El Heraldo
Región Caribe

“Los asesinos de mi hermano se los dejo a Dios y a la Justicia”

Archivo El Heraldo"Los hermanos Willington, Yeison y Jesús Camacho Camacho fueron condenados a 22 años por el crimen (der.). Filadelfo Polo Martínez, alias ‘Fila’, fue capturado el pasado 8 de enero en Santa Lucía.s:3:"

Con la captura de Filadelfo Polo Martínez, el último presunto partícipe en el crimen del médico Hernando Rafael Reales Fernández, cuyo cadáver fue hallado con señales de tortura el 23 de diciembre de 2009 en aguas del Canal del Dique, la familia de la víctima ahora respira más tranquila y confía en que se haga justicia.
 

El arresto del supuesto asesino, alias Fila, quien tenía detención domiciliaria en Santa Lucía (Atlántico) por receptación, representa un enorme logro para los dolientes del galeno, pues la Fiscalía tardó un año en proferirle orden de captura por homicidio agravado.
 

Lorenzo Reales, hermano del occiso, señala a Polo, un agricultor de 44 años, como el cerebro del plan macabro que terminó en el homicidio de Hernando, un hombre muy querido y recordado en Calamar (Bolívar), su tierra natal, donde se caracterizaba por su generosidad y sencillez.
 

“Él (Fila) —indica— fue quien orientó a los empleados de mi hermano y a otras personas para robarle el ganado. Y cuando se vieron descubiertos se les ocurrió matarlo porque él había advertido que los iba a denunciar si no aparecían las vacas que se habían llevado de su finca Casa Roja”.
 

La trampa. Según Lorenzo, pocos días antes del crimen su hermano se enteró del hurto por una llamada que le hizo un conocido para informarle que estaban sacando reses de su terreno, ubicado en Calamar, a 100 metros del recién cerrado boquete del Canal del Dique, y las estaban vendiendo con un sello similar al suyo.
 

Le habían robado unas 60 cabezas de ganado cuando el médico de 63 años, quien vivía en Barranquilla en el barrio Altos de Riomar, se enfrentó a sus trabajadores y los presionó con enviarlos a la cárcel si no las devolvían.
 

“Yo creo que le pusieron una trampa y le dijeron que el ganado había aparecido. El 21 de diciembre (2009) cuando él fue a mirar lo cogieron entre cuatro o cinco personas. Simularon un secuestro y al día siguiente encontramos su carro quemado en la carretera que conduce a Algodonal”, recuerda su hermano.
 

La hipótesis del rapto fue desvirtuada rápidamente por las incongruencias entre las declaraciones de los empleados de la víctima. Mientras unos decían que lo habían visto por última vez a la 1:30 p.m., otros indicaban que fue a las 3:30 p.m.
 

“Eso nos hizo desconfiar y pensamos que había algo raro. A los dos días ya sabíamos que ellos estaban implicados en la desaparición de mi hermano, pero quisimos que fuera la Justicia la que se encargara del caso, porque en esa época aquí mataban como por deporte”, asegura Lorenzo.
 

El principal sospechoso era el administrador de Casa Roja, Yeison Camacho Camacho, quien el día de la desaparición de su patrón, llegó a las 3:40 p.m. al Hospital de Calamar con un trauma en un brazo.
 

“Dijo que se había caído de un caballo, pero yo creo que ese golpe fue producto del forcejeo que él y sus cómplices tuvieron con mi hermano antes de matarlo. Hernando era muy fuerte y robusto, estoy seguro de que luchó por su vida”, manifiesta su hermano.
 

Los rastros de la tortura quedaron en el cuerpo del médico, quien fue encontrado a la orilla del río con las orejas y la lengua cercenadas, sin ojos y con múltiples cortadas y golpes en el pecho y en la cabeza. Todo indica que murió desangrado.
 

Desde ese macabro hallazgo sus familiares quedaron inmersos en un profundo dolor, que solo hasta ahora se ha mitigado un poco con la captura de todos los implicados en el crimen (ver recuadro). “De todo corazón pedimos que la muerte de mi hermano no quede impune”, dice Lorenzo.

LOS DEMÁS PROCESADOS

Los primeros capturados por el homicidio de Hernando Reales fueron los hermanos Willington, Yeison y Jesús Camacho Camacho, quienes cayeron de manera simultánea (dos en la finca Casa Roja y otro en Santa Lucía) en un operativo realizado el 20 de enero de 2010. Los tres aceptaron los cargos por homicidio agravado y fueron condenados a 22 años y seis meses de prisión. Después fue arrestado Ángel Rodríguez, presunto cómplice del asesinato, cuyo proceso está en etapa probatoria. Entre tanto, Filadelfo Polo fue asegurado en la penitenciaría de El Bosque y está a la espera del juicio.

Por Víctor Ovalle Gil

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.