El Heraldo
La secuencia muestra cuando José Ricardo Soto llega al hospital, conducido por policías; Luego, el arribo de Angelo Conti y la camioneta con los dos sujetos; la salida de los uniformados y los cuatro particulares, y el retorno cuatro minutos más tarde de estos últimos al centro asistencial.
Judicial

Familia denuncia negligencia médica y policial en caso de joven en coma

Desatención y presuntos malos tratos quedaron registrados en video.

El universitario José Ricardo Soto López, de 22 años, permanece al borde de la muerte desde el sábado el 23 de mayo. “La única explicación que dan los médicos es que no ha muerto por la mano de Dios”, aseguró ayer en la tarde su padre José Soto Berardinelli, empresario y exdirigente político, a las afueras de la Clínica General del Norte.

El joven, estudiante de Derecho en la Universidad Autónoma del Caribe, completa 11 días en una cama de la unidad de cuidados intensivos, el mismo tiempo que su familia tiene sin saber con certeza las causas de su delicado estado de salud.

La única pista es un video de 14 minutos revelado ayer por el diario El Espectador en su portal web. Fue grabado por cámaras de seguridad del Hospital de Puerto Colombia, uno de los municipios del área metropolitana, ubicado a 30 minutos de Barranquilla.

La cinta, con comentarios de lo sucedido, muestra a dos policías cuando arriban a la 1:18 de la tarde del sábado al centro asistencial, junto con Soto en medio de ambos, a bordo de una moto patrulla.

Al frenar el vehículo, se observa que el universitario cae al suelo. Para Soto Berardinelli, el patrullero parrillero empuja a su hijo. El coronel José González Fariñas, comandante operativo de la Policía Metropolitana, aseguró que el uniformado indicó que el joven se cayó mientras descendía de la motorizada.

EL AMIGO Y DOS MÁS

Sentado en el pavimento, José Ricardo se arrastra hacia atrás con ayuda de sus manos, hasta que los policías lo levantan e ingresan al Hospital.

En ese momento, a 15 segundos de la 1:19, aparece un joven vestido de camiseta blanca, bermuda beige claro y chancletas. La Policía y familiares de Soto lo identificaron como Ángelo Conti, amigo suyo desde la infancia.

A los pocos segundos arriba una camioneta Toyota Hilux, color gris. Como copiloto desciende un hombre grueso, vestido de camisa blanca con estampado en el pecho, bermuda negra y chancletas. Y como conductor se baja otro de contextura similar, vestido de camisa azul, bluejeans y zapatos oscuros. Ambos también entran al hospital.

Una cámara interna del puesto de atención médica muestra que enfermeros, enfermeras y pacientes presencian la entrada de los policías con el joven, quien vestía camiseta blanca de cuello, pantalón café y zapatos oscuros.

Soto caminaba de espaldas, tropieza a un hombre sentado en una silla y él se recuesta a dos puestos de este. Después ingresan los uniformados, Conti y los dos ocupantes de la camioneta.

En los dos minutos siguientes –1:20 a 1:22–, Conti permanece sentado al lado de Soto, mientras los dos hombres gruesos conversan con los policías frente al hospital.

Por lo que muestra el video, los dos sujetos convencen a los uniformados de llevarse a José Ricardo.

Una vez el conductor (camisa azul) regresa a la Hilux y la mueve unos metros para no obstaculizar más el acceso, Conti toma del brazo izquierdo a Soto y se lo lleva hacia la camioneta. A la 1:23, los policías se van el centro de salud.

CONVULSIÓN Y DESIDIA

La cámara externa del hospital grabó a la 1:27 el retorno de la Toyota. Previo a que la puerta del copiloto se abriera, transcurrieron 10 segundos y, en un momento, la camioneta se bambolea como si dentro hubiese una pelea.

Al descender del vehículo, el copiloto –camisa blanca con estampado– abre la puerta trasera derecha y, al percatarse de que Soto forcejeaba con Conti y se resistía, le hace una llave en el cuello y lo saca a la fuerza. Conti se baja luego con tranquilidad y entra al centro asistencial.

La cámara interna muestra que el copiloto lanza bruscamente a Soto al suelo y retorna a la Toyota, ante la mirada otra vez de enfermeros, enfermeras, un médico y pacientes. Luego aparece Conti, quien le estira su mano a Soto, pero poco esfuerzo hace por levantarlo.

En el piso, el universitario mueve sus piernas y también la cabeza de lado a lado. En un instante se aferra a la pierna izquierda de Conti, pero este se suelta e intenta cargarlo para sentarlo en una de las bancas. Soto, empero, cae de nuevo al piso y se abraza a uno de los asientos. 

Transcurre minuto y medio sin que el médico o los enfermeros le brindaran atención. El galeno –vestía uniforme rojo– se va por un pasillo y no regresa, de hecho. Al marcar la 1:30, una enfermera que sale a ver qué ocurría, cruza unas palabras con Conti.

El amigo de infancia de Soto lo levantó entonces con ayuda de un hombre y lo llevan a una camilla.

REMISIÓN A CLÍNICA

José Soto Berardinelli cuestiona el desempeño del personal médico del Hospital de Puerto Colombia y asegura que hubo demora en el traslado de su hijo a un centro asistencial de mejor nivel.

José Soto Beradinelli, padre del joven, habló con los medios a las afueras de la Clínica General del Norte.

La Policía dio a conocer que la remisión del universitario solo se hizo a las 4 de la tarde. Su destino fue la Clínica General del Norte, donde ingresó a las 5 “por consumo de cocaína”, indicó el coronel González. (Ver recuadro)

Su progenitor aseguró que la historia clínica del joven enseña que sufrió una falla multiorgánica . Y que desde el 23 de mayo ha sufrido convulsiones, tuvo siete paros cardiorrespitatorios, ha requerido transfusión de sangre, respira con ayuda de un ventilador, y necesita de diálisis porque sus riñones no funcionan.

“Mi hijo fue víctima de una negligencia estatal enorme”, manifestó Soto Berardinelli, quien ya presentó una denuncia ante la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de la Fiscalía.

“Comunidad lo auxilió”

Hospital de Puerto Colombia, donde fue grabado la negligencia médica de la que fue víctima a Soto.

El coronel José González Fariñas dio a conocer la versión  de uno de los patrulleros que llevaron a Soto al Hospital. “Del barrio San Carlos (de Puerto Colombia) llaman a la patrulla del cuadrante, esta acude y allí hay un joven que no era del lugar y se estaba echando agua en la cabeza, la comunidad lo había auxiliado”. Negó además que Conti y sus acompañantes se llevaran a la fuerza al joven. “José Ricardo dice que se va con él (Conti)”.

EL HERALDO intentó entrevistar ayer a Alicia Rueda, directora del Hospital. Reporteros de este diario la esperaron 45 minutos, pero luego de una reunión con personal del mismo salió hacia las 7 p.m. por una puerta distinta, subió a un carro y se fue.

 

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.