Magdalena | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Magdalena

En video | Ciénaga: mensajes satánicos en el cementerio de ‘los ricos’

Los encargados de la administración del camposanto advierten que en octubre aumentan este tipo de ataques así como robos de rejas de tumbas y objetos de ornamentación.

Los muertos en el camposanto San Miguel de Ciénaga  ni han “pasado a mejor vida”, ni “descansan en paz”, aseguran los familiares de quienes están sepultados allí.

Los cienagueros están alarmados, sobretodo en estos días debido a la creciente aparición de mensajes satánicos sobre las tumbas.

Estas manifestaciones  que están siendo rechazadas por las comunidades vecinas y por la misma Iglesia Católica, coinciden con la Noche de Brujas o Halloween que se celebran a final de mes.

El número 666 (considerado el número de Satanás, según el Apocalipsis) y las insignias del demonio aparecen inscritas en varias tumbas.

El cementerio de ‘los ricos’, como lo llaman porque reposan los restos de las familias adineradas y personalidades del municipio, también es objetivo de vándalos y desadaptados.

El robo de lápidas, rejas protectoras de las tumbas y los objetos de ornamentación en las mismas, asi como la marcación de estas con mensajes satánicos tiene a la comunidad vecina preocupada y desesperada.

Una intranquilidad que se acrecienta ante la utilización del lugar -en horas nocturnas- como nicho de consumidores de alucinógenos que se perciben sobre las criptas y entre los oscuros callejones.

Visitar a los difuntos “es un martirio”, que se mezcla con pena y se transforma en indignación, asegura Álvaro López, un ginecólogo al servicio de una clínica privada del municipio.

“Aquí he venido a acompañar a muchos amigos, pero es urgente una intervención para que el lugar no se siga deteriorando”, añade.

“No son las pérdidas económicas lo que nos afecta, sino el daño moral que nos causa, al ver como las tumbas, que con espiritualidad hemos adornado, son dañadas”, coinciden las familias de algunos de quienes han sido sepultados en San  Miguel.

El cementerio está ubicado entre las calles 10 y 12 y las carreras 19 y 20, barrio Central, y tiene un área de 3.906 metros cuadrados y un total de 530 tumbas.

SEGURIDAD.  Pero el desasosiego no es solo de los familiares de los muertos, ni de la comunidad que habita en los contornos del camposanto, también del sacerdote Juan Nicolás Restrepo Pereañez -el párroco de la Iglesia San Juan Bautista - y de los Salcedo, la familia que ha cuidado el camposanto por muchos años.

Desde el púlpito, el padre Juan Nicolás ha hecho llamados a la reflexión y al sentido de pertenencia de quienes allí tienen a sus difuntos.

“Cada familia cienaguera tiene su bóveda y ellos son los que debieran velar por organizar un comité y hacer aportes mensuales para que haya una administración y darle orden, disciplina y seguridad”, anota el clérigo.

Álvaro Suárez, quien llegó al San Miguel para visitar a su padre fallecido hace 6 años en un accidente, sostiene que a los muertos hay que tenerles respeto. “Aunque ya no están con nosotros sino en una tumba, siguen teniendo un lugar especial en la familia”, sostiene.

 

El 666 (número del Diablo) aparece en las tumbas.

SATÁNICOS. Alexis Salcedo Gutiérrez, miembro de la dinastía de sepultureros que desde hace décadas trabajan en el camposanto, y quienes hoy fungen como ‘operadores’ de los servicios, luego de que la Iglesia San Juan Bautista dejó de asumir esa obligación hace al menos siete años, manifiesta que todos los años, para esta época, estos ataques vandálicos se tornan recurrentes.

“Como de noche no hay vigilancia los amigos de lo ajeno ingresan por las pequeñas paredes laterales (miden 1,20 metros de altura) y se roban lápidas de bronce y las rejas de las tumbas”, comentó.

Añadió que otros desconocidos se dan cita para practicar rituales que le rinden culto a Lucifer, pintarrajeando las bóvedas con mensajes alusivos.

“Literalmente estamos solos. La patrulla de la Policía pasa esporádicamente”, indicó.

 

El ‘cementerio de los ricos’ de Ciénaga.

SIN DUEÑO. El padre Juan Nicolás, quien llegó a la iglesia San Juan Bautista hace 6 años, manifiesta que “el cementerio parece no tener dueño”.

Dijo que cuando llegó a la parroquia se encontró con que el camposanto no estaba siendo atendido por la iglesia, debido a que los sacerdotes anteriores dejaron de manejarlo.

Quedó entonces en manos de la familia Salcedo, o mejor, de Félix, el sepulturero, quien había heredado el oficio de su padre Adam (fallecido).

Hoy es Alexis, el hijo de Félix y nieto de Adam, quien está a cargo del camposanto.

Y es que en los archivos parroquiales no aparece ningún documento que certifique propiedad del cementerio o algo que muestre que fue entregado en arriendo o comodato a los Salcedo.

Pero todo apunta a que - según el sacerdote - el municipio tampoco tiene escrituras.

“Quedó en manos de la familia Salcedo con las que hemos venido dialogando para tratar de llegar a un acuerdo y buscar ayuda creando un comité”, anotó el sacerdote.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • cementerio
  • Cementerio Ciénaga
  • Ciéanga
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web