Política | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Un médico ayuda a otro a ponerse el uniforme especial para atender pacientes infectados con Covid-19.
EFE
Política

Ley del Montes | ¡Juntos podemos vencer...!

Enfrentar y derrotar al Coronavirus es el mayor reto que hemos tenido que afrontar los colombianos en toda la Historia. Reflexión.

Quiero que sepas cuando leas este escrito que yo también tengo incertidumbres y angustias. Como las tienes tú y tu familia y tus amigos. Es apenas natural que así sea. No estábamos preparados para esta trágica visita. Esa es la verdad. Nadie lo estaba. Ni los más poderosos, que han ganado mil batallas contra enemigos muy fuertes y que se hacen llamar potencias, saben con certeza qué tienen que hacer. O mejor: ¿qué tenemos que hacer?

Podemos estar seguros -eso si- que después de esta tormenta nada será igual. La vida nos habrá cambiado, Dios quiera que para bien. Ojalá que después de esta pesadilla que empezamos a vivir seamos menos soberbios y más humildes y más generosos y menos engreídos. Ojalá tengamos la oportunidad -cuando todo esto llegue a su fin- de ser más nobles. Ojalá podamos ser más solidarios, cuando el temporal amaine.

No es tiempo de odios, ni de rencillas. Es tiempo de unión y fortaleza espiritual. Ese monstruo invisible, cobarde y artero, que trastocó de repente nuestras vidas, no podrá vencernos si estamos juntos. Hoy más que nunca la familia debe estar unida. Es tiempo de reflexión, meditación y silencio. Nadie podrá salvarse solo. De nosotros depende que miles de personas sobrevivan y ello incluye a nuestros seres queridos. El Coronavirus no es un juego: es la más triste y cruel realidad que ha tenido que soportar la Humanidad en la historia reciente.

Pero es también -quiero que lo tengas muy presente- el más grande reto que hemos tenido que afrontar como país, sin distinción de clase, raza o religión. Ningún colombiano está inmune, ni el más rico ni el más pobre. No es un asunto de estratos sociales. Por eso mismo, entre todos debemos enfrentarlo y vencerlo. La unión y la solidaridad es la única manera de doblegarlo. Ese es su antídoto. Esa es la vacuna que lo vence.

Nosotros -que hemos librado tantas guerras, inclusive las más absurdas- tenemos la obligación de ganar esta. No hay otra opción. El enemigo es común y nos amenaza a todos. Debemos escuchar y acompañar a quienes toman decisiones por nosotros. Para ellos tampoco es fácil definir nuestra suerte, en medio de un mar de aguas procelosas.

No es tiempo de cálculos políticos, ni de mezquindades electorales. No es momento de sangrar heridas ni de pasar cuentas de cobro. No es tiempo de vanidades absurdas, como esa de establecer quién lo dijo o lo hizo primero. ¿Quién obedece a un gobernante si no hay gobernados que gobernar? O preguntémonos mejor: ¿cómo manda un rey vivo sobre un mendigo muerto? Un muerto ni obedece ni elige.

¿Qué debemos hacer todos para afrontar y vencer al Coronavirus?

Solidaridad, solidaridad, solidaridad

Contra el Coronavirus no hay vacuna. Es decir, no hay preparación alguna que permita prevenirlo o tratarlo. Los científicos del mundo trabajan día y noche para encontrar cuanto antes el medicamento que permita combatirlo. Por eso su propagación depende única y exclusivamente de nuestro comportamiento. Nosotros somos los únicos que podemos definir nuestra suerte y la de los demás. Y la única vacuna que funciona hoy es el aislamiento, que permite romper la cadena de transmisión del virus. Estar confinados es el mejor remedio. Así de simple. El estar aislados le impide al virus viajar con absoluta libertad e impunidad de persona a persona. El contacto físico contribuye a su propagación. Por esa razón la cuarentena general no es un capricho ni del Presidente Iván Duque, ni de alcaldes y gobernadores. Es el Presidente quien está al frente de la crítica situación, que podría tener resultados catastróficos, como de hecho lo ha tenido en países como Italia, cuyo número de víctimas ya superó los 4.000, cifra superior a la de China, que fue donde empezó todo. Triste tener que reconocerlo, pero esa es la cruel realidad. Ahora de lo que se trata es de minimizar al máximo la terrible letalidad del Coronavirus en el país. Para ello se requiere, como nunca antes, de la solidaridad de todos. Nuestro compromiso absoluto en la guerra contra el Coronavirus nos permitirá salvar muchas vidas.

No es hora de mezquindades, sino de sacrificios

El mundo se enfrenta hoy a un enemigo invisible. El peor que alguien se haya podido imaginar. Ese adversario poderoso le ha declarado la guerra a todos los países, inclusive aquellos que lucían imbatibles. Es una guerra que no vamos a eludir. Punto. La Humanidad entera cerró filas contra este monstruo y podemos estar seguros que será vencido. Nos costará muchas vidas, pero a la postre será derrotado. Nadie ha dicho que será fácil. Vendrán tiempos muy duros y tendremos que hacer grandes sacrificios. Esa es la verdad. Todos tendremos que estar dispuestos a ceder comodidades y privilegios, cada uno en la medida de sus capacidades. No es tiempo de egoísmo ni de mezquindad. La canciller alemana, Ángela Merkel, lo dijo de forma categórica: “El Coronavirus es peor que la Segunda Guerra Mundial”. De ese tamaño es el monstruo, pero de ese tamaño también es nuestro reto.

Una batalla que se libra en silencio

Para derrotar al Coronavirus no necesitamos ojivas nucleares, ni cohetes teledirigidos, ni grandes batallones con miles de soldados armados hasta los dientes. Esa no es la guerra para la cual debemos prepararnos. Para vencer al Coronavirus solo necesitamos aislarnos. El confinamiento es el mejor remedio para esa “enfermedad” letal. Si nos aislamos el virus no encontrará llaves para ingresar a nuestro organismo. Pero si nos exponemos al contacto físico y no tomamos las mínimas precauciones, como el lavado de las manos cada tres horas, le estamos dejando expedito el camino para que ingrese y nos asesine. Librar esta batalla en silencio, desde nuestro hogar, cuidando a nuestros seres queridos, que son también los más vulnerables, es un enorme reto personal y colectivo. Aquí también está en juego nuestro compromiso como ciudadanos, con derechos, claro, pero también con deberes. No exijamos a otros lo que nosotros no estamos dispuestos a dar. Un poco de comprensión con nuestros gobernantes se hace necesario en estos tiempos aciagos.

Es hora de remar todos del mismo lado

Los hechos han demostrado que los tiempos más duros están por llegar. Las próximas semanas serán terribles, como lo han sido en Italia y España, donde el número de víctimas es alarmante. Las circunstancias nos obligan a ser realistas, pero no fatalistas. Seguros estamos que vendrán tiempos mejores. El papel de los medios de comunicación será fundamental, porque de la responsabilidad con que manejemos la información dependerán miles de vidas. No es tiempo de alarmismo ni de amarillismo. No es tiempo de “Falsas noticias”, que solo sirven para alterar nuestro estado de ánimo. 

Esta crisis humanitaria es también un reto para las redes sociales, que pueden ser muy útiles, pero también funestas si son mal utilizadas. 

Es tiempo también de sonrisas y esperanzas en medio del dolor.  Es hora de ser prudentes para no caer en la zozobra. No será fácil, pero ese también es nuestro reto. Es hora de asistir con amor y profunda devoción a adultos mayores y niños. Ellos necesitan más que nunca de nosotros. No podemos fallarles. Por todo lo anterior quiero que sepas que en los momentos difíciles es cuando debe aflorar nuestra solidaridad y nuestro amor por los demás. Quiero que sepas que solo si estamos juntos podemos vencer. Si en esta oportunidad remamos todos del mismo lado, esta guerra también la vamos a ganar. ¡Juntos podemos vencer...!

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Administración de Empresas

Ver detalles del programa

Administración de Mercadeo

Ver detalles del programa

Administración de Negocios Internacionales

Ver detalles del programa

Se parte de la business school pionera en educación virtual en Colombia

Selecciona tu carrera Ver todos los programas

Carreras Profesionales

Administración de Empresas

Ver detalles del programa

Administración de Mercadeo

Ver detalles del programa

Administración de Negocios Internacionales

Ver detalles del programa

Administración Financiera

Ver detalles del programa

Administración Humana

Ver detalles del programa

Contaduría Pública

Ver detalles del programa
4 AÑOS
Descarga el plan de estudios aquí
BARRANQUILLA
  • Blended
  • Virtual

Combinación de actividades académicas en los ambientes virtuales, con tutorías en las aulas del nodo Barranquilla.

JORNADA DIURNA: 8:00 a. m. a 11:30 a. m.

JORNADA NOCTURNA: 6:15 p. m. a 9:00 p. m.

Desde cualquier lugar del mundo, en tu tiempo y espacio.

Quiero preinscribirme

Quiero estudiar:

¡Preinscripción completada!

Tus datos han sido enviados de manera exitosa para recibir asesoría personalizada del programa de , dentro de muy poco tiempo te estaremos contactando.

Descrube más en ceipa.edu.co

Más noticias de:

  • Análisis Ley del Montes
  • coronavirus
  • La Ley del Montes
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web