Últimas noticias

13:13

Éxitos como ‘No me platiques’, ‘T...

13:07

Para los astrónomos, se trata de un “mundo frío y oscuro”:...

12:23

“Evidentemente es una mala noticia. James es un jugador muy...

El poeta antioqueño Darío Jaramillo.
12:15

El premio busca exaltar la obra completa de un poeta vivo,...

12:14

En la mañana de este miércoles, Electricaribe anunció que...

El argentino Fernando Batiste, el técnico Harold Rivera y el defensor Andrés Rodríguez durante la conferencia de prensa.
11:58

El equipo bananero viaja a Pereira con una nómina alterna y...

11:49

Después de cuatro años de espera la obra ya se encuentra en...

Lewis Hamilton, pentacampeón de Fórmula 1.
11:44

El británico preferiría un aumento del número de...

11:34

Las compras externas del departamento tuvieron una...

María Elia Abuchaibe, gerente de Camacol Atlántico.
11:33

Ante el posible conflicto de interés que podría tener María...

El titulo es:“Lucas Gnecco jamás me ha apoyado”: Luis Monsalvo

“Lucas Gnecco jamás me ha apoyado”: Luis Monsalvo

El mandatario de los cesarenses, que terminó el 2014 como el mejor gobernador de Colombia, habla de las obras a lo largo de su administración, pero también de sus nexos familiares con los Gnecco Cerchar, y de la captura de ‘Marquitos’ Figueroa.

“Nadie imagina la satisfacción que me produce inaugurar lo que he iniciado”, dice Luis Alberto Monsalvo Gnecco, gobenador del Cesar.

El mandatario de los cesarenses, que terminó el 2014 como el mejor gobernador de Colombia, habla de las obras a lo largo de su administración, pero también de sus nexos familiares con los Gnecco Cerchar, y de la captura de ‘Marquitos’ Figueroa.

El año comenzó de plácemes para el gobernador del Cesar Luis Alberto Monsalvo Gnecco: dos encuestas lo señalan como el mejor gobernador del país, a pesar de que es un joven hermético y con dificultades de comunicación que lo llevan a establecer contacto con sus electores sólo a través de sus redes sociales, (“He hecho grandes esfuerzos para doblegar la timidez. En el colegio sufría mucho cuando debía exponer en público. En el recreo me daba pena que la gente me mirara o me daba miedo que alguien se me atravesara y me dijera algo. En eso creo que soy más Monsalvo que Gnecco”, confesará luego).

He intentado esta entrevista a lo largo de dos años, pero él siempre se ha mostrado reacio. Ahora tengo suerte: está feliz por el resultado de las encuestas. De regreso de sus vacaciones de fin de año me recibe de manera informal. Viste una camisa de pequeños cuadros azul y blanco, yines, tenis negros y un reloj juvenil con manilla de plástico. Es la segunda vez que lo veo en mi vida y me llama la atención su pulcritud: perfectamente bien afeitado, con uñas esmaltadas y cabello peinado con gel con la raya hacia la izquierda. Sus manos son pequeñas y sus dedos delgados a pesar de su 1.82 de estatura y sus 85 kilos de peso. Luce mucho más joven de sus 38 años. Casi un niño (fue Representante a la Cámara con sólo 25:

“En el 2002, mi mamá me puso como candidato. Para la gobernación, yo quise ser candidato”, cuenta sin remilgos).

Sus gestos también son pulcros, a veces incluso delicados. Siempre muy calmado, proyecta ser un hombre educado que exuda “don de gentes”. De voz recia -sonora-, con un acento muy neutro, usa un español correctísimo sin atropellar las palabras y maneja un mayor léxico al común de sus paisanos. No se parece en esto a su tío Lucas Gnecco Cerchar, dos veces gobernador del Cesar, un hombre popular y criollo, de maneras asilvestradas, que hoy paga casa por cárcel una condena de 24 años.

Lucas es el más conocido de la dinastía política más poderosa del Cesar, una familia que trabaja unida desde hace 14 años. Pero no es el único. Su cuñado Rafael Bolaños fue destituido de la Gobernación por la Procuraduría; su esposa, Lilo, fue candidata al congreso; su sobrina Flor, senadora; su hijo José Alfredo, es actualmente congresista y; su primo hermano José Francisco Gómez Cerchar, hoy en la cárcel, fue Gobernador de La Guajira. Desde los tiempos de la marimba, en más de una oportunidad algunos miembros de esta familia han sido relacionados con actos de ilegalidad como el paramilitarismo (Jorge Gnecco Cerchar fue asesinado por órdenes de “Jorge 40” en 2001), la parapolítica (Pepe Gnecco Cerchar fue firmante del Pacto de Ralito), el contrabando de ganado y gasolina o hasta el temible Marquitos Figueroa.

Desde 2001, la mamá de Luis Alberto, Cielo –según el decir de la calle, “una mujer perfeccionista y de mucho carácter a quien le consultan incluso la contratación de un celador”-, es el sol alrededor del cual giran todos estos planetas. Por decreto de su hijo, es la Primera Dama del Departamento y tiene asiento en los consejos de gobierno. Luis Alberto todavía vive con sus padres. No se ha casado ni tiene hijos lo cual, en sus propias palabras, le permite “”Una entrega cien por ciento al trabajo”. No es madrugador, pero sí un trabajador de domingo a domingo. Cuando no se ocupa de los asuntos propios de su despacho, atiende las fincas familiares o trota al final de la tarde (en su adolescencia le fue bien como tenista). Luego de estudiar en Vancouver y Chicago, se graduó como economista en la Santo Tomás el 1 de marzo de 2001.

Es perfeccionista, tal cual se confirma en su Sala de Gobierno: tres de las paredes están tapizadas con fotos y tablas de seguimiento que indican presupuesto, porcentaje ejecutado y fecha de entrega de cada una de las grandes obras que adelanta. La cuarta pared exhibe un gran tablero blanco con decenas de obras de menor envergadura. Según cuenta, necesitó dos años para recorrer palmo a palmo el departamento, entender las necesidades de cada zona y emprender las obras necesarias en cada lugar. Está al tanto del más mínimo detalle de ellas y tiene fama de ser obstinado: cuando se le mete algo en la cabeza no descansa hasta conseguirlo.

Monsalvo se muestra con la visión de los dictadores que juegan su prestigio al largo plazo: el Cesar está en construcción y por donde menos se espera salta el cemento. “Al posesionarme, no creía que lograría entregar tantas obras”, dice sonriente. Nunca en su historia, el departamento había visto adelantar tantos proyectos de impacto e importancia al mismo. “Nadie imagina la satisfacción que me produce inaugurar lo que he iniciado”, afirma con el orgullo de quien logra algo por largo tiempo acariciado.

A lo largo de seis pocillos grandes de café, apurados siempre con dos cucharaditas de azúcar, se toma su tiempo para explicarme en detalle cada una de estas obras, ejecutadas en su mayoría con dineros de regalías, de las que resaltan la Plaza de Ferias de Valledupar; más de 2.800 viviendas para doce mil beneficiarios en siete municipios; un Centro Integral de Educación para cinco mil estudiantes en Codazzi; una planta de aguas residuales; el Muelle Flotante de Chimichagua; el estadio de fútbol de Valledupar; el Archivo Departamental; el Hospital de Aguachica (“Con más de 200 camas, el más grande y moderno de la región”); 350 mil millones de pesos en 900 kilómetros de pavimentación de vías secundarias y terciarias (“Para mí, las grandes obras sociales son las de movilidad, pues sin vías no hay cómo transportar la comida, los enfermos o los estudiantes”); el Centro de la Cultura Vallenata contratada al consorcio español Idom (se extiende y emociona contando este proyecto: “Vamos a dividir en dos la historia vallenata con esta megaobra de 70 mil millones de pesos que pretende seguir el ejemplo de lo sucedido en Bilbao con el Museo Guggenheim”).

Amén de los temas culturales, la obra que más detiene su entusiasmo, cuya maqueta guarda en una bellísima caja del más fino cedro, es el Centro de Desarrollo Tecnológico, un proyecto de ciencia y tecnología para el sector ganadero y pesquero. “Este es un cabezazo del que me siento muy orgulloso. La idea partió de Colciencias y yo la retomé. El Cesar tiene el quinto inventario lechero del país y somos la primera cuenca lechera. Con esto buscamos la tecnificación del campo. No es para generar empleo sino productividad a largo plazo. Tengo instalado ya un laboratorio de fecundación in vitro que es una especia de Nasa”.

El último proyecto en reseñarme es la sede local de la Universidad Nacional que educará a más de diez mil estudiantes y cuyo interventor renunció luego de enfrentar problemas por la calidad de los materiales y el cumplimiento de ejecución. “En las más de cien obras que adelanto actualmente, esta fue la única en la que hubo problemas entre contratistas e interventores”, corre a contestarme. “Por fortuna, logramos solventarlo. El rector Mantilla se metió de lleno al proceso y nos ayudó muchísimo”.

Así como habla con excesiva fluidez de cada una de estas obras, se corta cuando se le preguntan temas incómodos: nunca mira directamente a los ojos, sus pupilas bailan de un lado a otro, gaguea, juguetea con el esfero, traga saliva o mira de reojo a su jefe de prensa buscando su apoyo. Se nota que no está acostumbrado a que la prensa local lo cuestione con este tipo de preguntas.

P: ¿Cómo le ha ido con el alcalde de Valledupar?
R: (Luego de un silencio pronunciado, se esmera por ser diplomático): “Hay problemas que son más falta de autoridad y de gestión, que de recursos. Se pueden hacer grandes obras con pequeñas inversiones”. Se refiere a detalles de poca monta, como la reparación de varias esculturas públicas o a tener que mandar a recoger varios árboles que obstaculizaban la movilidad en un bulevar de mucho tráfico. Luego agrega: “He sido el mejor aliado de todos los alcaldes. Él quizás se ha molestado por las inversiones que he hecho en el municipio”. Intento picarle la lengua: ¿Se resintió su ego quizás? “Mi competencia está en todo el departamento. Él afirma que encontró la olla raspada, pero cuando era candidato debió saber cómo estaban las arcas. Si hubiera mostrado ese discurso en el proceso electoral, nadie lo hubiese elegido”.

P: Existe el rumor repetido que la contratación del Cesar está en cabeza de su hermano junto con un grupo de personas desde Barranquilla como Alfonso Hilsaca y Emilio Tapias.

R: Quienes me conocen saben muy bien de qué estoy hecho: no hay nadie más apático a las cosas mal hechas o irregulares que yo porque soy de la nueva generación y tengo un futuro por delante. Aquí no hay absolutamente nada oculto. Los contratos se adelantan en la Secretaría de Infraestructura con apego a las normas y a las reglamentaciones vigentes. Garantizamos la ejecución de los proyectos y la transparencia. Es un tema inviolable que me acerca a Santos y me distancia de Uribe, pues Santos no se rodeó de la delincuencia de los parapolíticos, de gente impropia o que hizo daño a los territorios. Yo nací en la política en el 2002, cuando las autodefensas comenzaron a penetrar la política y he estado muy marcado por este tema, por eso soy muy enfático en mantenerme alejado de todo eso.

P: El mayor logro del diablo es hacer creer que no existe. ¿Realmente ya superamos el tema del paramilitarismo y la violencia en el Cesar?
R: Viví en carne propia esos momentos de afujías. Logré entender la importancia de la democracia y pude valorar el derecho a elegir y a ser elegido, que es lo que hace a una nación libre. El Cesar vivía en una dictadura y en el 2002 sólo se podían visitar libremente cuatro municipios (Codazzi, San Diego, La Paz y Valledupar). El tema ha mejorado mucho y hoy se puede elegir libremente y sin temores.

P: A propósito, ¿cómo recibió la captura de Marcos Figueroa?
 (La pregunta lo toma por sorpresa). 
R: Con alegría. El narcotráfico, la guerrilla y el paramilitarismo le han hecho demasiado daño a Colombia. Cualquier captura de un posible criminal es una magnífica noticia para el país.

P:Ser un Gnecco Cerchar, ¿es un lastre? ¿Cómo maneja la sombra de su apellido?
R: Cada quien responde individualmente por sus responsabilidades, pero agradezco a la vida la familia que me dio. Somos muy unidos y tengo un cariño especial por todos sus miembros. Pero en la política, mi familia nunca me ha apoyado.

P:¿Cómo que no?
R: ¡Lucas Gnecco jamás me ha apoyado! –contesta alterado por primera y única vez-. La división familiar del 2002 me enfrentó con la campaña de mi tía Lilo. En el 2006 tampoco lo hizo, y mucho menos para la gobernación.

P:¿Y Cielo Gnecco? No puede negar la incidencia de su mamá en su gobierno.
R: Ella tiene mucha participación en los proyectos sociales hasta donde me pueda ayudar, pero que quede bien claro: ¡quien decide aquí soy yo!

P: También hay preocupación ahora que han comenzado a mermar las regalías, ¿de dónde saldrán los recursos para finalizar todas las obras? ¿Va a entregar la gobernación con la olla raspada, tal cual alega que recibió la alcaldía de Valledupar Socarrás Morelli?
R: El tema de los recursos es una limitación ficticia. Los grandes recursos se financian solos. Colombia está avanzando en buena dirección. Con buenas preinversiones y buenos proyectos se pueden conseguir dineros.

P: Suena muy abstracto, gobernador.
R: Lo que quiero decir es que hay que impulsar un régimen departamental que permita obtener unas rentas de otro nivel.

P:¿Y eso cómo se logra?
R: Todo lo relacionado con fuentes de financiación termina siendo muy débil, porque las rentas que generan los cigarrillos, el licor y la sobretasa al combustible son recaudos muy pobres relacionados con los niveles de inversión social que pueden hacer las entidades territoriales. Por fortuna, el Cesar tiene una privilegiada posición geográfica. Estamos cerca de los puertos, tenemos un gran recurso humano y natural, hay suficiente calidad en nuestros suelos y pisos térmicos y nuestra vocación ganadera se mantiene intacta.

P: ¿A quién ve como su reemplazo? ¿Es cierto que va a apoyar la aspiración de Katrizza Morelli? (Katrizza es una joven educada en Londres, bonita, inteligente, audaz y con grandes ambiciones políticas que hasta octubre dirigió el SIVA -Sistema de Transporte Integrado-, un ente con 250.000 millones de pesos al que llegó de la mano de su primo Freddys Socarrás Morelli y de quien éste se distanció –se dice en Valledupar- luego de que ella se relacionó sentimentalmente con el hermano menor del gobernador).
R: La ley no me permite contestar esa pregunta. Solo puedo decir que ojalá llegue alguien que no nos defraude y se entregue al Cesar al cien por ciento pues en la vida todo se devuelve, a favor o en contra.

P: ¿Eso significa que está sembrando para recoger y piensa volver a este cargo dentro de cinco años?
R: Yo vivo el momento. Prefiero no ponerle marco al futuro. Por ahora me interesa terminar con éxito esta administración. Luego ya veremos qué se presenta. En política uno nunca sabe, así que me limito a dejar las puertas abiertas.

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Política
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1