Atlántico

“Muchos de los que estaban con ella han guardado silencio”

Un año después de la muerte violenta de Madelayne Ortega, su padre Roberto guarda la esperanza de que algún día se conozca la verdad.

Ha pasado un año desde aquel 18 de diciembre que cambió para siempre la vida de Roberto Ortega. Son más las preguntas que las respuestas que ha obtenido sobre de la muerte de su hija, Madelayne, y en estas fechas especiales de fin de año todo le recuerda a ella, desde los libros que siguen intactos en su cuarto, hasta su gata que recorre una y otra vez la sala de la casa.

El frente de la vivienda está adornado con lazos blancos y azules que, según Roberto, colocaron para no perder la tradición navideña que le fascinaba a su hija y para mantener la idea de que su “estrella” —como él la llamaba— está más viva que nunca en su corazón.

“Son fechas muy tristes, siempre la falta de un ser querido como lo es mi hija golpea y mucho más en estas fechas”, expresó el padre, quien  afirmó tener un sinsabor debido a la falta de claridad y respuestas por parte de las autoridades que llevan la investigación del caso.

La joven Madelayne Sofía Ortega Villa falleció luego de caer desde el piso dos de la sede Centro de la Universidad del Atlántico, durante una toma estudiantil que para ese entonces completaba unos 15 días. 

“Nosotros nos hemos sentido solos desde que pasó el primer mes de su fallecimiento, siempre hemos sentido que la Fiscalía no nos ha comunicado nada, no nos dice nada. Las informaciones  que tenemos  es porque nosotros la hemos buscado junto  con el  abogado a quien tampoco le dan mayores datos”, dijo Roberto, de 37 años.  

En busca de respuestas
Josefina Villareal

El papá de la adolescente, que estudiaba derecho e iba a cumplir 18 años en junio de este año, relató que se han realizado muchos cambios en el caso y por eso le parece que estuvieran retrasando el proceso. “Han cambiado el fiscal muchas veces, ahora, últimamente el 15 de octubre, nombraron a otro y son cosas que van pasando, no sé si es por dilatar el caso, pero hasta el momento nos sentimos totalmente solos por parte de la Gobernación, de la Universidad y de la misma Fiscalía”, expresó.

Es tanta la desesperación que tiene el padre por tratar de buscar luces que ayuden a despejar el panorama nublado que empezó en aquel diciembre, que en compañía de su abogado ha tratado de contactar telefónicamente al nuevo fiscal que lleva la investigación, pero dijo que no recibió respuestas. Añadió que “no le notificaron” del cambio de fiscal sino cuando solicitó una certificación de la necropsia que necesitaba analizar.

Roberto ha tratado de juntar todas las piezas del rompecabezas que lo atormenta día y noche, tanto así que en los últimos meses ha tenido contacto con personas que estuvieron en la universidad el día de la muerte de Madelayne.

“He hablado con dos y ellos mismos han tratado de tener acercamientos con el resto de personas que estuvieron dentro de la toma y dicen que muchos guardan silencio y que ellos no van a hablar. Aún sabiendo que conocen lo que ocurrió, ninguno está dispuesto a hablar ni a decir nada. Todo el mundo está escondido y guardando el silencio de lo que ellos saben, porque te aseguro que más de uno sabe qué pasó esa madrugada”, sostuvo  el hombre con voz entrecortada y un tono de impotencia.

Hipótesis
Roberto Ortega, padre de Madelayne. Josefina Villareal

Roberto dijo que en su cabeza nunca estuvo ni está la idea de un posible suicido de su hija y que a pesar de que las circunstancias de lo ocurrido no están claras, considera que lo que sucedió “fue un  homicidio”.

“La necropsia que vimos es clara, se trata de un homicidio. Estamos a la espera de que esclarezcan quiénes son los responsables, qué pasó y que paguen por lo ocurrido”, señaló el padre, a la vez que indicó que cree que algunas personas ligadas a la UA saben quiénes  estaban ese día.

“La persona que llevaba el supuesto liderazgo de la toma de la universidad se hacía pasar por miembro de la UTC cuando no pertenecía, tampoco era parte del sindicato y no entendemos, por ende, cómo una persona de esas se toma una universidad e involucra a menores de edad”, relató.

Asimismo, recalcó que hace más de seis meses la universidad no se ha pronunciado respecto al caso. Al principio tuvo el acompañamiento de la Vicerrectoría del centro educativo, la cual estaba adelantando las investigaciones de la misteriosa muerte de su hija, pero que a esta altura no han tenido más contacto con ellos.

Dura realidad

Con la llegada de la Navidad y el fin de año también aparecen más recuerdos de Madelayne. Roberto, lleno de nostalgia y señalando la fachada de su casa, recordó que a su “niña” le gustaba que cada año esta estuviera adornada desde mitad de noviembre. 

“Me siento muy triste, estas eran unas fechas muy especiales para ella. Habíamos decidido no decorar, pero cómo no recordarla si era la que siempre tenía la iniciativa. Entonces, lo que a ella le gustaría que hiciéramos, se hizo recordándola. No es fácil, pero siempre mantenemos esa llamita prendida de que ella está con nosotros”, profundizó.

Roberto tiene claro que no quiere que el caso quede impune, tampoco le desea el mal a nadie porque él mismo asegura que “no son personas de mala fe”. Pero lo que sí quiere es el acompañamiento por parte de las autoridades competentes para que le ayuden a responder las preguntas que no lo han dejado dormir los últimos 12 meses.

EL HERALDO quiso conocer el avance de las investigaciones y si estas han tomado nuevo rumbo, pero las autoridades no se pronunciaron  al respecto.

Una petición

La Universidad del Atlántico, a través de un comunicado, expresó su solidaridad tras el fallecimiento de Madelayne y exigió un esclarecimiento de los hechos.

“Como comunidad universitaria rechazamos con vehemencia estos hechos que nos enlutan y exigimos a las autoridades competentes que se pronuncien de fondo con respecto a las investigaciones que giran en torno a este caso”, especificó el comunicado.

Resaltó que “para nosotros como Universidad es importante que haya celeridad, que se esclarezcan las circunstancias que rodearon los hechos para que de esta manera se tenga certeza de lo sucedido y se pueda impartir justicia, cerrando así la brecha de la impunidad que tanto ha afectado a las mujeres en nuestro país”.

Piden justicia

Dayana De La Rosa Carbonell, profesora de filosofía y docente en la Maestría de Estudios de Género y violencia intrafamiliar, se refirió a la investigación y dijo que se necesita acelerar el proceso para saber la verdad. “No puede ser posible que la vida de una mujer que todavía era menor de edad no valga nada en este país (…) es importante resaltar que Madelayne merece justicia, se lo merece la familia y el nombre de ella”. 

De La Rosa Carbonell concluyó diciendo que “debemos generar y buscar espacios que nos permitan seguir visibilizando los casos de violencia para que no queden impunes y silenciados. Entonces es importante que las autoridades pongan a disposición todas las redes posibles para que las mujeres tengan cómo proteger sus vidas”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Atlántico
  • estudiantes
  • fallecido
  • Justicia
  • Universidad del Atlántico
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.