El Heraldo
Honras fúnebres ofrecidas por uniformados de la Policía Metropolitana de B/quilla al policía José Miguel Tolentino Romero. Suministrada
Judicial

La historia de un agente que murió en cumplimiento de su deber

Durante la persecución de un delincuente en Istmina, Chocó, el agente José Tolentino, de 19 años, perdió la vida en el río San Juan. EL HERALDO conversó con su familia en Barranquilla.

A sus escasos 19 años José Miguel Tolentino Romero dio la vida en cumplimiento de su deber como agente de Policía. El reporte de la institución armada señala que aproximadamente a la 1:20 de la madrugada del pasado martes conducía a un reconocido delincuente, alias Churulana, hacía la Estación para reseñarlo tras haber sido capturado.

Los hechos ocurrieron en el barrio Cachacal, en el municipio de Istmina,  departamento del Chocó, donde el patrullero Tolentino Romero, natural de Barranquilla, se encontraba laborando desde hace tres meses, luego de haberse graduado como agente y ser asignado a ese departamento del Pacífico .

De acuerdo con el reporte, alias Churulana se les zafó a los agentes que lo conducían y para escapar se tiró de cabeza al río San Juan, que por estos días está crecido por las fuertes lluvias que han caído en todo el país, en especial en la región del Pacífico. 

Sin dudarlo, el patrullero Tolentino Romero se lanzó a las  turbulentas aguas detrás del bandido para evitar la fuga.

No obstante, el secretario de gobierno de Chocó, Antonio Yesid Machado, han asegurado que no existe claridad si uniformado se lanzó al río con la intención de atrapar al delincuente o cayó a las aguas accidentalmente.

La cierto es que pasadas 36 horas, el cadáver del policía barranquillero apareció cerca al lugar donde afirman que se lanzó para evitar la fuga de ‘Churulana’, cuya suerte y paradero son un misterio.

El cuerpo de Tolentino Romero fue rescatado con su uniforme de Policía en perfecto estado, incluso portaba el armamento reglamentario, la pistola CZ calibre 9 milímetros.

 

‘Su sueño era ser Policía’. EL HERALDO visitó la casa donde nació y creció el patrullero José Miguel Tolentino Romero, ubicada en el barrio Rebolo, y dialogamos con algunos de sus allegados, quienes pidieron no publicar sus nombres por el dolor que los embargaba.

José Miguel fue recordado como un muchacho con “inmensa vocación de servicio”, tímido, reservado en su vida personal y firme en sus convicciones y con un carácter muy definido.

El barranquillero se graduó como patrullero el pasado 28 de febrero y a mediados de marzo viajó al municipio de Istmina, Chocó, donde fue asignado.

“Él se metió a la Policía porque desde niño quiso eso y uno de sus tíos es policía. Ya grande vio que era una forma de tener una estabilidad y darle estabilidad a su familia, de salir adelante, por eso eligió ese camino”, relató uno de los entrevistados.

El otro sueño de José Miguel era ser futbolista y durante varios años jugó como volante seis, o lateral derecho, en una escuela reconocida de la ciudad y según sus familiares, tenía condiciones para llegar a ser profesional. 

“Lo apoyamos 100 por ciento para lograr cualquiera de los sueños que tenía, incluso curso estudios técnicos de sistemas en el Sena para aumentar sus posibilidades de entrar a la institución y al final lo logró”, relató la fuente.

La última vez que José Miguel se comunicó con sus allegados fue la noche de los trágicos hechos, a las 8:30 en punto, les manifestó que había llegado de la universidad e iba a formar para recibir el turno. Las últimas palabras que le dijeron fue que se cuidara, que estuviera muy pendiente y que Dios lo protegiera.

El sepelio del patrullero José Miguel Tolentino Romero se realizó el pasado viernes en su natal Barranquilla. La Policía le ofreció los honores correspondientes a un héroe de la Patria. El cuerpo fue velado en la capilla La Fe y posteriormente sepultado en el cementerio Calancala.

“José Miguel siempre quiso progresar y era muy centrado en la vida a pesar de ser muy joven, por eso, mientras cumplía con su deber como policía estaba estudiando primer semestre de psicología en la Universidad Politécnico la Gran Colombia”, relató un allegado.

“Dio la vida cumpliendo con su deber, ahora nos toca a nosotros sus familiares y amigos tener fuerza para superar esta perdida. Sabemos que está en un mejor lugar con el padre celestial y desde allá nos ve y nos protege a todos sus familiares”, afirmó uno de los entrevistados.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.