Últimas noticias

15:45

Usuarios de la línea Wasapea a EL HERALDO han...

La volqueta que protagonizó el hecho y la víctima (en el recuadro) tendida en la vía, junto a la moto.
15:31

El hombre se desplazaba cerca del puente del barrio...

15:04

La ceremonia comenzó con una basílica de San Pedro del...

14:57

Los salvavidas también encontraron 32 menores en la...

14:15

Alias ‘José menor’ tiene anotaciones por delitos de...

14:10

La Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres...

13:45

El hombre estaba dormido y en estado de embriaguez en los...

12:52

La ‘Vecchia Signora’ llegó a su octavo título seguido, tras...

Tomás Tobías Sotello Cogollo.
12:28

A un desacato a las normas de tránsito atribuyeron las...

12:26

Nadal fue superado por el italiano Fabio Fognini por 6...

El titulo es:La matanza que enlutó el Carnaval de 1992

La matanza que enlutó el Carnaval de 1992

Los cuerpos sin vida de diez habitantes de la calle fueron hallados en el anfiteatro de la Universidad Libre. Las víctimas eran asesinadas a golpes y a bala. La institución no fue vinculada al proceso penal.

Tomada de Internet
Tomada de Internet
Tomada de Internet
Por: Said Sarquis Saad @SaidSarquisS

Los cuerpos sin vida de diez habitantes de la calle fueron hallados en el anfiteatro de la Universidad Libre. Las víctimas eran asesinadas a golpes y a bala. La institución no fue vinculada al proceso penal.

El sábado de Carnaval de 1992, Barranquilla despertó con la impactante  noticia que diez indigentes habían sido asesinados, algunos a trancazos y otros a bala, dentro de la Universidad Libre.

Días después de conocerse el hecho, en una edición de domingo, EL HERALDO publicó una nota titulada ‘Asesinatos de indigentes sí se cometieron en la Unilibre’, en la que informó que los crímenes se habían registrado dentro de la institución de educación superior, ubicada en la carrera 46 con calle 48.

“La matanza de los indigentes, cuyos cuerpos aparecieron en el anfiteatro de la facultad de Medicina de la Universidad Libre de esta ciudad, sí se cometió en la instalaciones del claustro universitario, según lo revelaron los resultados de las investigaciones de carácter técnico que adelantan funcionarios de la Policía Judicial (…)”.

Varios funcionarios del alma máter, desde vigilantes hasta directivos, se vieron envueltos con el asesinato colectivo de los habitantes de la calle, cuyos cuerpos –según los involucrados–  servían para evitar que la clase de anatomía declinara y también para comercializar uno que otro órgano.

Con las pesquisas de los expertos en balística,  además, se pudo establecer que los disparos que se les propinaron a las víctimas, después de asestarles los garrotazos, se hicieron con el mismo revólver que fue hallado escondido dentro la universidad, y el cual pertenecía a uno de los vigilantes.

En dicha publicación de este medio, también se dio a conocer que dos de los vigilantes confesaron su participación en la matanza y confirmaron que recibían $130.000 por cada cuerpo sin vida que aportaban al anfiteatro, el cual estaba a cargo de Sebastián Sabalza Estrada.

Archivo

Los hechos

Durante las madrugadas, los celadores invitaban a las víctimas a entrar a las instalaciones de la Unilibre, seduciéndolos con la idea de poder salir cargados con viejos papeles y cartones que podrían reciclar y vender. Sin embargo, cualquier dicha que podían sentir en ese momento era apagada en segundos con un trancazo en la cabeza.

Omar Enrique Hernández López ingresó al plantel educativo con el mismo propósito de los demás, pero con la afortunada diferencia de que pudo sobrevivir  del oscuro negocio.

El indigente corrió hasta llegar a un puesto de Policía cercano y –con la cabeza bañada en sangre producto de un impacto de bala en la oreja y con un brazo roto a causa de un  garrotazo– avisó a un agente sobre las barbaries que se cometían en el lugar, pero este no le creyó.

Sin embargo, de tanto insistir, pudo convencer al uniformado para que lo acompañara hasta la sede centro de la Libre. En el lugar, el agente y el reciclador trataron de entrar a la universidad, pero los celadores que acababan de recibir turno se lo impidieron.

Esto llamó la atención del agente, quien decidió pedir refuerzos a la Estación Central de la Policía. La presión de los uniformados obligó a los guardias de la universidad a abrir las puertas para el ingreso de las autoridades, quienes llegaron hasta el anfiteatro, donde Hernández López empezó a indicar la ubicación de los demás cuerpos.

Así fue como las autoridades hallaron en el cuarto frío los cuerpos sin vida de indigentes asesinados a tiros y a garrotazos, mientras que en frascos de formol reposaban algunos órganos.

A partir de allí, se desencadenaron las investigaciones que, inicialmente, solo estuvieron en contra de los vigilantes identificados por el reciclador, pero que luego se abrieron en contra de otros empleados de la universidad, incluyendo a unos del área administrativa como el gerente Eugenio Castro Ariza, quien –según las autoridades– fue el autor intelectual de la masacre.

Este hecho que enlutó las fiestas barranquilleras aún permanece en la memoria de muchos. Han pasado 25 años y todavía, de vez en cuando, se oyen comentarios sobre esta masacre a la que, algunos, han denominado como ‘el caso de la Unitranca’.

La universidad no fue vinculada

Días después de la publicación de este informe, el secretario general de la Universidad Libre seccional Atlántico, Mauricio Javier Molinares Cañavera, aclaró que en la investigación penal adelantada en su momento por el Juzgado Segundo Penal del Circuito de Barranquilla, la institución de educación superior no fue vinculada como sujeto procesal, tal como lo consta en la sentencia del 29 de febrero de 2000.

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Barranquilla
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1
Compra combo home cut WAHL a precio de locura con EL HERALDO