El Heraldo
Milena De Alba habla de su proceso dentro de la Casa Refugio. Cortesía Marly Londoño
Barranquilla

En la Casa Refugio han atendido a 128 víctimas de violencia

Más de 40 mujeres participaron en el primer encuentro de egresadas del programa que impulsan las secretarías del Interior y de la Mujer.

 Aún se ven en el cuerpo delgado de Milena Andrea De Alba las secuelas de la golpiza que recibió de su expareja hace dos años. La falta de un dedo en su mano y la pérdida de la movilidad de otros dos son apenas algunas de las cicatrices visibles de la agresión con hacha que los medios calificaron en ese entonces como “brutal”.

A pesar de ello, Milena no deja que ese recuerdo gobierne su vida y con una completa determinación pasa al frente de varias mujeres, que al igual que ella han sufrido las consecuencias de una mala pareja a su lado, y lee las primeras palabras que escribió luego de pasar varios meses internada en un hospital e ingresar a la Casa Refugio.

“Las noticias día a día sacaban escritos de lo que le estaba ocurriendo y ella era más débil”, comienza a recitar Milena el fragmento de un libro que compara con su propia experiencia de vida y que le ayudó a “levantarse del lodo y creer en ella”.

Milena, ahora con 25 años, fue la primera mujer en ser recibida en la Casa Refugio, un programa de la Secretaría de la Mujer y Equidad de Género, con el respaldo de la Secretaría del Interior y la primera gestora social del Departamento, que luego de dos años convocó ayer a más de 40 de las víctimas de violencia que han pasado por él.

“Yo me enteré de ese programa cuando estaba en UCI por intento de feminicidio”, cuenta Milena y agrega que la buscaron para proponerle ingresar a la Casa Refugio para mujeres violentadas.

Esta iniciativa que busca prevenir la violencia intrafamiliar y de género en el departamento ha atendido a 128 personas, de las cuales 49 han sido mujeres catalogadas directamente como víctimas de violencia y 79 menores de edad a cargo de estas mujeres.

Desde 2017 hasta la fecha se han invertido $1.650 millones en el programa financiado por la Secretaria del Interior

“A través de los cuidados y la atención de esta casa refugio hemos logrado atender y brindar un apoyo psicosocial importante a mujeres víctimas y restablecerles sus derechos. La violencia intrafamiliar es el tercer delito de mayor ocurrencia en el departamento del Atlántico luego de los hurtos y los homicidios por lo que tener una respuesta adecuada a este tipo de casos demanda la capacidad de todo el Estado”, afirmó el secretario de Interior Jorge Ávila.

Así es Casa Refugio. Casa Refugio es un programa coordinado por las secretarías del Interior y de la Mujer y Equidad de Género, que busca desde 2017 abrir las puertas a mejorar las condiciones de mujeres víctimas de la violencia. “Tenemos un programa integral en el que se les entrega formación en todos los sentidos. Les damos tratamiento psicológico, trabajamos en la arte nutricional y les ofrecemos  formación en emprendimiento”, asegura la secretaria de la Mujer, Zandra Vásquez.

Para ingresar a este programa las mujeres víctimas deberán presentar una denuncia ante la Comisaría de Familia o Fiscalía, luego el ente de justicia notificará la medida de protección y la valoración de riesgo a la Secretaría de la Mujer para que esta sea valorada por un equipo interinstitucional. Finalmente es conducida al lugar para el restablecimiento de derechos.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.