El Heraldo
Fachada de la vivienda de los pastores de la iglesia Berea.
Jhon Robledo
Atlántico

Expectativa en la comunidad que espera confinada “segunda venida de Jesús”

Familiares de feligreses afirman sentirse preocupados debido a que sus seres queridos se despojaron de casi todas sus pertenencias.

El caso de la iglesia cristiana Berea sigue retumbando a diario en la mente de los barranquilleros. Para algunos, la razón más lógica del por qué está sucediendo esto es que el fanatismo y la idolatría han nublado los pensamientos de aquellos que están inmersos en el culto. Otros opinan que las razones tienen un lado “mucho más oscuro”.

Luego de que EL HERALDO diera a conocer la historia de los pastores evangélicos que aseguran que Jesucristo vendrá a la tierra el 28 de este mes, distintos ciudadanos han enviado las historias de sus familiares miembros de la congregación, manifestando su preocupación. Afirman que temen lo que pueda pasar con ellos cuando llegue “el gran día”.

Los familiares explicaron que la mayor de sus preocupaciones es que suceda lo peor: un suicidio colectivo. Han explicado que desde que sus seres queridos están inmersos en esta “secta” (como ellos mismos lo llaman) “han cambiado, han abandonado sus hogares e inclusos se han abandonado a sí mismos”.

“Desde que mi hermano entró a esa iglesia ya no quiso compartir con nosotros. Su familia eran ellos. Hacía ayunos prolongados y nos hizo a un lado. Ahora ya ni siquiera nos habla, él dice que va a salvar su alma y que nosotros tendremos el castigo eterno”, dijo uno de los familiares.

Un familiar de otro miembro de la iglesia se comunicó con este medio para expresar “su angustia”, debido a que su hermano vendió todos sus bienes materiales, incluyendo su negocio: un taller de carros. Al parecer, para dedicarse de lleno a la espera de “la llegada de Cristo”.

Explicó, que aunque intentó persuadirlo de no vender la fuente de su sustento, él hizo caso omiso.

Familia de miembro de la iglesia Berea cuenta su historia

Para conocer un poco más el trasfondo de esta historia, EL HERALDO se trasladó hasta la vivienda de los pastores de la iglesia, la cual se encuentra ubicada en un sector del barrio Los Nogales. La vivienda cuenta con cuatro pisos, un jardín, cuartos con amplios balcones y dos parqueaderos. Los pastores no quisieron recibirnos.

Asimismo, este medio habló con algunos vecinos, quienes afirmaron que la pareja es “extraña” y que en la casa suelen entrar y salir diferentes personas todo el tiempo.

“Ellos son poco sociables. Algunos vecinos les han traído a la policía porque hacen sus cultos allí y el ruido es demasiado. Siempre hablan en lenguas, gritan y mencionan bastante al diablo, lo que es raro porque deberían mencionar más a Dios”, aseveró un vecino.

Otro ciudadano del sector afirmó que tal vez lo que ha motivado a los pastores a querer “resucitar a los muertos” es que tuvieron una pérdida familiar “bastante dolorosa” hace algunos años. Por respeto, no se darán detalles.

La Veeduría Religiosa de Colombia se pronunció al respecto y explicó que pese a que no emite ningún juicio en contra de la posición de la iglesia, tampoco comparte ni apoya la posición del líder religioso en cuestión. Pide a las autoridades estar en alerta “para evitar acciones que lamentar”.

La resurrección que alerta a habitantes de Isabel López

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Comunidad religiosa
  • barranquilleros
  • fanatismo
  • iglesia cristiana
  • Temor
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.