El Heraldo
Alumnas del colegio Marie Poussepin durante la protesta por el cambio de rectora. Johnny Olivares
Barranquilla

¿Qué desató la oleada de protestas en escuelas religiosas?

Los secretarios del Distrito, Municipio y Departamento, además de un sociólogo y un experto, analizaron el fenómeno que se presentó durante esta semana.

Trenzadas en una larga y compacta cadena humana, unas 200 alumnas de la Institución Educativa Comercial Nuestra Señora de las Misericordias de Soledad, acompañadas por un nutrido grupo de padres de familia, se tomaron la calle 30 la mañana del martes, interrumpiendo el fluido vehicular que  a esa hora transita por esa zona.  

Entre cánticos del himno nacional y el de su escuela, las  menores marcharon. La  manifestación se vio interrumpida en el momento que entraron en escena los intimidantes ‘Robocops’, apodo popular con el que son designados los miembros del Esmad. Lo que en apariencia era una protesta de carácter ‘pacifico’, en cuestión de minutos desembocó en un caos de estallidos, humo y gases lacrimógenos, que dejó como resultado por lo menos a 30 niñas y a más de 5 padres de familia lesionados, además de los serios cuestionamientos a los mecanismos usados por la fuerza pública  para disolver la manifestación.

Pero qué hay detrás de esta manifestación, la de las estudiantes del Marie Poussepin del barrio El Carmen y la de los alumnos del Jesús Maestro en Siete de Abril en Barranquilla, que durante distintos días han protestado por el inminente cambio de sus rectoras monjas, que pertenecen a distintas comunidades religiosas y que han liderado en sus sectores un proceso además de educativo, un trabajo comunitario que tanto padres de familia como egresados y estudiantes agradecen.

En Soledad

De acuerdo con Alejandro Fernández, secretario de Educación de Soledad, en este municipio hay tres colegios de carácter oficial administrados por comunidades religiosas: Las Misericordias, el Jesús Maestro  de Soledad 2.000 y el Megacolegio Rafael U. Lafaurié, que lo administra la Fundación Minuto de Dios.     

“Las Misericordias venía con una rectora nombrada en propiedad por el sector oficial y esta sale porque cumplió la edad del retiro forzoso. Se asignó en provisionalidad la rectora actual mientras se daba el concurso docente de méritos. A nosotros nos toca ceñirnos a la norma”, explicó el secretario. 

Roberto Padilla, presidente de la asociación de padres de familia del colegio instauró una acción de tutela que logró suspender temporalmente el nombramiento de la nueva rectora de
Las Misericordias, quien ganó la plaza a través del concurso docente de méritos señalado por Fernández.

“Seguimos en pie de lucha  y ahora estamos recopilando pruebas para anexarlos al proceso. Contamos con la asesoría de varios abogados y queremos llevar esto hasta últimas instancias y que el Ministerio de Educación Nacional interfiera. Es que uno ha visto aquí el progreso de las niñas ”, señaló.

Humberto  García, de la Comisión Nacional de Servicio Civil, dejó claro que el decreto 39-82 de 2006, señala que todas las vacantes definitivas de directivos docentes deben ser ofertadas por ley y por mandato constitucional.

García explicó que desde 2012 se dio la convocatoria  del concurso docente de méritos y en estas fechas ya los elegibles cumplieron con todos los procesos, por lo tanto    es el momento de los nombramientos de los  ganadores del concurso.

“Esto de las protestas es inédito a nivel nacional. Esto no se había presentado en otras ciudades, incluso hay comunidades religiosas que la planta física es de ellos  y aceptaron el cambio acogidas a la norma sin mayores problemas”, indicó.

De acuerdo con Emilse Hernández, con dos hijas en Las Misericordias,  lo más valioso que le han entregado las misioneras a sus hijas es la formación en  valores. “Lo que le brindan las hermanas no se lo va a brindar ningún rector civil. Un civil cumple solo con su horario de trabajo, las hermanas están disponibles para nosotros y nuestras hijas las 24 horas porque viven aquí”,  sostuvo.

Nicol Montero, quien cursa décimo grado, señala que la mañana de la protesta las integrantes del Esmad las provocaban y se burlaban de ellas. “Nos gritaban payasas y otras cosas más fuertes”.

La joven aseguró que, el aprendizaje en valores como el respeto del prójimo y los logros académicos, además de los buenos modales, es un sello que se podría perder si las Hijas de Nuestra Señora de las Misericordias pierden la dirección de su escuela de 2.027 alumnas.

“Diógenes Bolívar donó los terrenos y puso dos condiciones: que siempre funcionará una escuela pública y que fuera entregado para su manejo a una comunidad religiosa. Nosotras llegamos aquí  en 1957, cuando el terreno solo era un patio de tierra destechado, con 4 salones de clases”, recordó la monja Eumelia Monsalve, exrectora y hoy profesora de educación religiosa en el plantel.

En el Distrito

Barranquilla no fue ajena a las protestas de padres de familia y alumnos de instituciones oficiales administradas por comunidades religiosas. Durante la semana se presentaron manifestaciones impulsadas también por alumnos y padres de familia de los colegios Marie Poussepin y Jesús Maestro.

Dagoberto Barraza, secretario de Educación Distrital, explicó que en el distrito hay 4 instituciones cuyas  rectorías en estos momentos estaban siendo manejadas por personas que pertenecen a comunidades religiosas (Colegio la Presentación y Colegio Miguel Ángel  Builes son los otros dos).

“Estos colegios reciben los recursos de gratuidad del Estado, reciben las ayudas de alimentación, el pago de los docentes. El nombramiento de los docentes, del personal, todo es igual que en los demás colegios oficiales. No hay ninguna duda de  que el manejo administrativo para con los colegios de parte de las religiosas es excelente, pero ellas tenían claro que las rectoras que estaban en el cargo de forma provisional estaban allí hasta tanto no se publicara un listado de elegibles del concurso de la Comisión Nacional de Servicio Civil y el nombramiento ya se dio, la ley es clara en ese aspecto”, explicó el secretario.

Agregó que cualquier persona que haya concursado legalmente por una plaza de rectoría y haya ganado, tiene la posibilidad de escoger esa rectoría por derecho propio. “Eso reza en el Artículo 125 de la constitución”.

En este momento las dificultades con el colegio Marie Poussepin ya fueron superadas y las misioneras han acogido el cambio luego de varias reuniones. El viernes padres de familia y estudiantes del colegio Jesús Maestro, en el barrio Siete de Abril, adelantaron una protesta en la entrada de la institución. Barraza aseguró que este lunes va a sostener una nueva reunión con las misioneras y la comunidad para intentar llegara a un acuerdo.

Barraza dijo que están buscando el mecanismo para  que la comunidad entienda de que no va a cambiar nada, va a seguir la hermana Clara (actual rectora) de coordinadora y van a seguir con su trabajo en comunidad.

Formación en valores

Este colegio es de lo mejor que hay en el sector. Con la formación que le dan aquí a nuestros hijos, una formación en valores, que los aleja de las pandillas, de todo lo que pasa en este barrio que es zona roja”, afirmó Luzbeli Sarmiento quien tiene dos hijos en el Jesús Maestro.

Pedro Navaro, estudiante de once grado, cree que la salida de la rectora los afectaría mucho “porque se pone en riego todo el trabajo que han hecho ellas desde que están a cargo”.

“Tenemos unas aulas impecables y lo que se ha logrado entre la comunidad y las hermanas es imposible de superar. Este colegio no tiene nada que envidiarle a uno privado de por allá arriba en el norte”, afirmó.

Carlos Prasca, secretario de Educación del Departamento, indicó que el único colegio con estas características que funciona en los municipios del Atlántico, es la Escuela Normal Superior Nuestra Señora de Fátima, en Sabanagrande.

“Esta es una escuela de gran tradición y es la escuela que más ha contribuido al desarrollo de la mujer en la zona oriental. Es una de las instituciones educativas del departamento con mejores resultados académicos”, señaló Prasca.

Concordato

De acuerdo con el secretario, este tipo de alianzas en las que comunidades religiosas administran escuelas oficiales, viene desde la época del concordato, de la estrecha relación entre iglesia y Estado. “Durante mucho tiempo en el país la educación estuvo en manos de religiosos. A partir del año 91 cuando la constitución colombiana determinó que el Estado pasó a ser laico,  la Iglesia católica dejó de ser la religión prevaleciente en el país y se determinó la libertad de culto”, explicó.

Luego de una semana de protestas, marchas, bloqueos, de la intervención de la Defensoría del Pueblo, de la valoración de 18 niñas lesionadas en Medicina Legal, además de 5 padres de familia.

Después de una larga semana de arengas y pancartas, de anuncios de investigación por parte de la Gobernación, de tutelas y de alusiones a la ley y a la constitución, en donde la esperada solución salomónica no se asoma, los menores continúan en la mitad de un viejo y anacrónico debate entre Estado e Iglesia.

Aún está por ver cuál será la mejor decisión que pueda beneficiar más a los estudiantes e impedir ‘que sean partidos a la mitad’, como en el reconocido episodio bíblico.                        

La validez de lo secular

Miguel Ángel Hernández, sociólogo y docente, explicó que la separación entre la iglesia y el Estado está definida desde hace 24 años, con la Constitución de 1991.

“Pretender presentar una imagen del factor secular, que por el hecho de ser secular, no pueda dar una formación moral es completamente errado”.

Hernández aseguró que  esa identidad y apego de los estudiantes y el de los mismos padres de familia, se obtiene con un trabajo comunitario, una relación directa de la institución con la comunidad. “Eso es algo que la Iglesia siempre ha tratado de desarrollar, la influencia directa con la comunidad desde las instituciones”.

El sociólogo sostuvo que el problema está en el supuesto de que educación en valores es igual a educación religiosa. “Evidentemente los valores religiosos siguen siendo muy fuertes y en la costa y eso pesa para que se presente esta situación”, explicó.

Una institución pública secular es capaz de desarrollar los mecanismos y los valores seculares que  también pueden  preservar a los muchachos de los riesgos del entorno, concluyó. 

Opinión: Lo que se está defendiendo

De acuerdo con Julio Martín Gallego, director de la Fundación Promigas, y experto en educación, la llamada educación religiosa es aquella  con la que muchos colombianos fueron formados y aún persiste en la mente de un buen número de padres. “Muchos son hijos de este mismo proceso de formación, entonces lo que podrán estar defendiendo es justamente eso”. 

Asegura que muchos de estos colegios manejados por religiosos tienen unos desempeños que sin duda son admirables, no solamente en el orden académico,  sino también en el desarrollo del ser. “Incluso con los sesgos que hay detrás de una creencia religiosa de cualquier orden”. 

Indicó que lo ideal sería  que se tome una decisión en pro del bienestar de los niños que finalmente son ellos los que están de por medio. “Lo que más pueda ayudar a que esos niños avancen”.     

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.