El Heraldo
Cortesía
Sucre

¿Qué significa el Sermón de las 7 palabras que se reza este Viernes Santo?

La reflexión del Vicario General de la Diócesis de Sincelejo Adalberto Sierra Severiche.

Este Viernes Santo los católicos conmemoran la muerte de Jesús. Es tradicional que mediten sobre las Siete Palabras de Jesús en la cruz.

Estas “interpelan la conciencia de los seres humanos, de los grupos y de las sociedades humanas y que, en cada época, iluminan de manera original las vidas y las muertes, las certezas y las perplejidades de cada ser  humano, de cada sociedad humana”, como lo explica el sacerdote y Vicario General de la Diócesis de Sincelejo, Adalberto Sierra Severiche.

El sacerdote comparte con los lectores de EL HERALDO lo que esas palabras dicen hoy, “contextualizadas en la vida y en el mensaje de Jesús”.

Cada palabra consta de una reflexión, que expone esa interpelación de la conciencia, y de un comentario, que por espacio omitimos, y que es explicación desde el punto de vista teológico. Usted puede encontrar completos los comentarios en la página web www.diocesisdesincelejo.org

Primera palabra:

Padre, perdónalos porque no saben lo que están haciendo.

Lc 23,34

Reflexión

Son muchos hoy los que hacen el mal convencidos de que saben lo que hacen. El padre o la madre de familia que maltrata o humilla a su hijo/a. El marido o la esposa que traiciona a su pareja corriendo tras el espejismo de una falsa promesa de amor. El joven que se deja llevar por las ganas o el deseo y piensa que se está haciendo libre. El alcohólico o el drogadicto a quien le parece que, destruyéndose, está haciendo lo que le da la gana. El ciudadano que perjudica a su vecino argumentando justificaciones ideológicas o prácticas... inclusive para arrebatarle la vida. Ninguno de ellos sabe lo que hace, porque no sabe por qué lo hace. Por eso, “Padre, perdónalos”.

Segunda palabra:

Hoy estarás conmigo en el paraíso

Lc 23,43

Reflexión

Hoy mucha gente se distancia de Jesús porque se deja convencer de quienes defienden un orden  injusto creado por ellos y le hacen pensar a la gente que la injusticia es de otros, incluso de Dios. Y dicen que Dios es mezquino porque no los salva.

Los que no se dejen embotar la mente y descubran la justicia de Jesús, acudan a él; él los salvará de la mentira y de la violencia. Hoy son muchas  las víctimas de esta sociedad injusta que no se han podido liberar de los criterios falsos e intolerantes que los manipulan desde adentro. Por eso piensan y se comportan como mentirosos y violentos, reproduciendo en sí mismos el sistema que los oprime. Sólo Jesús salva de esa mentira y de esa violencia. Digámosle como el malhechor: “Jesús, acuérdate de mí...”.

Tercera palabra:

Mujer, mira a tu hijo… mira a tu madre

Jn 19,26.27

Reflexión

Hoy hay muchos discípulos sin madre. No sólo porque no la aceptan ni la acogen en su casa sino, sobre todo, porque no están comprometidos con la misión que el Señor le confió a la madre y al discípulo a quien él quería. La fiesta de bodas de la alianza está fracasando porque muchos “no  tienen vino”; les falta la experiencia del espíritu de amor. Para que la madre se sienta acogida en las casas de los discípulos es necesario que éstos estén dispuestos a evangelizar para comunicarle a los demás el gozo del Evangelio, la experiencia del amor del Padre por el don del Espíritu.

Cuarta palabra:

Dios mío, Dios mío, ¿Por qué me has abandonado?

Mc 15,34

Reflexión

Hoy hay muchos que piensan que Dios no los escucha porque no da respuesta prodigiosa a sus oraciones, porque no se manifiesta poderosamente contra la violencia y la injusticia, porque no los libera milagrosamente del dolor o del sufrimiento. Son muchos los que se sienten tentados a esperar respuestas desde afuera a problemas como la corrupción, la impunidad, el desempleo, el hambre, el desplazamiento por la violencia, el secuestro, la guerra... Se sienten abandonados por Dios, y por eso ni siquiera lo invocan “Dios mío”, como Jesús. Hoy son muchos los que necesitan aprender a ser hijos de ese Dios Padre.

Quinta palabra:

Tengo sed

Jn 19,28

Reflexión

Hoy también muchas personas beben el amargo vinagre de la traición que les ofrece, por ejemplo, su pareja, mientras tratan a toda costa de salvar un matrimonio que naufraga víctima de un rencor sin razones. Muchos son los que perdonan una y otra vez, bebiendo repetidamente el vinagre de la ingratitud en espera de que la otra persona reaccione, recapacite y enmiende su conducta. Muchos son los que ponen la otra mejilla en busca de una reconciliación que salvaría del caos definitivo a esta sociedad que se hunde desesperada en una violencia estéril. Muchos son los que creen en la sensatez y la bondad del ser humano y por eso insisten en que la paz es posible, y, además, aceptan dialogar y negociar con su adversario y enemigo, a pesar de sus demostraciones de odio irracional.

Sexta palabra:

Queda terminado

Jn 19,30

Reflexión

Hoy se constatan muchas formas de frustración, precisamente porque tenemos en la mente muchos modelos humanos que nos impiden ver con ojos claros al hombre que está en la cruz. El vacío de Espíritu Santo es dolorosamente notable. Aunque hemos oído hablar de Jesús, continuamos desorientados, no seguimos su ejemplo; y no hemos podido hacer de nosotros unos seres humanos realizados, plenos, porque estamos persiguiendo un falso modelo que termina por defraudarnos. El hombre que está en la cruz nos invita a cambiar de modelo. ¡Él es el modelo!

Séptima palabra:

Padre, en tus manos pongo mi espíritu

Lc 23,46

Reflexión

Hoy muchos mueren con tristeza porque aquello a lo que dedicaron toda su vida perecerá sin remedio, ya que nadie se hará cargo de su legado. Incluso la herencia material a veces se dilapida tan desconsideradamente que parece que sus herederos no valoraran los sudores y las fatigas de quienes la trabajaron. El Padre de Jesús recibe en sus manos los espíritus de todos los que hayan dedicado su vida al bien de la humanidad; ni una sola gota de sus sudores será echada en el olvido ni se perderán sus esfuerzos, porque Dios mismo está comprometido con esa causa.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.