El Heraldo
Este era uno de los lugares de la escuela de adoctrinamiento donde dormían los jóvenes reclutados. Suministrada.
Judicial

La escuela de adoctrinamiento que montó el Clan del Golfo en Atlántico

EL HERALDO conoció en exclusiva los detalles de los operativos que permitieron el desmantelamiento de este lugar.

"El Clan del Golfo quería entrar de lleno al sur del Atlántico”. Este fue el revelador detalle que entregó el ministro de Defensa, Diego Molano Aponte, en la entrevista más reciente que le concedió a esta casa editorial y en la cual aseguró que la fuerza pública hizo un trabajo de contención en todo el departamento para evitar que esta organización tomara el poder absoluto.

Dichas operaciones fueron adelantadas en un trabajo mancomunado entre la Policía del Atlántico junto con la Fiscalía General de la Nación.

EL HERALDO conoció en exclusiva los detalles de esta labor investigativa que durante el 2021 dejó 19 capturas entre cabecillas, mandos medios y sicarios. Así como también la realización de 44 operativos en terreno y de inteligencia, la inmovilización de ocho motocicletas, 102 allanamientos y 23 armas de fuego incautadas a este grupo ilegal.

Un investigador judicial le dijo a este medio que las motos utilizadas por los miembros de esta organización criminal habían sido producto de una extorsión en el departamento de Sucre.

“Cuando nosotros comenzamos a realizar la trazabilidad con las placas de las motocicletas pudimos determinar que estos vehículos fueron entregados al Clan del Golfo por parte de un sitio de venta de estos vehículos tras ser extorsionados y no tener dinero en efectivo para poder responderles a los delincuentes”, precisó.

La escuela

En medio de las labores de seguimientos que realizó el personal de inteligencia de la Policía pudieron determinar que, entre mayo y junio de 2021, en una finca ubicada en el sur del Atlántico funcionaba la Escuela de Formación del Bloque Héroes del Caribe zona norte, del frente José Manuel Gaitán.

“Nosotros logramos ingresar a esa escuela con dos agentes que logramos infiltrarlos, donde menores de 14 años y jóvenes de hasta 22 años eran instruidos con los símbolos, colores de la organización, himnos y hasta la visión política y social del grupo”, detalló el agente de inteligencia.

De igual manera, dijo que en medio de la operación encubierta al grupo ilegal pudieron obtener los cuadernos en los que los jóvenes tomaban apuntes de sus clases.

“Ellos estaban dentro de la finca recibiendo las clases de lunes a viernes todo el día y los fines de semana los dejaban verse con sus familiares. En medio de todo el trabajo de infiltración que pudimos realizar identificamos que en medio de las clases, los educadores criminales identificaban las destrezas, habilidades y falencias de cada uno de los reclutas para luego clasificar su trabajo y a qué área los iban a incorporar”, agregó.

El policía aseguró que los hombres y mujeres dormían en hamacas que eran artesanales, así como si se tratara de un campamento guerrillero.

“Luego de terminar las clases teóricas de la organización como tal, estos jóvenes eran enviados hasta el departamento de Sucre, donde se encontraba el campo de entrenamiento militar y donde los enseñaban a utilizar armas largas y cortas para la comisión de delitos”, detalló la fuente.

Por estos hechos, en medio de una operación en dicha escuela cayó alias Rambo, quien fue judicializado por los delitos de extorsión, concierto para delinquir y porte ilegal de armas de fuego.

“De alias Rambo era poco lo que se sabía, pero pudimos descubrir su accionar criminal porque ya lo teníamos visto, ya que cada vez que había una operación contra el Clan del Golfo este hombre iba hasta los centros transitorios de detención, les llevaba comida y hojas de papel en las que advertía a  los capturados que no nos entregaran información frente a los hechos y que la familia Gaitanista los quería y estaba ahí apoyándolos”, reveló el agente.

Aseguraron los uniformados que el plan de los cabecillas de la organización era entrenar a estos jóvenes para que reemplazaran a los integrantes que han sido capturados por la fuerza pública.

Esta casa editorial pudo establecer que el entrenamiento teórico de estas personas se llevaba a cabo en los límites entre Repelón y Luruaco. Varios de los “maestros” fueron capturados por las autoridades.

Coincidencialmente, el año pasado hubo importantes capturas de cabecillas como alias Álzate, ‘Jhonatan’, ‘Mortero’ y ‘Champion’.

La droga del Clan

Los municipios de Sabanagrande, Santo Tomás, Manatí y Palmar de Varela son algunas de las poblaciones en las que el Clan del Golfo se ha trasladado por la ofensiva que le han hecho las autoridades judiciales en la zona costera del departamento como Tubará, Sabanalarga, Puerto Colombia, entre otros.

Dicen los investigadores de la Policía del Atlántico que la zona oriental y el sur del departamento son un sector atractivo para la organización poder utilizarlo como corredor con fines de microtráfico y al pasar del tiempo se convertiría en narcotráfico.

“Decimos que micro porque hemos podido detectar que este grupo armado solo envía grandes cantidades de drogas de puntos donde los han dejado tomar poder en todos los ámbitos. Entonces, acá lo que realizamos es un trabajo investigativo para atacarlos, pero también uno preventivo para así poder tener ventaja de cada actividad criminal que ellos quieran tener en el Atlántico”, dijo otro investigador judicial que también le sigue el rastro a los integrantes del Clan del Golfo en el departamento.

Además, aseguró que la mayoría de los homicidios que se han registrado en los municipios del Atlántico obedecen a la pugna entre bandas por la venta de droga.

“El Clan del Golfo viene siendo atacado en otros departamentos que colindan con el Atlántico por parte de la fuerza pública y al llegar a nuestro departamento llegan a donde están los jíbaros y les dicen que tienen que vender su droga o si no los matan. Muchos de los asesinados nos damos cuenta de que se rehúsan a trabajar para dicho grupo y los matan”, agregó el agente. 

También dio a conocer que “el trabajo de los integrantes del Clan no ha sido fácil porque les han declarado la guerra otras bandas, entonces les ha tocado recurrir primero a la extorsión para poder robustecerse y así cancelar su nómina criminal que es bastante alta”.

Dice el investigador que los integrantes de este grupo llegan hasta las fincas que tienen mayor número de reses y donde ellos puedan pedir cantidades de dinero ofreciéndoles un falso servicio de seguridad.

“Cuando los ganaderos no quieren acceder a su servicio les roban y sacrifican todos sus animales a tal punto que les dejan grandes pérdidas. En uno de los casos que atendimos pudimos evidenciar que estas personas le exigían 3 millones mensuales por la seguridad, pero luego de un tiempo subían la tarifa y si se negaba era donde llegaban las amenazas y la afectación a la finca y los animales”, detalló.

EL HERALDO pudo establecer que a través del río Magdalena llega droga al Atlántico desde el departamento de Bolívar y Magdalena. Asimismo, que varios muelles como el de Sabanagrande son usados por los grupos al margen de la ley para el transporte de estupefacientes.

Las investigaciones y el trabajo mancomunado entre instituciones armadas en el Atlántico no cesan para hacerle frente a los criminales.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.