El Heraldo
Fachada principal de la parroquia Inmaculada Concepción de la ciudad de Barranquilla.
Josefina Villareal
Atlántico

Inmaculada Concepción, un tesoro que llega a sus bodas de titanio

Es una de las iglesias más antiguas de la ciudad, escogida por muchos para celebrar diversas celebraciones religiosas por su arquitectura e historia.

Dentro del corazón del tan especial y tradicional barrio Prado de la ciudad de Barranquilla se encuentra el templo reluciente vestido de blanco dedicado a la devoción de la Virgen María bajo la advocación de María Inmaculada, que este sábado cumple 70 años.

La historia de este emblemático templo se remonta al año 1924, cuando tres jóvenes de distinguidas familias seleccionaron un lugar sobre el parque Santander con el fin de construir una capilla en honor a María Inmaculada. Los tres jóvenes eran Enrique, Manuel y Luis De la Rosa, en representación de su difunto padre, y Karl Parrish en representación de Roberto Parrish.

El sitio que fue escogido en principio fue cambiado más adelante por la ubicación que hoy tiene el templo en la calle 70 con carrera 68, debido a que en un predio muy cercano se había promovido la construcción de otro templo: Nuestra Señora del Carmen. El 8 de diciembre de ese mismo año (1924), el padre Revollo bendijo la primera piedra en el lote indicado donde se construiría la iglesia, sobre el llamado parque León.

Los trabajos de construcción comenzaron en firme el 12 de enero de 1945 en horas de la tarde, cuando aprovechando la presencia en Barranquilla del presidente de la época, Alfonso López Pumarejo, y su esposa, el obispo Julio Caicedo, el padre Pedro María Revollo, el gobernador Alberto Pumarejo y señora, y los feligreses de la futura parroquia de la Inmaculada le dieron comienzo a la obra con una palada simbólica de tierra realizada con las manos de la señora del Presidente López.

Instalaciones interiores del templo.

Tal iniciativa  se llevó a cabo por la familia De la Rosa y los compañeros de la junta ProInmaculada, formada por los doctores Marco Tulio Mendoza Amarís, Alberto Pumarejo, Manuel J. De la Rosa y Enrique A. De la Rosa, quien trabajaba como tesorero de la construcción. Asimismo, se destaca la iniciativa y trabajo de seglares en este proyecto.

La construcción de la obra marchó muy bien, al quedar ya bien conformada la iglesia, en fecha del primero de mayo de 1951, se dio la erección canónica en parroquia por decreto del obispo Jesús Antonio Castro Becerra, expedido en el mismo día mencionado. La ceremonia fue muy solemne puesto que al mismo momento se daba el nombramiento al primero de los curas párrocos, el presbítero Ciro Alfredo Ávila Ávila.

La parroquia hoy. El padre Giovanni Sanjuan, quien desde hace cuatro años se posesionó como párroco de este templo, aseguró en diálogo con EL HERALDO que “esta iglesia tiene una comunidad viva, activa y dinámica, sus feligreses participan generosamente en toda la vida eclesial de la parroquia”.

Según lo dicho por el párroco, la Misión Arquidiocesana marcha “de manera extraordinaria” a pesar de que la pandemia ha incurrido en que las distintas celebraciones se vean afectadas debido a que la comunidad parroquial no puede asistir para cumplir con las normas de bioseguridad y evitar los contagios covid.

Techo y bancas hechos en madera.

Diseño arquitectónico

El Ministerio de Cultura, bajo la Resolución 87 del 2 de febrero del 2005, decretó a los barrios El Prado y Bellavista como zona patrimonial de la ciudad de Barranquilla. En ese mismo entonces, la parroquia Inmaculada Concepción fue nombrada como bien patrimonial por el resultado de su construcción de estilo arquitectónico llamado bellavistino en Panamá, y que es californiano o Barroco Tardío, como es conocido en Barranquilla.

Este estilo es predominante en el barrio El Prado, cuyas fachadas recuerdan el estilo de las misiones españolas, especialmente franciscanas, en California.

El templo tiene forma de “I”; el cuerpo principal consta de tres naves separadas por pilas cruciformes que sostienen arcos de medio punto, los cuales soportan la cubierta de estructura de madera a la vista. Las naves laterales tienen una cubierta de concreto.

Los pisos del presbiterio nos son los originales pues fueron reemplazados por mármol, la fachada está flanqueada por dos pequeñas torres de planta cuadrada, en cuyo interior se encuentran los osarios.

Atrio decorado para celebrar un matrimonio.
¿Por qué fue fundada bajo esta advocación?

Según el historiador barranquillero Dalin Miranda la parroquia se crea y se construye para un barrio donde reside la élite de la ciudad. “La adopción de la Inmaculada Concepción es simbólica, este nombre nos remite a lo que está libre de pecado”.

Miranda aseguró que Barranquilla hasta ese momento era una ciudad donde la mayoría de la población nacía fuera del matrimonio, debido a que casi nadie se casaba; “entonces, se toma este nombre de Inmaculada Concepción para subrayar que en este barrio no había pecado, en este barrio sobresale la familia cristiana donde el matrimonio católico es una realidad”.

El historiador concluyó con que seguramente influyó el prebístero Pedro María Revollo, quien tenía una fuerte incidencia en la ciudad.

Un dogma de fe

El catecismo de la Iglesia Católica describe a la Inmaculada Concepción de María como un dogma de fe en el que se declara, por una gracia singular de Dios, que María fue preservada de todo pecado desde su concepción.

La definición de este dogma se encuentra contenida en la carta apostólica Ineffabilis Deus del 8 de diciembre de 1854, que fue promulgada por el papa Pío IX.

La festividad de la Inmaculada Concepción de María es el 8 de diciembre. En Colombia, la víspera de esta celebración se conoce con el nombre de Día de las Velitas. Ese día, las familias se reúnen para encender velas en honor a la virgen María.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Te puede interesar:

DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.