Últimas noticias

13:13

Éxitos como ‘No me platiques’, ‘T...

13:07

Para los astrónomos, se trata de un “mundo frío y oscuro”:...

12:23

“Evidentemente es una mala noticia. James es un jugador muy...

El poeta antioqueño Darío Jaramillo.
12:15

El premio busca exaltar la obra completa de un poeta vivo,...

12:14

En la mañana de este miércoles, Electricaribe anunció que...

El argentino Fernando Batiste, el técnico Harold Rivera y el defensor Andrés Rodríguez durante la conferencia de prensa.
11:58

El equipo bananero viaja a Pereira con una nómina alterna y...

11:49

Después de cuatro años de espera la obra ya se encuentra en...

Lewis Hamilton, pentacampeón de Fórmula 1.
11:44

El británico preferiría un aumento del número de...

11:34

Las compras externas del departamento tuvieron una...

María Elia Abuchaibe, gerente de Camacol Atlántico.
11:33

Ante el posible conflicto de interés que podría tener María...

Emiro Cerro y Yerlin Galindo, en una feria ganadera.
Emiro Cerro y Yerlin Galindo, en una feria ganadera.
Emiro Cerro y Yerlin Galindo, en una feria ganadera. Foto por: Cortesía.

La muerte de Emiro Cerro, una historia de traición que sigue viva

En Buenavista, Sucre, tierra del ganadero, la comunidad habla sobre las capturas de la pareja de la víctima y de su hombre de confianza, vinculados a la investigación.

El titulo es:La muerte de Emiro Cerro, una historia de traición que sigue viva

En Buenavista, Sucre, tierra del ganadero, la comunidad habla sobre las capturas de la pareja de la víctima y de su hombre de confianza, vinculados a la investigación.

Los apacibles días que caracterizaban a Buenavista, un pueblo a escasos kilómetros de Magangué (Bolívar) pero de territorio sucreño, quedaron atrás desde la captura  de los tres presuntos implicados en la muerte del ganadero Emiro Cerro, reconocido por sus animales de lidia.

“En sí su muerte fue un golpe, porque él ayudaba a todo el que lo necesitaba, además hacía pequeñas corralejas en su hacienda ‘La Tentación’, donde todos teníamos entrada gratis. Y además por quienes estuvieron detrás de eso”, dijo un nativo.

Hace unas semanas, la Policía llegó a Buenavista a capturar a dos de los presuntos implicados, Mauricio Sierra Payares, el conductor de Cerro, y un joven de 17 años, cercano a su familia.

La gente quedó despavorida cuando vió llegar a la zona cuatro patrullas para realizar el procedimiento. Muchos pensaron que se trataba de algún jefe bacrim o algo por el estilo, aseguró un testigo. 

Cuando esto sucedía en Buenavista, en el barrio Venecia de Sincelejo era capturada de manera simultánea Yerlin del Carmen Galindo Durán, de 37 años, esposa de Cerro y madre de sus últimos hijos, de 19 y 12 años.

Emiro y Yerlin

La historia de amor de los Cerro Galindo comenzó cuando la joven tenía 15 años y estudiaba en el Colegio Departamental de Bachillerato de Buenavista. Años antes, ella había venido procedente de Venezuela con sus hermanas menores y, tras la muerte de su mamá, quedaron al cuidado de sus tíos.

Contra viento y marea, a sus 16 años, Yerlin se fue a vivir con el ganadero, que para ese entonces tenía 48. Sin embargo, dicen allegados, no se veían mal, porque la joven siempre aparentó mayor edad.

Ella, una joven amistosa y de buenas relaciones, se movía en el círculo socialque vivía justo en el marco de la plaza, lo que en los pueblos es lo mismo que andar con “gente de clase”. Él un hombre divorciado, heredero de una de las más grandes fortunas de Sucre; era el segundo hijo del cacique y gamonal conservador Emiro Cerro Arrieta (q.e.p.d.), ex representante a la Cámara y muy cercano a los expresidentes  Misael y Andrés Pastrana.

La mayor parte del tiempo a la pareja se le veía junta. Sus días transcurrían entre Sincelejo y Buenavista. Cerro no había optado por la política; dedicaba sus días a la ganadería y al cuidado de sus haciendas: ‘La Tentación’, ‘Barro Blanco’, ‘Cartagena’, ‘La Pista’, ‘La Montañita’ y otras en la ribera del Magdalena, donde se crían una de las más importantes ganaderías de la Región Caribe, ‘La Tentación’.

A lo largo de su relación se dieron varias separaciones, una antes de la muerte del ganadero, pero al tiempo se les volvió a ver juntos.

En medio de los vaivenes de la relación de los Cerro Galindo, en el pueblo, uno de los más pequeños de Sucre, era conocido que el ganadero tenías más mujeres y últimamente se rumoraba que entre su esposa y su conductor había una relación, algunos consideraban que evidente, otros que se limitaba a un asunto laboral.

Otros en la comunidad  aseguraban que la familia Cerro tenía conocimiento de la relación paralela de Galindo, incluso uno de los 3 hijos mayores del ganadero, y así fue dado a conocer por la Fiscalía en las audiencias preliminares de la viudaque se iniciaron la última semana de septiembre junto con la de Sierra.

“El hijo de la víctima, Marco Antonio Cerro, manifestó que había escuchado rumores de que entre Galindo y Sierra había una relación sentimental”, dijo la Fiscalía Novena Seccional de Corozal, a cargo de Wilson Cohen.

Su muerte

El 11 de junio de 2016, Cerro fue hallado muerto en la vía que de Buenavista conduce a Magangué, en el sector de Juan Arias, al frente de su hacienda ‘La Tentación’. En ese momento los medios registraron que el ganadero había sufrido un infarto y el vehículo en el que se movilizaba tuvo una falla eléctrica y se incendió.

Esta hipótesis fue “aceptada” por quienes leyeron, escucharon o vieron la noticia ampliamente registrada en los medios de comunicación, pero entre sus coterráneos la percepción fue otra: “A ese cuento le falta un pedazo”, decían en Buenavista.

Les parecía raro que nadie hubiera escuchado ni visto nada, y que un hombre que le había servido tanto al pueblo no tuviera a nadie que lo socorriera.  

Pasadas las nueve noches de Cerro, no se volvió a hablar de una muerte accidental: en Buenavista afirmaban que se trató de un homicidio. “A don Emiro lo mataron”, repetían. 

Estos rumores fueron corroborados por la Fiscalía Novena Seccional de Corozal, que en las audiencias preliminares contra Galindo y Sierra relató que el 10 de junio, Cerro, su conductor y un joven de 17 años llegaron a la finca ‘La Montañita’ a entregarle dos pimpinas de ACPM al tractorista.

Sierra solo le entregó una pimpina, por lo que el tractorista le dijo a Cerro que hacía falta más, y este prometió traerla más tarde, sin percatarse de que la faltante estaba en la parte de atrás, al parecer, con un fin macabro.

Al salir de la finca con sus dos acompañantes, Cerro llamó a uno de los empleados de ‘La Tentación’ a preguntarle qué comida había hecho, y él le respondió que carne desmechada con arroz, la comida preferida del ganadero. Ante esta tentadora respuesta, Cerro le dijo al trabajador que llegaría al lugar, pero esto nunca sucedió, y desde entonces sus familiares no supieron más de su paradero.

La incertidumbre duró hasta las 7:00 de la mañana del día después cuando una patrulla de la Policía  halló la camioneta Toyota Prado de color gris plateado, de placas AXM-244, metida en una cuneta con las puertas y ventanas cerradas, por lo que tuvieron que abrirlo por detrás, y encontraron el cuerpo sin vida de Emiro.

Desde ese momento la Policía inició sus investigaciones, que poco tiempo después dejaron atrás la primera hipótesis del hecho.

Un testigo, quien pidió reserva de su identidad, que iba en su motocicleta hacia el corregimiento  Juan Arias, Magangué, vio cuando detrás de una camioneta gris se movilizaba muy cerca un hombre en una moto, al parecer el joven de 17 años, de quien creyó iba a cometer un atraco a los del carro y decidió apagar su vehículo y esconderse en un matorral para ver el desenlace.

El testigo vio que el joven atravesó la motocicleta a la camioneta y de esta bajó un hombre blanco y gordo, que, según reconocimiento fotográfico, sería Sierra. Entre ambos, cargaron a un hombre mayor de edad y lo pusieron en el puesto del conductor, el gordo sacó una pimpina de la parte trasera del vehículo que contenía un líquido con el que roció al señor y el carro, y echaron fuego.

“Al hombre mayor se le prendió fuego en la parte de las piernas y con un poncho trató de mitigar las llamas”, le dijo el testigo a la Fiscalía.

Los estudios médicos legales determinaron que el cuerpo de Cerro fue puesto en el lugar de los hechos porque no tenía las características propias de una persona expuesta a altas temperaturas, su posición era desprevenida y no rígida, como suele suceder en estos casos. Los peritos concluyeron que su muerte se dio por asfixia mecánica.

Pero para la Fiscalía las pruebas no paraban ahí. Según su relato, Sierra tomó el mando en la preparación de los alimentos el día del sepelio de su patrón, escogiendo hacer el sancocho, algo que era inusual; minutos después, los demás empleados lo encontraron mojado de la cintura para abajo, aduciendo que se había quemado con el agua caliente, pero no convenció a sus compañeros que testifican que acababa de poner la olla al fogón y era increíble que resultara con quemaduras de segundo y tercer grado como las encontradas en el cuerpo de Cerro.

Lo que más sospecha generó entre los empleados fue que Sierra no quiso ir a un centro asistencial para que le hicieran las curaciones a las quemaduras que supuestamente le había causado el agua del sancocho, por lo que estas se le infectaron y fue solo en ese momento cuando fue al hospital de Magangué.

¿Romance clandestino?

Aldemar Alfaro, defensa de Galindo, dijo insistentemente que esta no tenía una relación con el conductor ni había indicios para creer que participó en el crimen. Pese a ello, la Fiscalía expuso que antes, durante y después del crimen hay un registro de 1.146 llamadas salientes y entrantes entre ellos, mientras que con su esposo, solo 134 veces.

Una de esas llamadas fue una gran prueba para el ente acusador, así como la insistencia de Galindo para que el celular de su esposo le fuera entregado.

En el carro donde fue encontrado el cuerpo de Cerro permanecía su celular, y en una de las conversaciones de WhatsApp con su esposa había unos delatadores mensajes que fueron revelados por la Fiscalía:

Galindo: “A mí me vale m (...) lo que digan los trabajadores de mí”.

Cerro: “¿Es verdad que te comes a Mauro?”.

Galindo: “Ya no quiero vivir más contigo, estoy aburrida de tanta humillación”.

Así mismo el ente acusador sostuvo que cuando Cerro se enteró que su esposa tenía una relación con el conductor, fue evidente su cambio. La empleada doméstica lo notó desganado y triste, y alertó a sus otros compañeros de que estuvieran atentos a Sierra, “que podría matar al patrón”.

La Fiscalía aseguró en todas las audiencias que tiene fotografías que demuestran la relación entre la patrona y el conductor, pero no fueron dadas a conocer.

Amenazas

En las audiencias, la Fiscalía también dio a conocer que Ángel Galindo, hermano de la imputada, amenazó a algunos testigos, entre esos a Jaime Rafael Salcedo, quien aseguró que él le dijo que sabía que lo iban  a llamar a declarar sobre el caso de Emiro Cerro, y dejó entrever que si declaraba en contra de su familiar le iba mal.

Este cúmulo de pruebas, que según el ente acusador son solo algunas de las muchas que tiene, llevaron al Juzgado Promiscuo Municipal de Buenavista, en cabeza de Berta Oviedo Coley, a dictarle medida de aseguramiento en establecimiento carcelario a Galindo, quien no aceptó los cargos por homicidio agravado como determinadora. Sierra, aunque fue llevado a audiencias junto con ella, quedó en libertad en las audiencias de legalización de captura, por un error en la transcripción de su cédula.

El joven de 17 años, el primer procesado, no aceptó cargos por homicidio agravado y fue recluido en un centro de internamiento preventivo. Por ser menor no se tuvo acceso a las audiencias.

Una fuente cercana manifestó que últimamente se le veía andar con el conductor Mauricio Sierra. Incluso, algunos aseguran que en ocasiones le sirvió de acudiente en temas académicos.

Este medio conoció que ya está en firme la nueva orden de captura contra Sierra, y con ello quizá sean revelados los últimos detalles de este crimen que un año después de ocurrido sigue dando de qué hablar.

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Judicial
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1