El Heraldo
Las nuevas Caravanas por la Vida están integradas por al menos 40 uniformados y funcionarios públicos.
Cortesía
Judicial

Caravanas por la Vida: renacer de una estrategia ya conocida

Tras el pico de homicidios que se registró en septiembre, la Policía y el Distrito alistan estrategias para reducir la criminalidad.

A las 4:00 de la tarde de ayer, 15 uniformados de la Policía Metropolitana de Barranquilla y otros 25 funcionarios del Gobierno distrital salieron a hacer un recorrido que, apenas en su tercera “edición”, ya genera grandes expectativas para las autoridades y, sobre todo, para los barranquilleros.

Se trata de las ya conocidas Caravanas por la Vida, una estrategia que las autoridades armadas y administrativas reactivaron con un solo objetivo: reducir la tasa de homicidios que se disparó en los últimos tres meses y que dejó un septiembre bastante lamentable para la ciudad.

“Hemos trabajado varias actividades fuertes de manera anónima, pero que no han dado resultados tangibles aún. Esperamos que con las Caravanas por la Vida, con un nuevo enfoque, podamos contener y disuadir los homicidios en los próximos meses”, explicó el general Ricardo Alarcón Campos, comandante de la Policía Metropolitana, sobre la estrategia.

Ya en días pasados el oficial había admitido que en el último mes se habían registrado homicidios en todos los municipios del área metropolitana, exceptuando Puerto Colombia, donde aún está por confirmar si la muerte de una mujer fue voluntaria o no. También dijo que “el comportamiento frente a las capturas y la reacción ante los delitos, en el caso institucional, está muy bajo”, presentando una reducción de alrededor del 50% en ciertos delitos.

Es precisamente debido a ello que se tomó la decisión de reactivar las Caravanas por la Vida, en las que participan miembros de la Policía, las secretarias de Gobierno, Salud y Espacio Público, el inspector general, comisarías de familia, Cuerpo de Bomberos y, ocasionalmente, Migración, entre otros entes distritales. Esta vez, con un enfoque distinto.

Una estrategia conocida

Las Caravanas por la Vida no son propiamente una estrategia nueva, más bien es una bastante conocida. La primera vez que se habló de ellas en Barranquilla fue en enero de 2016, cuando el equipo interinstitucional de las caravanas empezó a realizar actividades de control y vigilancia sobre puntos específicos de la ciudad, durante dos fines de semana por cada mes.

“Antes de la pandemia estaban enfocadas a zonas de esparcimiento y concentración de personas, como discotecas y bares en zonas rosas de distintos sectores de la ciudad. Era ir y verificar que se estuviera cumpliendo toda la normatividad”, explicó el general Alarcón.

Sin embargo, las caravanas tuvieron un giro con la llegada del Covid-19 a Barranquilla y su área metropolitana. El oficial indicó que durante el periodo de aislamiento obligatorio el trabajo estaba enfocado al cumplimiento de los decretos gubernamentales para contener el coronavirus y preservar la salud.

“Con la cuarentena, la problemática de bares pasó a sectores residenciales y tiendas de barrio, en esta ocasión vamos es a llegar a esos puntos, pero con enfoque a la contención del homicidio”, detalló el general.

Cambió la dinámica

Según la Policía, con la de este fin de semana es la tercera semana en la que se implementan las nuevas Caravanas por la Vida, las cuales se han implementado principalmente en el Distrito Cuatro de Policía, que incluye a las estaciones de El Bosque y Ciudadela; el Distrito Seis, con las estaciones de Soledad 2000, Los Almendros y Muvdi; y en Malambo, donde las últimas semanas se ha disparado la criminalidad.

“Lo que hacemos es entrar a los lugares en los que han sido recurrentes las fiestas clandestinas y los homicidios, Allá no llegábamos anteriormente porque sucedía que, de las discotecas, se generaban homicidios en otras partes de la ciudad. Ahora como la problemática se nos trasladó a esos puntos, y obedeciendo a las problemáticas del exceso de bebidas embriagantes e intolerancia, nos trasladamos directamente allá”, dijo el comandante de la Mebar.

Es por ello que, de hacer una caravana que recorría varios puntos de Barranquilla y su área metropolitana, esta vez hay seis Caravanas por la Vida para el Distrito Cuatro, tres para el Distrito Seis y una para Malambo, las cuales operan desde las 4:00 de la tarde del jueves hasta las 3:00 de la mañana del lunes, todos los fines de semana.

“Los resultados aún no se han dado. Pese a que esta es la tercera caravana, septiembre es el pico más alto de homicidios que tenemos, pero también sabemos que hay otras condiciones que han afectado para que se presenten las cifras que hoy tenemos. Por eso hoy el objetivo, más que nunca, es reducir los homicidios y contener la tendencia a la alza de los mismos”, reiteró el general.

Prevención e incentivos

Las Caravanas por la Vida no son la única estrategia que la Policía implementaría para contener el homicidio en el área metropolitana de Barranquilla. El general Alarcón indicó que, paralelo al trabajo de estas durante los fines de semana, se realizarán actividades de prevención de lunes a jueves, con el fin de reforzar las operaciones policiales.

“Algunas de las actividades se orientan a la recuperación de espacios íconos para el consumo de estupefacientes y la comisión de otros delitos, así como el restablecimiento de los equipos de Policía Cívica de Menores, entre otras estrategias preventivas”, dijo.

También aseguró se planean cuatro operaciones más que permitirían la captura de fuertes actores delincuenciales, entre ellos un hombre al que se le atribuyen cuatro asesinatos en Malambo.

De manera extraoficial, EL HERALDO conoció que el Comando de la Policía Metropolitana ofrece un incentivo de $100.000 para los cuadrantes de Policía que presenten importantes reducciones de homicidios en la próxima semana.

Cayeron ‘Raúl el Cabezón’ y otros tres

Luego de una larga investigación, los miembros del Grupo de Acción Unificada contra el Secuestro y la Extorsión capturaron a  los ‘Renacer Papalópez’. En total, fueron cuatro los aprehendidos, entre ellos el presunto cabecilla de esta organización criminal que tenía un amplio radio de acción en el suroriente de esta capital.

Se trata de Raúl Onasis Bornacelly González, alias el Cabezón, quien tiene 15 anotaciones judiciales por concierto para delinquir y homicidio.

Alfonso Elles Fernández, alias Pingui, es señalado como el segundo al mando y entregaba órdenes desde Malambo. Además, se conoció que presuntamente llevaba dos años dentro de la banda que sembraba miedo entre comerciantes con los cobros extorsivos.

‘Mosquito’ es señalado de ser el encargado de cobrar las extorsiones en Barranquilla y su área metropolitana. A Rafael Chávez Bueno lo acusan las autoridades de delitos como extorsión, concierto para delinquir agravado, tráfico ilegal de armas, entre otros.

Mayra Alejandra Freyle Herrera y Deimer Cassiani Zarco, alias el Lindo, eran, de acuerdo con la indagación, los encargados de cobrar el dinero a los comerciantes que ‘El Cabezón’ y ‘El Pingui’ ordenaban extorsionar.

La captura de estos presuntos miembros de la banda se dio en el marco de la operación ‘Faraón’, desarrollada por el Gaula de la Policía en coordinación con la Fiscalía 12 Especializada en el suroriente de Barranquilla. También incautaron una pistola marca Glock con dos proveedores y 34 cartuchos.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.