irresponsables que no hacen nada por corrregir a sus hijos”, manifestó.

“Los que vivimos montados en los cerros también somos seres humanos”, subrayó.

John , otro de sus hermanos que se gana la vida como mototaxista, confía en que esto que le ocurrió a su hermana no se vuelva a repetir.  “Que el Gobierno Nacional vele por nuestros derechos, pero igualmente que los padres tengan cuidado con sus hijos y que les enseñen valores”, dijo con enorme tristeza.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.