El Heraldo
Familia Vanegas celebrando en su terraza.
Josefina Villareal
Atlántico

Los atlanticenses vivieron un Año Nuevo ‘diferente’

Sin ollas de sancocho y bazares comunales transcurrió el primer día de 2021. La mayoría de los ciudadanos celebró en las terrazas de sus casas.

El curso de la vida sigue siendo inusual. Así sintieron los atlanticenses la llegada del 2021, que a pesar de haber amenizado la pesada sombra de la Covid-19 con la característica alegría del costeño ratifican que este primero de enero fue diferente a todos los demás.

La tradicional olla de sancocho en las cuadras fue reemplazada por los pequeños asados familiares, el abrazo de fin de año con los vecinos se limitó a un choque de codos y aunque el sonido de los picós  se escuchó a ‘todo timbal’ en distintos sectores de Soledad, Malambo, Galapa y Barranquilla, esta vez las maquinas musicales sonaron en el interior de las terrazas.

La soledad y el silencio fueron protagonistas en gran parte de las calles de Barranquilla y su área metropolitana, a excepción de unos cuantos que aún se encontraban departiendo, pero en su mayoría eran pequeños grupos en las terrazas de las casas. Como Raúl Vanegas y su familia, quienes residen en el barrio El Carnero, de Soledad, y se consideran picoteros de tradición.

Vanegas asegura que no fue fácil vivir “una pandemia en medio de una festividad”. “Fue un inicio de año diferente, duro, fue la alegría de despedir un año que no fue nada fácil y recibir uno nuevo con expectativas, pero sabiendo que hay una pandemia. Tratamos de hacer lo posible para divertirnos, porque hay que celebrar que seguimos con vida”.

Agrega que “aunque Soledad es un municipio que alberga una cultura picotera y la música no faltó, se sintió la falta de conexión con el vecino. Cada quien estuvo en su casa, no como años anteriores que solemos reunirnos en la cuadra”.

Soledad en la carrera 43 de Barranquilla.

Asimismo, Carolay Llanos, quien reside en Galapa, asegura sentirse extraña de ver la “cuadra vacía”. En el barrio La Florida de ese municipio reciben el año nuevo con un “bazar comunal”, pero este año por las medidas de bioseguridad no fue posible. “Fue una diferencia horrible, ya no es lo mismo, ni siquiera nos pudimos reunir en familia, porque somos muchos, pero esperamos que el 2021 sea mejor que este año que pasó”.

Eric Meza, quien se encontraba departiendo en la terraza de su casa con su hija y nieta, le contó a EL HERALDO que el fin de año en su natal Malambo “fue tranquilo”. “No esperábamos un comportamiento así de los vecinos, pero se ha vivido un fin de año y un Año Nuevo bastante tranquilo. Despedimos un año malo, pero estamos vivos y con salud y por eso le damos gracias a Dios”, afirmó Meza.

Por su parte, Luis Castro, quien vive en el barrio Ferrocarril, de Soledad, aseguró a EL HERALDO que por seguridad su familia y él decidieron pasar la hora de pitos en el interior de su vivienda, pues “la cuadra estaba completamente sola”. “Fue difícil ver ese panorama, porque toda mi vida he vivido aquí y normalmente entre vecinos cerramos la calle para departir, pero este año todo fue diferente, en años anteriores amanecíamos”.

Castro espera que el 2021 sea un año más positivo, “afortunadamente tenemos la esperanza de que ya inician las vacunaciones este año, sé que no retornaremos a la normalidad inmediatamente, pero eso ya da tranquilidad. Mi único deseo de Año Nuevo fue que la pandemia terminara”.

La otra cara

A pesar de que la jornada de fin de año y la posterior celebración del Año Nuevo transcurrió en su mayoría con tranquilidad y con el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad, no faltaron quienes incumplieron las medidas.

En su recorrido, EL HERALDO pudo captar varias reuniones, que fueron pocas, en las cuales no se mantenía el distanciamiento social y no había uso de los elementos de bioseguridad.

Recordemos que para la fiesta de Año Nuevo en los diferentes municipios del departamento rigen distintas medidas que en algunos lugares se extienden hasta hoy.

En el municipio de Malambo el toque de queda regirá incluso este 2 de enero, desde las 10:00 p. m. hasta las 6:00 a. m. del domingo 3 de enero.

Esta medida también fue decretada en Puerto Colombia, donde iniciará a las 11:00 p. m. y terminará a las 6:00 de la mañana del día siguiente. Además se estableció la ley seca en ese mismo horario para los días 2 y 3.

Asimismo, en Soledad el toque de queda empieza a las 11:00 p. m. del 2 de enero hasta las 6:00 a. m. del 3 de enero. Además, regirá la ley seca desde las 2:00 de la tarde  hasta las 6 de la mañana del día 4 de enero. Cabe recordar que en este municipio está vigente la medida de ‘pico y cédula’ desde el 23 de diciembre hasta el 16 de enero por cédulas pares e impares.

Algunos indisciplinados en calles de Malambo.
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Año nuevo
  • Atlántico
  • fiestas
  • Galapa
  • Soledad
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.