El Heraldo
EFE
Sociedad

Las estrellas comienzan a rebelarse contra Hollywood

Scarlett Johansson y Gerard Butler son los primeros actores en entablar demandas contra las productoras.    

Los amantes del cine comienzan a presenciar una batalla épica: Scarlett Johansson y Gerard Butler, dos rostros populares de la gran pantalla, se han rebelado contra las grandes productoras de Hollywood, en búsqueda de contratos que sean favorables para el gremio actoral.

La estadounidense entabló una demanda al gigante Disney por estrenar la película Viuda negra también en su plataforma streaming, debido a que en lo pactado, su salario estaría basado en las taquillas de las salas de cine.

Por su parte el actor británico denunció ante el Tribunal Superior de Los Ángeles a sus empleadores (en este caso dos productoras) por una deuda millonaria relacionada con los ingresos generados por la cinta Ataque a la Casa Blanca, estrenada en 2013, y que según manifiesta, las productoras declararon menos ingresos de los reales para perjudicarlo.

Los primeros en demostrar su inconformidad habían sido los propietarios de las salas, luego los directores y ahora llega el turno de los actores. Gran parte del mundo del cine al parecer no está de acuerdo con la apuesta que están haciendo  los grandes estudios de llevar estas súper producciones a la televisión, una propuesta acelerada por la pandemia.

Johansson, protagonista de la última película de Marvel, denunció el pasado jueves a Disney por incumplimiento de contrato ya que asegura que el acuerdo que había alcanzado con el estudio garantizaba un estreno exclusivo en cines.

Viuda Negra logró a principios de julio el estreno más lucrativo de la pandemia al recaudar 80 millones de dólares en cines estadounidenses. La compañía sumó otros 60 millones gracias a los pagos de Disney+, unos ingresos que quedan fuera del contrato firmado con la protagonista.

Pero en su segunda semana la venta de entradas cayó en picada hasta convertirse en el peor lanzamiento de Marvel. Actualmente, la cinta ha recaudado 320 millones de dólares a nivel mundial. Una mala cifra para una franquicia que rebasaba los 900 millones con facilidad.

Will Smith.

Pérdidas millonarias para los actores

Para ilustrar su enfado, Johansson aportó un intercambio de correos de 2019 en el que Marvel admitía que si los planes cambiaban tendrían que “llegar a un nuevo acuerdo”.

El diario The Wall Street Journal estima que ha perdido unos 50 millones de dólares.

Muy pocas estrellas han apoyado a Johansson públicamente porque oponerse a Disney, el estudio más grande del mundo, es como quedarse sin empleo.

Butler también se ha declarado estafado. Según el actor de 51 años, tanto Nu Image como Millennium Films omitieron incluir entre las ganancias una cifra millonaria (alrededor de ocho millones de dólares) que terminó en los bolsillos de los ejecutivos. “Los productores de la película ganaron decenas de millones de dólares pero se niegan a pagarle a Butler un solo centavo de los ingresos brutos y las ganancias que le prometieron en el acuerdo previo firmado por ambas partes. Butler trabajó con los acusados en una serie de películas de gran éxito y exige lo que es justo. Y se niega a tolerar las tergiversaciones y otras conductas ilícitas de los demandados”, señala el planteamiento judicial de los abogados del actor.

No son los únicos

Lo cierto es que Disney esperó un año entero para estrenar Viuda negra y, finalmente, se decidió por un lanzamiento híbrido en cines y televisión. La pandemia le ha venido como anillo al dedo para promocionar Disney+, su competencia con Netflix.

En abril, el diario Business Insider habló con varios empleados de Pixar (propiedad de Disney) que estaban “desmoralizados” porque sus dos últimas películas, Soul y Luca, ni siquiera pisaron los cines y fueron directamente a la plataforma televisiva. Algo que, años atrás, era impensable para el estudio de Toy Story.

Su protesta fue anónima por las cláusulas de confidencialidad que imponen los contratos de Hollywood.

De hecho, en diciembre del año pasado, Warner Bros. se gastó más de 250 millones de dólares en enmendar contratos, algunos de estrellas como Will Smith, Denzel Washington  y Gal Gadot. Pero nunca llegaron a juicio porque la mayoría de acuerdos incluyen disposiciones de arbitraje.

Cuando el estudio anunció que estrenaría todas sus películas de 2021 por HBO Max, las agencias de representación se revelaron y el director Christopher Nolan resumió el sentir de muchos. “Algunos de los cineastas y estrellas de cine se acostaron pensando que estaban trabajando para el mejor estudio cinematográfico y se despertaron para descubrir que estaban trabajando para el peor servicio televisivo”, aseguró el cineasta, que trabajaba con Warner Bros. desde 2002 (Insomnia).

Igual o mayor es el enfado de los propietarios de cines, que además del coronavirus han sentido a los propios estudios como otro enemigo. Con información de EFE.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.