El Heraldo
La riohachera María Deluque guarda lo que le queda en la semana y el domingo elabora un gran plato. “No hay que botar nada”.
Cortesía
La Guajira

El ingenio de los guajiros para cocinar y subsistir en la pandemia

El 70% de los habitantes de La Guajira ha tenido que acudir a su creatividad para alimentarse en medio de dificultades económicas.

Desde que la pandemia llegó a nuestras vidas las cosas se han complicado para muchos hogares guajiros, que de una u otra manera han sufrido los embates económicos, sociales y de salud que este virus genera.

En consecuencia todo lo que está pasando alrededor del covid-19 nos ha obligado a parar, reflexionar, pensar, y a echar mano de la imaginación y el ingenio a la hora de muchas actividades, algunas simples y sencillas.

Entre estas se cuenta una importante: la cocina, especialmente por la disminución de los ingresos en muchas personas.

“He aprendido en este tiempo de crisis que nada se puede botar”, dice María Deluque Romero, riohachera raizal residente en el municipio de Fonseca.

Maribel Ledesma frente al fogón. / María Deluque muestra uno de sus platos. Cortesía

Su hogar hace parte del 70,35 % que ha tenido la necesidad de resolver la alimentación de forma creativa y recursiva, debido a la estrechez económica que sufren.

Así lo reveló una investigación realizada por un equipo de docentes del programa de Licenciatura en Educación Física, Recreación y Deporte de la Universidad de La Guajira, logrado a través de una cofinanciación de la empresa AON Risk Services Colombia, y el apoyo técnico del programa Cerrejón en Movimiento.

La indagación se denominó “Estudios de los imaginarios colectivos y prácticas asociadas a la alimentación de la población guajira”.

Para María Deluque todo es válido, y con pocos ingredientes ha solucionado la comida para cinco personas, sin invertir mucho dinero.

El gusto y la disponibilidad de recursos económicos son los elementos más importantes a la hora de elegir un alimento.

“Por ejemplo, hay veces que solo tengo dos huevos en la nevera, y quedó cucayo del día anterior. Lo que hago es despegarlo, le echo un poquito de aceite de vinagre que yo misma preparo con cáscaras de piña y cebollín, y lo pongo a cocinar. Cuando comienza a secar bato los huevos y los agrego”, explica emocionada.

Asegura que el plato le queda delicioso. “Bueno eso es lo que creo, porque se lo comen todo y a veces piden que lo haga otra vez”, afirma.

 Este no es el único plato “inventado” por María. También hace tallos de acelga apanados. “Eso yo lo botaba, pero ahora lo reciclo, hago mi arroz y al tallo le echo harina y pan de sal rallado, lo frito y ahí tienen su presa”, explica entre risas.

Los fines de semana la especialidad de María es “arroz de poquitico”, como lo llama graciosamente “Todos los días queda un poquito de carne, de pollo o de lo que haga, entonces el domingo se hace un arroz con todo eso. También me dicen que queda bien rico”, afirma.

Las lentejas ‘a lo María Deluque’ también son un plato creativo y exquisito. Las cocina con un pedazo de papa, de ñame, con algún patacón que le haya quedado, le agrega algunos aliños y listo. Ella no es la única que ha recurrido a la inventiva para cocinar. A Maribel Ledesma, madre de cuatro hijos, también le ha tocado acudir a su imaginación para combinar alimentos con lo poco que encuentre en la cocina.

“Desde que inició la pandemia me quedé sin empleo, así que económicamente me ha ido terrible,  aún debo un millón de pesos en arriendo”, asegura.

El bollo es uno de los alimentos más usados. Cortesía

Por encima del valor nutricional

Dice que muchas veces les ha tocado comer bollos con pastas, o caldo de pastas. “Nunca creí que llegaría a cocinar algo así. Las pastas las cocino con algunas verduras y ya, queda un caldo delicioso”, sostuvo. Igualmente se las ha ingeniado para sacar ‘el quita al hambre’ con desayuno tarde, más allá de la hora habitual. Para esto prepara el almuerzo finalizando la tarde, pues muchas veces solo tiene para dos comidas al día.

El estudio que se realizó nace del interés del programa de promoción de estilos de vida saludable de la iniciativa “Cerrejón en Movimiento”, para entender los hábitos y prácticas asociadas a la alimentación en La Guajira.

El objetivo de la investigación fue caracterizar los imaginarios colectivos y las prácticas asociadas a la alimentación de la población guajira para generar recomendaciones que orienten prácticas saludables y ayuden a mejorar la calidad de vida.

En la cocina tradicional guajira existen prácticas saludables que vale la pena fortalecer para que permanezcan en el tiempo.

Según los investigadores de Cerrejón consultados por EL HERALDO, dentro de las costumbres alimentarias cotidianas determinadas en el estudio se establecieron que para la población guajira es importante sentir la potencia de los sabores de los alimentos, estos deben estar bien sazonados.

Al momento de seleccionar un alimento prima el gusto sobre el valor nutricional, por eso en las cocinas guajiras ha tomado importancia las salsas y condimentos procesados. Igualmente el maíz, en preparaciones como el bollo limpio y la arepa, es un alimento principal para el desayuno, mientras que el arroz lo es en el almuerzo.

También se determinó que ha aumentado la oferta de comida callejera: picadas, salchipapas, hamburguesas y otras comidas etiquetadas como “chatarra”, ricas en grasas saturadas.

Se están posicionando en la dieta cotidiana guajira, en especial para la cena.

Los resultados de la investigación fueron plasmados en el libro “Imaginarios colectivos y prácticas asociadas a la alimentación de la población guajira”, publicado por la editorial de Uniguajira, en el que se detalla todo el proceso de esta investigación.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Pandemia
  • cocina
  • Economía
  • La Guajira
  • Riohacha
  • COVID-19
  • familias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.