El Heraldo
Hansel Vásquez
Cesar

Indígenas de la Sierra Nevada buscan proteger su territorio sagrado

Arhuacos, wiwas, koguis y kankuamos comienzan en el Consejo de Estado la defensa de sus dominios ancestrales amenazados.

Los cuatro pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta: kogui, arhuaco, wiwa y kankuamo, iniciaron la defensa de sus límites ancestrales ante el Consejo de Estado, para evitar la afectación de sus resguardos y territorios sagrados. Con lo que han llamado la Línea Negra, los nativos buscan poner freno al avance de obras y proyectos civiles que atentan contra su estabilidad cultural, ambiental y territorial.

 “Hoy radicamos una serie de acciones legales ante el Consejo de Estado para proteger y respaldar la legalidad del Decreto 1500 de 2018, que reconoce la Línea Negra (Séshizha), y que está bajo ataque por una demanda”, señalaron estas comunidades.

El miércoles el artista samario Carlos Vives se unió al clamor de las etnias al lanzar la campaña #1500Latidos, en atención al mencionado decreto.

La Organización Nacional Indígena de Colombia –ONIC– informó que existen más de 200 títulos y solicitudes mineras para desarrollar en el macizo.

Para las comunidades indígenas esta demanda, que busca la nulidad del Decreto, se encuentra en la Sección Primera del Consejo de Estado, y “ha utilizado una serie de mentiras y falsas interpretaciones sobre el alcance del mismo, para desnaturalizarlo y desconocer la lucha que los cuatro pueblos indígenas de la Sierra Nevada hemos adelantado durante más de 60 años para que la institucionalidad reconociera la importancia ancestral, cultural y ambiental de nuestro territorio.

En defensa de sus territorios presentaron un recurso dentro del proceso de nulidad para defender la medida.

Este Decreto –explican– se fundamenta a partir de los principios de Ley de Origen plasmados en su Documento Madre. A través de un verdadero proceso de consulta previa, los cuatro pueblos indígenas de la Sierra establecieron un diálogo con el Estado colombiano para que su cosmovisión sobre el macizo y la Línea Negra sea reconocida por la institucionalidad.

En compañía del Instituto Colombiano de Antropología e Historia, el Ministerio de Cultura, el Ministerio del Interior, IGAC y miembros de los cuatro pueblos acordaron la redefinición del territorio ancestral en sus 348 sitios y espacios sagrados de la Línea Negra.

Advierten que el Decreto 1500/18 de Línea Negra, expedido en la presidencia de Juan Manuel Santos, busca la protección de su territorio ancestral y los espacios sagrados, así como garantizar el bienestar ecológico de la Sierra Nevada de Santa Marta, La Madre Mar y otros ecosistemas del mundo conectados a ella, para preservar la vida y contribuir a contrarrestar el  cambio climático.

 Para los indígenas cada día que pasa sin la implementación del Decreto, que consideran no ha tenido eco en el actual gobierno, el riesgo de la extinción de los sitios sagrados y sus ecosistemas asociados es mayor.

Los cuatro pueblos indígenas tienen el acompañamiento de organizaciones nacionales e internacionales de Derechos Humanos y de defensa por el ambiente. “Esta defensa es de todos, debemos defender el corazón del mundo”, dijo Jaime Luis Arias, secretario técnico del Consejo 

Territorial de Cabildos

Este reconocimiento, asegura, es un avance para el desarrollo del derecho al territorio y la protección de los espacios megadiversos que abundan en Colombia.

 “Hoy el corazón del mundo está llegando a un punto de no retorno, y si se acaba el territorio nos extinguimos como pueblos”, afirmó Gelver Zapata, coordinador en la Confederación Indígena Tayrona.

 Las comunidades nativas se refieren a esos territorios como la Línea Negra, y los definen como una especie de tejido físico y espiritual por medio del cual logran establecer conexión con la naturaleza.

A consulta previa

 El Decreto presidencial 1500 del 6 de agosto de 2018, firmado por Juan Manuel Santos, que dispone una “protección especial” en el territorio de la Sierra Nevada de Santa Marta, obligaría a la consulta de los pueblos indígenas que habitan el macizo ante cualquier intervención en el mismo, con jurisdicción en Cesar, La Guajira y Magdalena.

Sin embargo, para los gremios la preocupación radica en el impacto de esta disposición frente a obras de desarrollo que pretendan ejecutarse en la llamada Línea Negra, la delimitación ancestral que las etnias hacen de su territorio, que unen al cerro Gonawindua (Pico Bolívar) con accidentes geográficos, o hitos considerados sagrados de tal manera que sus pagamentos en estos hitos garantizan el flujo de fuerzas espirituales entre ellos y el centro de la Sierra.

 Según una investigación del Banco de la República, la Línea Negra comienza en la Plaza Alfonso López en Valledupar, y sigue al norte hacia el departamento de La Guajira, hasta llegar a Riohacha, y luego hacia el sur hasta el Magdalena, pasando por el Parque Tayrona y Santa Marta. Después continúa hacia el este y entra de nuevo al Cesar, hasta llegar al punto de inicio. Abarca 18.000 kilómetros cuadrados.

 La intención del Decreto fue ampliar la protección de los sitios sagrados de los pueblos kogui, arhuaco, wiwa y kankuamo, dispersos en la Sierra, incluso hasta la parte baja, lo que implica la extensión total, en el que entran ciudades, parques nacionales, e incluso costas marítimas.

Polémico decreto

La Corte Constitucional estudió dos tutelas de las comunidades de la Sierra Nevada que buscan frenar decenas de títulos mineros otorgados sin consulta previa en áreas de esa delimitación, así como la adjudicación de más de 300 licencias. El decreto no solo le entregó más ‘dientes’ a los indígenas con asentamientos en el macizo para su autonomía, desarrollo espiritual y protección de la naturaleza, sino que con el incremento de sus sitios sagrados abrió la posibilidad de que el Gobierno establezca una ficha de inversión para la adquisición de predios en el polígono de la llamada Línea Negra que data de 1973.

 Antes de ser sancionado el proyecto del Decreto generó polémica, porque se preveía desde algunos sectores que este frenaría el desarrollo en los tres departamentos.

 Sin embargo, los cuatro pueblos indígenas y sus autoridades tradicionales manifestaron la necesidad de precisar la identificación y expresión de los códigos ancestrales del territorio de la Línea Negra en el marco de las resoluciones 002 de 1973 y 837 de 1995, así como de dar a conocer sus fundamentos conforme a los principios de la Ley de Origen.

De esta manera, detallaron los espacios sagrados que la integran, sustentando su tejido de interconexiones de tierra, litoral y mar; así como su relación de inherencia con el ejercicio de sus derechos a la integridad étnica y cultural, la autodeterminación, autonomía y gobierno propio ancestral.

 En consecuencia, la Corte Constitucional profirió el Auto No 189 de 2013, en el que determinó que si bien las Resoluciones 002 de 1973 y 837 de 1995 expresan el reconocimiento jurídico que el Gobierno nacional ha dado a la relación “especial y espiritual” que los pueblos indígenas de la Sierra mantienen con su territorio tradicional y ancestral, estas “ya muestran su insuficiencia, requiriéndose disposiciones más ajustadas a las necesidades del colectivo indígena”.

Las acciones

El alto Tribunal ordenó “instar al Gobierno nacional, oficiando a la Secretaría Jurídica de la Presidencia de la República, para que a través de las dependencias competentes inicie, de manera inmediata, las actividades tendientes a revisar, modificar, derogar o adicionar, según sea el caso, las resoluciones 837 de 1995 y 002 del 4 de enero de 1973 y demás normas complementarias, con miras a redefinir o actualizar la denominada Línea Negra, de conformidad con lo estimado en la parte motiva de esta providencia”.

 Junto a ello, en Sentencia T-849 de 2014 la Corte Constitucional señaló que “la Línea Negra es una zona de especial protección, debido al valor espiritual y cultural que tiene para los cuatro pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta” y, en tal sentido, “el compromiso asumido por el Estado colombiano no se limita a la garantía de protección de algunos sitios al interior de la denominada Línea Negra, sino a la totalidad del territorio que incorpora la misma, toda vez que corresponde a un espacio georreferencial delimitado por un polígono que recrea un espacio determinado y no un conjunto de lugares sin conexión alguna en lugares aislados”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.