El Heraldo
Tribunal Federal Especializado, en São José dos Campos, donde se lleva el proceso.
Tomada de Cobap
Judicial

Barranquillera busca a su hijo desaparecido en Brasil

Según Cristina Escamilla Zabaleta, el papá tiene al niño desde 2018, pero se niega a entregarlo.

Cristina Escamilla Zabaleta dice que ha dado la pelea en todos los escenarios posibles, en los últimos dos años, para poder reencontrarse con su hijo. “Mi voz se ha sentido en las redes sociales, entidades y juzgados nacionales e internacionales con una única misión: lograr volver a ver a mi pequeño”, dice.

A través de una llamada de WhatsApp, la mujer de 43 años se oye tranquila, lejos de lanzar alguna palabra que suene a odio, venganza o castigo. “Lo menos que quiero son consecuencias negativas en todo esto”, afirma Cristina, quien se encuentra en el estado de São Paulo, luego de que una orden judicial fallara a su favor para recuperar al niño.

“Hace exactamente dos años, a inicios de noviembre, yo atravesaba por una emergencia, mi hijo mayor (fruto de una antigua relación) estaba enfermo, hospitalizado, y quien era mi esposo para ese momento me dijo que para que yo estuviese tranquila se llevaría a nuestro hijo por unos días a Brasil a ver a sus abuelos. Nosotros estábamos en proceso de divorcio, pero en buenos términos, yo le di el permiso de salida del niño y quedó que el 26 de noviembre de 2018 lo traería de regreso. En ese momento le dije que cuando llegara firmábamos el mutuo acuerdo del divorcio. Cuando la fecha del retorno se acercaba me dijo que si no regresábamos a vivir no me traería al niño, pero yo me mantuve firme y él no retornó con el niño”, cuenta la mujer nacida en barranquilla y médico de profesión.

Durante varias semanas, narra Cristina, trató de negociar con el padre de su hijo de 5 años para que lo trajera en buenos términos y, a mediados de diciembre de 2018, acudió a una oficina del ICBF a buscar asesoría. Allí le solicitaron una serie de documentos, que debía traducir al portugués. Para ese momento Cristina residía en Medellín, pero tenía la intención de radicarse en Barranquilla.

“En la oficina del ICBF me dijeron que hasta que no estuviese radicada en Barranquilla no procederían con las acciones y que durante ese tiempo intentara negociar con el padre de mi niño”, relata la mujer, quien asegura que las dificultades en la relación hacían imposible que regresaran. “Yo había sido víctima de violencia psicológica por parte de él y no cedería con chantajes”.

Una demanda

En abril de 2019 la mujer presentó, con la ayuda del ICBF, una demanda ante la Autoridad Central Administrativa Federal de Brasil bajo el argumento que plantea la Convención de La Haya sobre los Aspectos Civiles del Secuestro Internacional de Niños, y que establece la protección del niño a nivel internacional de los efectos derivados del cambio de domicilio o retención ilícita, así como establece los procedimientos para garantizar el regreso del menor a su residencia habitual.

Con base en lo anterior, una sentencia del Tribunal que llevaba el caso otorgó protección “de emergencia al menor” y le prohibió al padre del niño salir de Brasil sin autorización expresa de un juzgado. Igual medida fue decretada contra el menor, pues, no podría salir de ese país en compañía de cualquier persona, sin la autorización del Tribunal.

La decisión judicial, según la mujer, determinó también la incautación de todos los pasaportes (brasileños y colombianos) del menor y su padre y ordenó una audiencia de intento de conciliación que no dio frutos, por lo que se activó un proceso judicial.

Otra instancia

Durante ese proceso, las autoridades determinaron que el padre del menor “había manipulado el trámite de salida” del niño en noviembre de 2018.

“El permiso de salida que él radicó (papá del niño)tenía fecha de salida del país 2 de noviembre, pero no tenía fecha de retorno. Al parecer fue manipulado por el padre, pues  salió del país con un permiso sin fecha de retorno, pero con tiquetes para regresar el 26 de noviembre de 2018. Además, el papá del niño en el apartado de ‘Asunto de viaje’ colocó: encontrar familiares y parientes”, detalla Cristina, quien agrega que la entidad migratoria “no verificó” si, en efecto, la mujer había salido de Colombia para radicarse en Brasil. 

Sin embargo, el padre del menor respondió a la demanda que existía el consentimiento de la madre con el traslado del niño a Brasil. El hombre también señaló que su hijo era víctima de violencia doméstica, por lo que el tribunal ordena “peritajes psicológicos” al menor para comprobar las supuestas acusaciones del hombre.

Todo eso comprueba que el papá del niño estaba mintiendo, pero pasó un largo tiempo en esos trámites hasta que llegó la pandemia que paralizó todo”, relata Cristina.

El Tribunal puso como fecha el 26 de octubre pasado para fijar una decisión en el proceso, es así como la juez dicta sentencia a favor de Cristina y  determinó que la retención del niño en Brasil “era ilícita”.

En la decisión el Tribunal señala que la Autoridad Central Administrativa Federal de Brasil “debe proveer lo necesario para el cumplimiento de la urgencia concedida”.

La mujer afirma que la decisión también determinó que “el menor debía vivir con su medio hermano y su madre, pues mantener al niño físicamente distante de la figura materna podría dar lugar a una ruptura emocional”.

También se emitió la orden de allanamiento y de aprehensión del menor para entregárselo a su mamá.

Un traslado

Una vez que Cristina fue notificada de la decisión le preguntaron si estaba en la capacidad de trasladarse a Brasil para buscar al niño, a lo que ella dijo que sí.

“Me pidieron que me trasladara a São José dos Campos para realizar el proceso de allanamiento que se daría el pasado 3 de noviembre. Cuando llegamos a la casa del papá del niño, en Caçapava, nos recibió un tío de él y nos informó que el pasado domingo el hombre montó todas las maletas a un carro y se había ido del lugar”, cuenta la mujer

Cristina señala que ayer acudió al Juzgado Primero Federal de São José dos Campos para que ordene la búsqueda del menor y de su padre a través de una alerta de Interpol.

“Lo que más miedo me da es que el papá del niño tiene un trastorno psicológico que le detectaron en 2014. Yo no quiero que se lo lleven preso, sino que se lo lleven a un lugar donde le puedan brindar la ayuda psiquiátrica que requiere y que me devuelva al niño”, expresó Cristina en diálogo con este medio.

Agradeció a las autoridades colombianas que durante todo este tiempo le han colaborado y pidió ayuda para que “no la abandonen” para poder abrazar a su hijo nuevamente.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • barranquillera
  • Brasil
  • busqueda
  • busqueda de familiares
  • demanda
  • hijos
  • ICBF
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.