Atlántico

Cultivos alternativos que reactivan la economía del Atlántico

El limón tahití, el girasol oleico y la palma de aceite son algunos de los productos en los que incursionan los campesinos. Gobernación brinda apoyo.

El campo es una de las principales apuestas en el plan de reactivación económica del Atlántico. Los campesinos –que por años han sacado adelante a sus familias y la economía del departamento con la siembra de yuca, maíz, arroz y plátano, entre otros– han incursionado en la siembra de otros productos.

El limón tahití, la palma y el girasol oleico son algunos de los nuevos cultivos que se promueven en el departamento, por medio de un programa de la Gobernación del Atlántico cuyo principal objetivo es poner en marcha una “revolución agroindustrial” que beneficie a decenas de familias.

Esta semana, la gobernadora Elsa Noguera estuvo en el municipio de Repelón para la entrega de un crédito por más de $ 2.000 millones a la Asociación de Productores de Limón. Con estos recursos se busca financiar el cultivo de 70 hectáreas de limón tahití, en el marco de las acciones  para mejorar la competitividad y sostenibilidad de la producción agrícola.

En este municipio, los campesinos se han sumado al ambicioso plan que busca transformar estas tierras de “monte y trupillo” a grandes extensiones de cultivos productivos.

Campesino en medio de sus jornadas. Mery Granados

La gobernadora Noguera explicó que con este incentivo de capitalización –financiado desde la Gobernación– se disminuyen los riesgos y se facilita que los agricultores del departamento puedan obtener los créditos que necesitan para iniciar sus proyectos.

Explicó que los créditos no son individuales. El recurso será entregado a las asociaciones y los campesinos tendrán garantizada la compra de su producto no solo a nivel local y nacional, sino en el exterior.

Por su parte, el secretario departamental de Desarrollo Económico, Miguel Vergara, explicó que el 30 % del crédito corresponde al incentivo de la Gobernación para la capitalización rural. Además, expuso que el crédito incluye un proceso de asistencia técnica.

“Con estas acciones, la Gobernación, los alcaldes, el Banco Agrario, las empresas y los campesinos demostramos que unidos logramos grandes cosas”, dijo el funcionario, quien hizo un llamado a los demás campesinos a hacer parte de esta “ola”  del desarrollo.

El ex ministro de Agricultura Carlos Murgas destacó el programa que desarrolla la Gobernación tras señalar que este tipo de proyectos solo los había visto en Malasya, donde el gobierno incentiva e invierte en la agricultura para internacionalizar sus productos.

Gobernadora en la entrega del crédito en Repelón. Mery Granados.

Beneficiarios

Sixta Navarro, presidenta de la Asociación de Productores de Limón en Repelón, es una de las beneficiarias del proyecto. La mujer lo describió como “el cambio que necesita Repelón”, ya que en los últimos años fue un territorio abandonado.

“Nuestro municipio volverá a ser la despensa agrícola no solo del departamento, sino de todo el país”, indicó.

También señaló que uno de los mayores errores que cometían los cultivadores es que sembraban sin una planeación y al momento de vender sus productos todos contaban con una oferta similar.

Indicó, además, que cuando sus productos eran enviados a Barranquilla la persona encargada volvía al municipio con poco dinero y con “la excusa de que las ventas habían estado malas”.  Expuso que de esta forma los campesinos terminaban perdiendo dinero sin saber si estaban siendo engañados.

Cabe destacar que la Asociación de Productores de Limón está conformada por 17 agricultores del municipio de Repelón.

En el marco de esta apuesta, en el departamento se le abrirá campo a cultivos alternos como el de la flor de girasol, el cual arrancó su piloto en Santo Tomás, y el de palma.

Santo Tomás incursiona en la siembra del girasol oleico
Campesino revisa un girasol. Mery Granados

Hace 46 días fueron sembrados los primeros girasoles en Santo Tomás, los cuales ya comienzan a brotar de la tierra. Fueron cultivados en un plan piloto con el que investigan las ventajas de su siembra para el departamento.

Aroldo Dávila, jornalero de una de las fincas que incursiona en la siembra de girasol, explicó que antes se dedicaban a cultivar patilla y melón, y que el dueño de la finca optó por cambiar por los bajos precios que estaban teniendo estas frutas; sin embargo, están esperando ver los resultados.

A la fecha, van bien con el cultivo y están esperando ver la evolución del mercado. La semilla de los girasoles es recogida a los siete meses y luego vuelven a traer semillas de girasol importadas para repetir el ciclo.

Con estos cultivos se busca generar una base de producción con origen en el girasol oleico, para suplir parte o la totalidad de la demanda nacional que actualmente es importada para la producción de aceites para el consumo doméstico.

En el proyecto también participan decenas de mujeres campesinas cabeza de hogar que estarán llevando dinero a sus hogares en un promedio de un millón de pesos.

Por su parte, la gobernadora Noguera señaló que con este proyecto piloto están investigando en campo, de la mano de los campesinos, todas las ventajas de su siembra para el departamento.

Ya son varias las fincas de Santo Tomás que cubren su suelo con extensiones de flores amarillas, como parte de las 50 hectáreas de cultivo de girasoles en cinco municipios del departamento.

El campo del Atlántico se vuelve a llenar de cultivos de palmas
Aspecto de la siembra de palma. Mery Granados.

Pese a que algunos campesinos del Atlántico ya habían sembrado palma de aceite, pero en pocas cantidades, hoy la realidad es distinta.

Son muchos los que ahora le apuestan, sin miedo alguno, a sembrar hectáreas de este tipo de planta de la cual extraen aceite para comercializar a nivel nacional e incluso internacional.

Tal es el caso de Manuel Isaías Pernet Ruiz, quien fue sacado adelante por sus padres con el trabajo del campo y quien siguió sus pasos para hacer lo mismo con su familia. Pernet contó que por muchos años se dedicó al cultivo de tomates, pero lo dejó a un lado por cambios en políticas públicas que al final le generaban pérdidas.

A unos minutos de Repelón tiene su finca, la cual permaneció con “monte y trupillo” por casi 15 años porque no veía la forma de dedicarse a la agricultura sin verse afectado.

Aseguró que decidió retomar esta labor por el apoyo que vio de la Gobernación del Atlántico a los campesinos.

Pese a que en sus tierras, que por muchos años fueron productivas, iba a sembrar un producto que nunca había sembrado en altas cantidades, tomó la decisión al ver que les iban a apoyar con la comercialización.

Hoy en días tiene 1.125 palmas de aceite sembradas en su finca, de las cuales se reparten en 128 palmas por hectáreas.

Asimismo, contó con el apoyo para la elaboración de distritos de riego en su finca, dividido en cinco módulos que le permite abarcar toda el área del cultivo. Además, le instalaron un sistema de energía eléctrica que no tenía y que le es de gran ayuda para los trabajos diarios.

Poner en actividad sus tierras le ha permitido generar 13 empleos para las personas de Repelón durante el tiempo que duró la siembra de la palma, además de otros dos para los encargados del mantenimiento y riego de la tierra.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Te puede interesar:

DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.