El Heraldo
Jesús López y Humberto Haag conversan bajo la sombra de un árbol en un establecimiento en Boston. Luis Rodríguez Lezama
Barranquilla

La ruta del desenguayabe para los días de fiesta

EL HERALDO estuvo en cuatro sitios tradicionales que visitan los barranquilleros y turistas para “matar” los síntomas de la resaca.

Gozar hasta que el cuerpo aguante se convierte –durante estos días– en el grito de combate de cientos de barranquilleros y turistas, que se preparan para disfrutar del Carnaval, una temporada que también se caracteriza por la música, el baile y el licor, mucho licor. 

Eso lo tienen claro Jesús López y Humberto Haag, dos barranquilleros “de pura cepa” que aprovechan la sombra de un palo de almendra –ubicado a las afueras de La Tiendecita– para resguardarse del inclemente sol y tomarse un par de cervezas para combatir a un “ingrato visitante”: el guayabo.

Sentados en sillas –en una de las esquinas más tradicionales del barrio Boston–, los dos hombres aseguran que este es el mejor remedio para recargar energías y pasar la resaca en medio de las convulsionadas actividades que se desarrollan en ‘La Arenosa’ por las fiestas en honor al dios Momo.

“Estos es uno de los mejores planes para recuperarse tras una noche llena de licor”, dice Haag, quien  disfruta los últimos momentos antes de abandonar su ciudad natal para regresar a la ‘Isla del Encanto’, el terruño que lo ha acogido desde hace más de dos décadas.

A escasos pasos de esta mesa, Ramón ‘Monchy’ Blanco, el propietario de este lugar –considerado patrimonio gastronómico de la ciudad–, ultima detalles para atender al sinnúmero de personas que los visitarán hasta el Miércoles de Cenizas.

Para él, existe una sencilla fórmula para superar los embates que el licor causa en el organismo: beber una cerveza bien fría, acompañada de un “chicharrón morboso y deditos curucutiadores”. 

“Aquí, el guayabo se pasa sabroso comiéndose un chicharrón, porque tiene carne magra y la grasita, que resbala por el hígado para aguantar el trago”, indica ‘Monchy’  mientras llena una bandeja con arepas ’e huevo, carimañolas y empanadas.

Más chicharrones

Otro de los puntos relevantes en el recorrido para reponerse del guayabo es un “palacio” ubicado en la intercesión de la calle Murillo con carrera 19.

Hasta a  este punto, propios y turistas llegan para consumir un apetecido producto: el chicharrón, que –muchos– catalogan como “el mejor del mundo”, debido a su “exquisita preparación”.

Moisés Martínez, uno de los trabajadores más antiguos en este puesto, afirma que este es uno de los pocos alimentos que cuenta con el contenido calórico necesario para contrarrestar los efectos del licor en el cuerpo. 

“Una persona viene enguayabada aquí, se come un chicharrón y queda buenecito, como nuevo”, dice el hombre acompañado de los acordes de ‘Acuyuyé”, el reconocido tema musical de  Jhonny Pacheco.

Martínez también asegura que este alimento ha “salvado” más de un hogar en medio de las fiestas: “Los hombres se llevan tres o cuatro chuletas y queda como un rey. A la esposa se le olvida todo”, agrega en medio de carcajadas espontáneas. 

Sostiene que las personas también arriban hasta este lugar para comer chorizo y morcilla, dos embutidos que preparan “con la mejor calidad” y que comercializan a bajo costo.

“La cerveza tampoco puede faltar. Muchos optan por un refajo para acompañar a cualquiera de estas delicias, que es acompañada con bollito, suero, limón y picantico” , agrega mientras prepara varias piezas de cerdo para tirar al aceite.

El sancocho

Ollas de grandes dimensiones son las encargadas de darle la bienvenida a los visitantes en Montecristo, uno de los barrios más representaticos de la ciudad. 

Desde las primeras horas del día, el aroma a leña se convierte en el “rey” en la zona, para deleitar a los comensales con variados sancochos servidos en totumas.

“La gente viene buscando el sancocho de costilla o de mondongo para pasar el guayabo, acompañados de su arroz y agua panela”, dice Marlyn Argote, una de las propietarias de uno de los restaurantes más tradicionales del sector, que están ubicados a pocos pasos del diamante que rinde honor al exbeisbolista Édgar Rentería. 

La mujer dice, además, que el sancocho de guandú con carne salada se constituye en el plato más importante de su carta, puesto que tiene gran acogida en el público. 

“Los turistas y personas del común lo consumen mucho, porque es un plato que les brinda todas las vitaminas para seguir con la fiesta”, dice a la par que ‘caza’ una presa de costilla en una de las ollas.

Julio Martínez, un desprevenido comensal, ratifica que el ‘totumazo’ es un “remedio eficaz” para poner fin a los síntomas del guayabo: “Estas sopas levantan hasta un muerto. El ‘totumazo’ es efectivo para acabar con el guayabo, sea el día que sea”.

Guayabo en el mar

La playa, la brisa y el mar son considerados, por muchos barranquilleros, como un ‘antídoto’ contra los malestares que caracterizan una resaca.

Es por esto que, durante los fines de semanas, el balneario de Puerto Mocho se convierte en uno de los sitios más visitados de la capital del Atlántico, principalmente, por hombres y mujeres que aprovechan la tranquilidad para “reposar” su guayabo.

Gertudis Morales, quien atiende una caseta desde hace 28 años, asegura que muchas personas que llegan a la zona para visitar Bocas de Ceniza, pero “hay otros que vienen a pasar el guayabo en el mar. Los enguayabados terminan hasta durmiéndose en las mesas”. 

Además, la mujer sostiene que los tres primeros días de Carnaval “sufren” por los cierres viales que se presentan en la Vía 40, que impiden el ingreso de personal hasta la zona.

“El martes de Carnaval siempre nos las desquitamos, porque viene mucha gente a consumir nuestros productos y descansar para regresar a sus rutinas a partir del Miércoles de Ceniza”, dice, a la par que inspecciona el arroz de coco que minutos más tarde acompañará un sancocho de pescado con zumo de coco. 

El guayabo y sus implicaciones médicas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el guayabo o resaca como el estado posterior a la intoxicación etílica, que engloba las consecuencias inmediatas del consumo excesivo de bebidas alcohólicas.

Además, la OMS expone que los síntomas físicos pueden ser cansancio, dolor de cabeza, sed, vértigo, trastornos gástricos, náuseas, vómitos, insomnio, temblor fino en las manos y aumento o descenso de la presión arterial. 

Mientras que los síntomas psicológicos –según la OMS– comprenden ansiedad aguda, sentimiento de culpa, depresión, irritabilidad y sensibilidad extrema.

El organismo también explicó que la cantidad de alcohol necesaria para producir una resaca varía en función del estado físico y mental de la persona, aunque por lo general, cuanto mayores sean los niveles de alcohol en sangre durante el período de intoxicación, más intensos serán los síntomas posteriores.

Para el médico internista Juan José Márquez, la forma más eficiente para superar los síntomas del guayabo incluye hidratación oral con bebidas que cuenten con un contenido mínimo de azúcar y algunas sales, para reponer los electrolitos perdidos. 

“Son recomendables muchos rehidratantes comerciales, así como utilizar analgésicos y antiinflamatorios de venta libre como el ibuprofeno y la aspirina, aunque no es recomendable consumir acetaminofén, debido a que compite a nivel hepático con el alcohol y sus metabolitos”, explicó el profesional de la salud.

Asimismo, el internista recomendó el consumo de algún antiácido oral y algunos zumos de fruta para ayudar a la eliminación de los restos de alcohol en la sangre.

Por último, Márquez expuso que “si la vía oral está restringida por vómitos, se debe acudir a un servicio de urgencias para ser hidratado de manera endovenosa”.

El ‘totumazo’ es uno de las platos más apetecidos.
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.