El Heraldo
El dúo artístico compartiendo escenario y demostrando su talento.
Entretenimiento

La ‘Sabrosura Tropical Gurmé’ de Linica y Kraken

Los artistas costeños tocaban en las calles de EEUU y sus tres hijos heredaron su música.

Seis meses de embarazo tenía Lina Rodríguez cuando se aventuró, por primera vez, a cantar y tocar con instrumentos orgánicos, como un balde y sillas, en las calles de Las Vegas (EEUU), junto a su esposo Alberto Pérez.

Linica y Kraken, como se conocen artísticamente, experimentaron la pasión de hacer lo que más les gusta desde un escenario distinto, dejando a un lado la vergüenza y abriendo paso a la osadía de convertir un reto difícil, en uno de los momentos más enriquecedores en sus vidas.

Desde ese entonces, Linica, que esperaba su primera hija, hizo de las calles de Las Vegas, la tarima para mostrar su talento y obtener ingresos junto a su esposo quien además es músico de su agrupación y el productor musical de Lina.

Hasta los últimos días de su embarazo, la artista de Aguachica, Cesar, estuvo llevando los sonidos caribeños y tropicales que interpreta a uno de los lugares más transitados en Estados Unidos. Los dolores de parto los tuvo en las calles y fue en Las Vegas, donde nació Luna del Mar.

A sus 27 años, Lina Rodríguez, es artista y mamá de tres hijos: Luna del Mar, Adam y Salvador Ángel. Este último nació en medio de la pandemia, le tocó “parir con tapabocas”; al segundo lo trajo al mundo de la misma forma que a Luna, en las calles de Estados Unidos, tocando y cantando.

“La experiencia de tocar en las calles ha sido algo muy enriquecedor, toqué embarazada hasta el último momento en las calles de Las Vegas cuando iba a tener mi primera hija, Luna, toqué con dolores de parto afuera de un casino con instrumentos orgánicos como sillas, las hojas del piso y uno que otro que llevábamos nosotros con los que interpretábamos estos sonidos caribeños. También pasó exactamente lo mismo con mi hijo Adam, fuimos a tocar en las calles del Subway de Nueva York con muchísimo frío y me dieron los dolores, entonces eso lo hizo algo complicado, pero no dejo de pensar que fue una de las experiencias más grandes y divinas que he vivido”, indicó la costeña.

Lina y Alberto junto a sus tres retoños.

Influencia musical

Para Linica y Kraken, sus tres hijos se han convertido en el impulso diario para salir adelante. Son una familia musical, viven de ella y son felices de poderles transmitir eso a sus niños para que ellos también sean influenciadores de sus letras y composiciones.

Lina y Alberto, ella abogada y él psicólogo de profesión decidieron emprender el camino de la música como su verdadero sueño y prospecto de vida de la mano de sus tres hijos.  

“‘Sabrosura Tropical Gurmé’ es nuestro género y será el primer álbum que haremos, viene con un toque estilizado y con proyección internacional. Quiero que la música caribeña la escuche muchísima más gente, que puedan bailar y sentirse bien. Hago música para que se olviden de todos los males y todos los pesares. Mi influencia es Joe Arroyo y su sabrosura. Respeto y consumo su música y busco incorporar algunos de sus sonidos a mis composiciones”, afirmó Lina.

‘Batalegüe’ fue la canción con la que Linica se dio a conocer y supo que era el Caribe lo que quería representar en sus producciones. Sonidos africanos y un video grabado en Palenque fue la primera experiencia real de su repertorio.

“Para mí los sonidos africanos es la raíz de donde sale nuestra música. Me encanta cuando con el lenguaje universal podemos hacer un llamado y siempre hacemos un homenaje en nuestros shows a ellos, los africanos. Siento algo demasiado lindo, porque es como ir al principio, donde todo empezó y cuando hice mi primera canción ‘Batalegüe’, la grabé en Palenque y quería sonidos africanos y mostrar la diversidad de nuestro país. Hacer la fusión dio un gran resultado”, añadió.

Como pareja, son uno. “Linica no podría existir sin Kraken”, pues es él la cabeza, dirección y producción de lo que Lina interpreta y, además de ser esposos, son colegas, amigos y socios.

Más retos

Han construido durante años lo que es hoy su agrupación y han hecho de su familia, el motor principal para salir adelante. Los hijos no han sido un obstáculo en sus carreras, por el contrario han cosechado mayores éxitos desde que ellos nacieron. Salvador Ángel, su último pequeño, nació en medio de la pandemia, una época dura pero que lograron sobrellevar y salir adelante.

Según Linica, también tienen sus momentos de caos, pero alcanzaron un equilibrio para poder seguir haciendo música y dedicarles el mayor tiempo posible a sus tres niños.

“Antes de ellos simplemente lo que había era sueños e ilusiones, ahora tengo la certeza de que lo que sueño puedo lograrlo, son mi impulso y mis ganas de salir adelante. El hecho de tener un concierto y a veces no tener con quién dejarlos, no me impide nada, al contrario me los llevo, cuando tocaba embarazada, me llevaba a Luna y estaba en su coche y se unía a la travesía de tocar con mamá y papá. Siempre les hemos mostrado el camino del arte porque es el ejemplo que les hemos dado, pero que ellos decidan lo que quieren ser”.

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • costeños
  • música
  • albumes
  • EEUU
  • artistas
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.