La Guajira | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
La Guajira

Arroyo Bruno, una disputa de 4 años

Mientras Cerrejón afirma que este sigue vivo después de su desviación, las comunidades y líderes insisten en que se regrese a su cauce natural.

El arroyo Bruno de La Guajira ha estado en los últimos cuatro años en medio de controversias, debates, fallos e informes, por la modificación de su cauce que llevó a cabo Cerrejón.

Antes de eso, su nombre no sonaba, casi pasaba desapercibido y cumplía silenciosamente con su labor de servir a varias comunidades, para sus labores diarias e incluso para diversión.

Sin embargo, desde que esta multinacional anunció que iniciaría los trabajos del proyecto La Puente, que incluía la desviación de este cuerpo de agua en 700 metros hacia el norte de un tramo aproximado de 3,6 km del arroyo, organizaciones, líderes e incluso organismos de control se han pronunciado para mostrar su desacuerdo.

Cerrejón asegura que replicó las características del cauce natural en su cuenca baja, que está en sus predios, y afirma que el arroyo mantiene su flujo de agua, lo que ha permitido que ya se hayan identificado más de 390 especies de animales y hayan crecido más de 12.000 árboles, 2.000 de los cuales han nacido de forma natural.

“El nuevo cauce ha permitido crear un corredor de biodiversidad de 24 kilómetros que va entre la reserva forestal de Montes de Oca y el río Ranchería”, asegura Luis Madriñán, director de Gestión Ambiental de la empresa.

Explica que entre los animales identificados se han encontrado 154 tipos de insectos, 120 de aves, 58 de anfibios y reptiles, 32 de peces y 30 de mamíferos. “Entre todos destacan los cuatro avistamientos de jaguar, entre los que hay un cachorro, lo que confirma que el arroyo mantiene las condiciones idóneas para que esta especie, indicadora del buen estado del ecosistema, encuentre refugio, agua y alimentación”, indica.

Dice que “hoy más que nunca el arroyo Bruno está muy vivo y lo demuestran las más de 390 especies de fauna como el tigrillo y el venado, así como más de 70 especies de plantas nativas presentes en la zona”.

“Que nos devuelvan el viejo cauce del arroyo”, Luis Misael Socarrás, líder wayuu.
Este es el nuevo cauce del arroyo Bruno de La Guajira, que fue intervenido por Cerrejón hace cuatro años.

Según Madriñán, las familias de plantas encontradas en el cauce actual son las de mayor importancia ecológica para el Bosque Seco Tropical. Recientemente en un webinar denominado “Minería y Medio Ambiente: un aporte a la conectividad del Caribe colombiano”, Julia Miranda, exdirectora de Parques Nacionales y quien estuvo visitando el Bruno, manifestó: “Lo que se encuentra en los procesos de restauración y la ciencia que se está aplicando a la recuperación de los suelos es muy emocionante. Lo que veo es una minería bien hecha, responsable, que genera beneficios para Colombia, las comunidades locales y para el medio ambiente”.

Nada de esto ha convencido a quienes siempre se han opuesto a las obras en el Bruno.

Esta es la vegetación que se puede apreciar en el nuevo cauce de este cuerpo de agua de La Guajira.

“Que devuelvan el cauce natural”

Luis Misael Socarrás Ipuana exige “que el arroyo Bruno retorne a su cauce natural”. Él es un líder wayuu y defensor de los derechos humanos, quien habla de manera contundente para defender el arroyo que  nace en la parte alta de la Serranía del Perijá y se encuentra en los límites entre los municipios de Maicao y Albania.  

Ha realizado varias visitas a la obra, junto a autoridades ambientales y expertos, después del fallo  de tutela SU698 de 2017 de la Corte Constitucional en el que se ordenó que se suspendieran actividades porque había dudas en el proyecto que debían aclararse.

“Hasta que no se cumpla la exigencia de revertir el cauce, no seguiremos con los demás puntos”, asegura.

La Contraloría General de la República publicó un informe en septiembre del año pasado en el que informa que en cumplimiento de esa tutela se encontraron fallas en la gestión del Ministerio de Ambiente, de Corpoguajira y de la ANLA.  

“Están impidiendo que se mitigue la amenaza de vulneración a los derechos a la salud, al agua y la seguridad alimentaria de las comunidades indígenas afectadas por el proyecto de desviación del cauce del arroyo Bruno, en La Guajira, por parte de  Cerrejón, amenaza que fue reconocida por la Corte Constitucional en su Sentencia SU698/17”, se indica en el documento.

Coinciden con Socarrás en el hecho de que no se hubiera decidido retornar las aguas del arroyo a su cauce natural y mantener el desvío “con base en información débil, superficial, deficiente y parcializada, sin generar espacios de participación, ni considerar el daño irreversible que puede significar a la población que interactúa con dicho ecosistema”.

“Cerrejón no consultó a todas las comunidades y además todos los estudios que muestra  son del nuevo cauce, pero no informan sobre el daño ambiental y ecológico que hicieron en el cauce natural”, agrega el líder.

Las incertidumbres o dudas que planteó la Corte Constitucional deben ser resueltas en los próximos meses, pero esta lucha está muy lejos de terminarse, ya que los líderes están firmes en su propósito de que el cauce vuelva a su estado inicial y están respaldados por varias organizaciones nacionales e internacionales.

Cerrejón, por su parte, confía en poder convencer al alto tribunal de que, a pesar de haberse dado la intervención, el Bruno mantiene condiciones idóneas.

Incertidumbres 

En el fallo explicó que las dificultades e incertidumbres están relacionadas con las consecuencias de intervenir un bosque seco tropical, el estado del ecosistema de bosque seco tropical en el país; los efectos del cambio climático y del calentamiento global en La Guajira, así como las consecuencias de intervenir un escenario vulnerable a estos fenómenos; el tipo y magnitud de las intervenciones que se han efectuado con ocasión de las actividades extractivas que ahora dan lugar a la desviación del Arroyo Bruno, y los efectos de las mismas en los ecosistemas; las intervenciones que históricamente Cerrejón ha efectuado sobre los cuerpos de agua de La Guajira, así como las que tiene proyectadas actualmente y sus efectos; la garantía de las funciones culturales, de abastecimiento, regulación y mantenimiento que cumple el arroyo Bruno, y el impacto que la desviación podría tener en cada una de estas, el impacto aguas arriba que podría tener la desviación del arroyo Bruno y el valor biológico de la cuenca en el contexto del Plan de Ordenación y Manejo de Cuenca Hidrográfica del Río Ranchería.

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Arroyo Bruno
  • cauce
  • cerrejon
  • líderes wayuu
  • comunidad wayuu
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web