El Heraldo
Un mes de paro: movilizaciones gigantescas, actos de vandalismo y excesivo uso de la fuerza policial. EFE
Colombia

Un mes de paro: el diálogo, la única salida

Analistas consultados por EL HERALDO revisan lo que ha sucedido en estos 31 días de protestas, exceso de fuerza, actos vandálicos y bloqueos.

El diálogo es la única salida posible al paro nacional que cumple este viernes un mes de haberse declarado y la mejor manera de atender las situaciones sociales y políticas que originan la protesta ciudadana.

En ello coinciden los analistas consultados por EL HERALDO con ocasión al cese que deja, hasta ahora, una movilización ciudadana gigantesca en todo el país y el anuncio de políticas públicas de juventud en materia de educación, empleo y vivienda, pero también actos de vandalismo y exceso en el uso de la fuerza policial, que arrojan un saldo trágico según cifras oficiales de 16 civiles y un uniformado muertos, más de 2 mil sedes privadas y públicas así como vehículos averiados y al menos $15 billones en pérdidas económicas.

Además, el Gobierno se vio forzado a retirar su reforma tributaria, el Congreso hundió la reforma a la salud y del gabinete salieron el ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla, la canciller Claudia Blum y el comisionado de paz Miguel Ceballos.

Por ahora, se mantienen unos diálogos entre el Ejecutivo y el Comité del Paro, inicialmente alrededor de una serie de preacuerdos sobre las garantías a la protesta solicitadas por los promotores de las marchas. Sin embargo, los acercamientos, que son la instancia previa antes de instalar formalmente la mesa de negociación frente al pliego de emergencia planteado por los reclamantes, parecieran estar detenidos desde el inicio de esta semana por “verificaciones legales” al interior del Gobierno.

Aunque estos episodios de movilizaciones se han desarrollado en todo el territorio nacional, el suroccidente del país, donde se concentran las grandes industrias, es el mayormente afectado. Además de que allí se ha centrado la violencia y la protesta, también hay afectaciones desde el puerto de Buenaventura, el más importante del país.

Como consecuencia de los bloqueos en las principales vías y de esporádicos saqueos, el terminal portuario no ha podido despachar la carga, por lo que en este momento su capacidad está rebosada con más de 600 mil toneladas represadas, la mayoría correspondiente a materia prima para el sector ganadero.

La salida

Para el analista político Carlos Arias, “la única forma de salir de esto es mediante un diálogo abierto y franco con los sectores reales que movilizan el paro”.

No obstante, ve el especialista en opinión pública y mercadeo político y magíster en psicología que “con la llegada de las elecciones ese tipo de escenarios se va a hacer cada vez más difícil porque más intereses electorales se van a acercar al movimiento estudiantil o al movimiento que motivó la indignación de muchos de los jóvenes”.

Coincide el constitucionalista Eduardo Palencia en que “lo ideal tanto para el Gobierno como para los manifestantes es el diálogo, como en cualquier situación en donde se presenta un conflicto. El mecanismo más adecuado es la negociación, lo que además está probado incluso en nuestra historia reciente: los conflictos no pueden solucionarse mediante la violencia”.

Sin embargo, advierte Arias que, por ahora, “el paro va a continuar, y va a continuar de manera aislada en muchos sectores de capitales de departamentos, pero cada vez más desvirtuado por hechos de vandalismo”.

Y agrega el catedrático de las universidades del Externado y del Norte que “esa inconformidad de muchos de los jóvenes, que ya han sentido el cansancio de estar en las calles, va a permanecer en el tiempo hasta que el presidente decida abrir diálogos permanentes. Esto significa que si bien no vamos a tener un paro como el que sufrimos los primeros 15 días, vamos a tener una situación de aletargamiento de la productividad y complejidades en la movilidad y en la seguridad en algunas capitales de departamentos y regiones del país”.

Por su parte, el presidente de la CUT y vocero del Comité del Paro, Francisco Maltés, le dijo a EL HERALDO que en los acercamientos con el Ejecutivo se encuentran “esperando que el Gobierno nos llame a ver si se firma el documento de preacuerdos, a los cuales llegamos el lunes pasado”.

El saldo: 17 muertos y 2 mil lugares destruidos.

Los reclamos

Palencia, catedrático de las universidades Simón Bolívar y CUC, señala que “en principio el reclamo fue evidentemente ante una reforma tributaria de este gobierno, pero se da por las necesidades básicas insatisfechas en las que este y otros gobiernos han tenido responsabilidad, y todo eso se venía acumulando y con la pandemia se exacerbó”.

No obstante, advierte que “una cosa es el derecho a la protesta como está garantizado constitucionalmente, y otra cosa son los bloqueos y actos vandálicos, que son vías de hecho que no están avaladas ni interna ni internacionalmente”.

Aunque, señala que “ha habido una situación lamentable de abuso de autoridad” por la que el Gobierno está siendo cuestionado ante la comunidad internacional como “un represor”, por lo que “una forma de solucionar esto es permitiendo el ingreso de la CIDH al país”.

El Gobierno

El constitucionalista Palencia considera que el Ejecutivo se ha visto afectado con el paro, sobre todo, “por una crisis de legitimidad que está teniendo el Presidente de la República: hay un inconformismo ante el manejo del país y ha demostrado incapacidades en muchos sectores”.

Entre tanto, el politólogo Arias comenta que “la única alternativa que le está quedando es entregar dádivas a partidos y políticos que tengan incidencia no solamente en las regiones, sino en las diferentes comisiones por las cuales están tramitando sus iniciativas, para tener gobernabilidad. Sin embargo, creo que eso va a generar mayor indignación y más levantamientos”.

Y Palencia pone de presente que el problema “no es solo gubernamental, sino también estatal, en parte porque el Congreso no ha hecho leyes que generen prosperidad y bienestar en el país”.

Los bloqueos derivados del paro nacional han obstaculizado la incipiente recuperación del país

Tras un mes de paro y bloqueos, uno a uno, los gremios económicos del país han comenzado a reportar millonarias pérdidas.

La Federación Nacional de Avicultores (Fenavi) señaló que hay más de 120 millones de aves en riesgo de muerte por falta de alimento y existen 20.000 toneladas de pollo y 180 millones de huevos que no han podido enviar a los mercados. Además alertó que más de 350 mil familias dependen de esa industria.

La Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán) indicó que las pérdidas ya suman más de $ 420 mil millones, entre el sector lechero y el cárnico. Los números ascienden a $ 5 mil millones en Sucre, Córdoba y Cesar.

Además, la Asociación de Ganaderos de la Costa Norte (Asoganorte) comentó que la escasez de azúcar estaba representando un obstáculo para la elaboración de la leche. El Sector Agroindustrial de la Caña (Asocaña), que opera mayormente en el suroccidente del país, señaló que se cerraron los ingenios azucareros, lo que en caso de continuar pondría en riesgo a más de 280 mil empleos. Como consecuencia del cierre, el producto podría comenzar a escasear tal como lo han comenzado a denunciar en departamentos cercanos a Cauca y Valle del Cauca.

La Federación Nacional de Cafeteros (FNC) dijo que los bloqueos tienen en riesgo a más de 540 mil familias. Y la paralización del puerto de Buenaventura tiene represada gran parte de la carga de este producto.

La Federación Nacional de Distribuidores de Combustibles y Energéticos (Fendipetróleo) informó que 30 estaciones de servicio han sido dañadas y otras 25 reportan destrucción total. Aunque el abastecimiento de combustibles se ha ido recuperando paulatinamente en algunos lugares, aún hay problemas de suministro en al menos 14 departamentos.

Ecopetrol señaló, por su parte, que la demanda nacional ha tenido una reducción tanto en diésel (-33%) como en gasolina (-15%).

Así mismo, los actos vandálicos al comercio organizado, donde se han reportado saqueos, mobiliario dañado o vitrinas quebradas, han dejado un saldo de pérdidas de $ 3,3 billones, de acuerdo con el reporte más actualizado que ofrece la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco).

A su turno, una encuesta de Confecámaras, la red de cámaras de comercio del país, precisó que al menos el 22,2 % de las empresas afiliadas suspendió la operación por los bloqueos y tienen en riesgo cada una entre 1 y 5 empleos.

En el Atlántico, una encuesta de la Cámara de Comercio de Barranquilla (CCB) señaló que el 86 % de las empresas han sido afectadas y las pérdidas económicas ascienden a $ 11 mil millones. En total las pérdidas económicas para el país superan los $ 15 billones.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.