El Heraldo
Jeisson Gutiérrez
Atlántico

Tala de árboles: multas llegan hasta los 5 mil salarios mínimos

Expertos hablan sobre el impacto de estas actividades. Autoridades ambientales explican las sanciones que genera.

Producen oxígeno, purifican el aire, forman suelos fértiles, mantienen los ríos limpios y sirven como refugios para la fauna. Estás deberían ser las razones más “fuertes” para proteger los árboles y luchar por su conservación.

Sin embargo, cada vez es más recurrente la tala de árboles, una práctica que genera “consternación” a nivel general debido a sus impactos negativos.

Aunque en muchas ocasiones estas actividades se realizan con aval de las autoridades ambientales y estas plantas son remplazadas o compensadas por exigencias de ley, el daño es “irreparable” para el medio ambiente.

Jennifer Guerrero, habitante de Malambo, calificó como “inaceptable” el caso registrado recientemente en el boulevard de El Concord debido a que fue talado un “centenario árbol” que mantenía con refrescaba la zona.

“Yo no estoy de acuerdo con estos actos porque necesitamos el oxígeno que nos brinda la naturaleza”, dijo Guerrero.

El barranquillero Johan Parra, por su parte, sostuvo que el ser humano no logra darse cuenta del impacto negativo que causan los arboricidios en la naturaleza, lo cual pone en riesgo la calidad de vida de las personas.

“Creo que el ser humano debe pensar y mirar bien hacia dónde vamos y qué estamos haciendo, ya que por el beneficio de unos pocos no podemos afectar a todo un mundo con estas malas prácticas”, sostuvo Parra.

Es preciso mencionar que la deforestación es un delito en Colombia y es sancionado no solo económicamente, sino que también es penalizado con cárcel.

Al respecto, el ingeniero ambiental Fausto Pineda explicó que los arboricidios tienen múltiples impactos negativos en las ciudades, tales como el aumento de la temperatura, la pérdida de la captura de gas carbónico, “poca” presencia de la fauna citadina y disminuye los servicios ecosistémicos, paisajísticos y recreacionales a las comunidades locales.

El coordinador de proyectos de Sostenibilidad de Naturtec indicó que es correcto talar un árbol cuando este implique riesgos para las personas que lo rodean.

“Se puede talar por daños estructurales a alguna edificación o porque ha crecido torcido y esto implica riesgo de caída o cuando el árbol presenta cuadros de enfermedades que son irreversibles que ponen en riesgo al resto de árboles que circundan a este, y pueden causar contagios o afectaciones significativas en la estructura”, sostuvo.

Resaltó, además, la importancia de contratar personal idóneo y competente al momento de realizar mantenimientos al arbolado para que las podas se realicen de la mejor manera y se pueda evitar que este enferme. 

“Otro punto a tener en cuenta para estas talas podría ser por la ejecución de un gran proyecto de infraestructura que tenga un gran impacto para la ciudadanía, tales como la construcción de una carretera, avenida, parque, etc.”, dijo.

Pineda contó que en caso de tener la autorización para cortar estas estructuras, se debe contar con un plan para conocer cómo se va a realizar dicha tala, cuál va a ser el desmonte del árbol, cómo va a ser la disposición del material que se genera para desecho, si se va a desechar todo el material o se reutilizará, entre otras.

“Es importante tener un plan para reubicar el mayor número de especies biológicas que viven en el árbol para minimizar el impacto”, añadió.

Otro experto consultado por EL HERALDO estuvo de acuerdo con que el impacto de estos ecocidios dependerá de la cantidad que se esté talando.

“En la ciudad recogen polvo y contribuyen a mejorar el ambiente visual y un poco la calidad del aire, en el campo es peor porque además de eliminar su efecto de absorber CO2 los árboles son imprescindibles para evitar la erosión del terreno por la acciones de la lluvia y el viento. Nadie debe cortar un árbol sin estar autorizado, y los que lo autorizan deben tomar esos y otros factores en cuenta”, agregó el ambientalista.

Permisos para talar

Barranquilla Verde informó que para pedir una tala o poda se debe solicitar por escrito la visita técnica de inspección, haciendo una breve descripción de cuál es la problemática que se tiene con el individuo vegetal, indicando dirección, teléfono y correo electrónico; además, se deben anexar registros fotográficos.

“Para controlar la tala ilegal en la ciudad de Barranquilla se viene realizando pedagogía con 31 grupos de educación ambiental, indicando la importancia y conservación de las especies arbóreas en la ciudad”, indicó la entidad.

La autoridad ambiental sostuvo que las multas o sanciones impuestas a las personas que realicen esta actividad sin una previa autorización dependerán de la cantidad de árboles talados, la especie, la longevidad y las características vegetativas.

“Se vienen disminuyendo los casos significativamente, debido a la ardua labor que se viene realizando con la patrulla ambiental, es por eso que estadísticamente, comparando los datos del año 2021 con los del 2022 a la fecha, los casos de tala masiva han disminuido en un 50 %”, aseguró Barranquilla Verde.

La proyección de la entidad al finalizar este año es que a través de ‘Baq Cultiva’ se llegue a los mil árboles sembrados en espacios privados.

Las sanciones

La Corporación Autónoma Regional del Atlántico (CRA) indicó que la norma que estructura y define el proceso sancionatorio ambiental para la actividad de tala sin autorización es la Ley 1333 de 2009, y es también la que permite la imposición de sanciones como multas diarias hasta por cinco mil (5.000) salarios mínimos mensuales legales vigentes y revocatoria o caducidad de licencia ambiental, autorización, concesión, permiso o registro.

Al infringirse dicha ley, de acuerdo con la autoridad ambiental, también podría registrarse el decomiso definitivo de especímenes, especies silvestres exóticas, productos y subproductos, elementos, medios o implementos utilizados para cometer la infracción; la realización de trabajo comunitario según condiciones establecidas por la autoridad ambiental; el cierre temporal o definitivo del establecimiento, edificación o servicio y la demolición de obra a costa del infractor.

“Toda acción u omisión que constituya violación de las normas contenidas en los actos administrativos emanados de la autoridad ambiental competente, o que produzcan un daño al medio ambiente, serán objeto de las acciones antes señaladas previo el trámite de un proceso sancionatorio ambiental”, aseguró la CRA.

Esta autoridad añadió que para el caso de la poda y tala de árboles es una actividad totalmente regulada, con un procedimiento “claro y expreso”, a través del cual se sujeta al interesado al cumplimiento de unos términos, unas condiciones y unas obligaciones, por cuyo incumplimiento se hace acreedor a la imposición de las medidas preventivas y sanciones consagradas en el título V de la Ley 1333 de 2009.

Para controlar la realización de talas de árboles se programan visitas de campo en aras de verificar el desempeño y cumplimiento reportado por el titular del permiso y mantiene abiertos los canales de comunicación institucional, con el objetivo de conocer y considerar dentro de su accionar las inquietudes, sugerencias, denuncias, quejas y solicitudes de las comunidades del área donde se otorgan los permisos.

La tala de árboles es considerado un delito en el territorio colombiano. Archivo
Los “ecocidios” en municipios

En las últimas semanas se ha suscitado una polémica en la comunidad de Malambo y Juan de Acosta debido a situaciones que han sido calificadas como “ecocidios”.

Los malamberos denunciaron que sobre la calle 15 con carrera 27 del barrio El Concord se realizó la tala ilegal de un árbol de ceiba bonga que estaba ubicado en un bulevar que está siendo intervenido por la administración local.

Lo curioso de esta situación es que la CRA afirmó que el aprovechamiento forestal de árboles ocurrido se estaba realizando con un permiso expedido por la entidad, pero que este fue otorgado diez años atrás, a nombre de un particular.

Por otro lado, en el corregimiento de Chorrera, jurisdicción de Juan de Acosta, fue reportado la tala de un árbol de 400 años, lo cual estaría significando un “riesgo para la comunidad”.

Con relación a dicho caso, la Corporación Autónoma Regional del Atlántico emitió una autorización debido a que representaba “riesgo de caída por el grado de descomposición, afectación de comején y alto grado de pudrición de base y ramas”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.