El Heraldo
En 2020 los eventos culturales debieron adaptarse a la virtualidad, aunque afectados fuertemente por la ausencia de público.
Sociedad

El balance cultural desde la voz de hacedores y estudiantes

Beneficiarios de los Beps y estudiantes de la EDA y las Casas de Cultura hablan de sus logros y necesidades en la pandemia.

Más allá de las cifras sobre una parte del sector cultural local que contiene este artículo, están las voces de los creadores, hacedores, gestores y artistas que han mantenido viva la cultura y el folclor en momentos de crisis. A ellos les preguntamos sobre sus procesos a raíz del balance arrojado por la Secretaria de Cultura, Patrimonio y Turismo.

Según señala el comunicado, más de 48 mil ciudadanos de todas las edades han sido atendidos en los programas formativos de la Escuela Distrital de Arte y Tradiciones Populares y Casas Distritales de Cultura. De estos hay 260 nuevos técnicos graduados de la EDA en diferentes expresiones artísticas en medio del aislamiento.

En 2020 se sumaron dos  nuevos escenarios para las artes escénicas y otro más se renovó: la concha acústica del Parque Metropolitano (600 m2),  la concha acústica del Parque Almendra (1300 m2) y la renovada concha acústica del Parque Sagrado Corazón (1620 m2).

También se inició el proceso de declaratoria como Bien de Interés Cultural del ámbito Distrital para las obras del pintor Alejandro Obregón, de quien se cumplió el primer centenario de su nacimiento el 4 de junio del 2020.

De acuerdo con la mencionada cartera distrital, $6.440 millones fueron entregados en la modalidad de estímulos económicos para agentes culturales de la ciudad y para el fortalecimiento de los procesos de la cadena de valor del sector cultural, beneficiando a 710 proyectos de las áreas artísticas, 23 de grupos étnicos, 632 iniciativas de hacedores del Carnaval, 31 de Operadores del Carnaval, con un total de 1396 proyectos apoyados.

“A través del Programa de Beneficios Económicos Periódicos, BEPS, giramos más de $2.300 millones para anualidad vitalicia de 66 creadores y gestores culturales en edad de retiro. Y 82 nuevos beneficiarios recibirán un aporte de más de $3.000 millones desde 2021”, añadió el informe.

Adicionalmente, alrededor de 700 millones se destinaron en aportes a la agenda cultural de la ciudad, para apoyar eventos como PoemaRío, Cine a la Calle, Sabor Barranquilla, Barranquijazz, entre otros, que el año pasado tuvieron que adaptarse a la virtualidad y reducir ampliamente sus nóminas.

Javier Enrique Juliao con su disfraz de gorila.

Hacedores de cultura

Javier Enrique Juliao Díaz, de 62 años, es beneficiario de los BEPS, aunque todavía está a la espera de que le llegue su monto correspondiente, poco más de un millón de pesos anual.

Javier es conocido por su disfraz de gorila que confeccionó tras encontrar la inspiración en un programa de televisión. En principio lo creó a partir de tela, retazos, pitas, y más tarde le incorporó pelo para darle un acabado más realista.

Dice que ha debido sacar de su propio bolsillo “para renovar y hacer el disfraz”, con el cual se ha presentado a lo largo de 21 años en eventos del Carnaval: Batalla de Flores, Guacherna, Gran Parada y otros en los que recibe invitación.

Aplicó a los beneficios distritales con la ayuda que “siempre brinda” la Casa del Carnaval. Para la fiesta de este año espera que continúe “de la mejor forma que se pueda a través de internet y por televisión, protegiendo a la gente y el legado” de los artistas.

También Maribel Egea García, de 58 años, aplicó a los beneficios a mediados de diciembre, a través de la web de la Secretaría de Cultura. Es bailarina folclórica, inició su carrera en la escuela del maestro Carlos Franco en la que se formó como maestra de danza e investigadora.

Autora de un libro sobre las comparsas del Carnaval de Barranquilla, ha sido becada y beneficiada por el Portafolio de la Secretaria en diversas oportunidades.

La pandemia ha “afectado grandemente nuestras actividades, empezando con los ingresos de eventos culturales. Nosotros trabajamos en público, y su ausencia nos afecta en la economía familiar. Ha sido traumático”, añade.

Aclara que los BEPS hacen parte de una “normatividad legal que es justo que nos favorezca”. “Son un derecho de nosotros como artistas y no necesariamente va dirigido a personas de escasos  recursos, sino a quienes hemos contribuido al desarrollo cultural de la ciudad por muchos años, y que no tuvimos la oportunidad, por ser trabajadores independientes, de alcanzar una pensión con el Estado. Como artistas hemos brindado todo nuestro trabajo y pasión, y ahora podemos tener esta bonificación que nos dan también como hacedores de cultura”.

Sobre la continuidad del Carnaval, dice que “lo importante en estos momentos es mantener vivas las expresiones, las manifestaciones que contienen nuestra fiesta, que podamos seguir mostrándonos así sea virtualmente”.

Es consciente de que “no habrá eventos masivos como se ha venido programando, pero la esencia y el espíritu de esos cuatro días que es el Carnaval de Barranquilla se va a mantener, no se perderá, y con las limitaciones que tengamos lo vamos a vivir”.

Yuranis Arjona (centro) en compañía de su hermana y su madre en el día de su grado.

Estudiantes

Yuranis Arjona se graduó el 30 de noviembre pasado del programa de danza de la EDA. Con 28 años, obtuvo el  galardón a mejor promedio de la generación y otro reconocimiento por haber continuado con sus estudios en medio de las dos pérdidas que sufrió durante la cuarentena.

Su padre y su abuela murieron a causa de la Covid-19, uno el 19 y la otra el 20 de julio.

Según cuenta, quiso “detener el proceso” y cayó en “una depresión bastante fuerte”, ya que “el motivo por el que” entró a la EDA fue en gran parte su padre. “Mi abuela era mi segunda mamá y mi papá era mi todo”, comenta.

En medio de su situación, los docentes y compañeros fueron “comprensivos” y la “motivaron para seguir adelante”.

También fue fundamental el acompañamiento sicológico que recibió.

“Yo quise desistir del proceso pero mis docentes estuvieron muy pendientes y fueron comprensivos, además de la parte formativa estuvieron en lo personal, lo mismo mis compañeros”.

Al comienzo de la pandemia fue “un shock” por las clases en las que acostumbraban al contacto cercano. “Al principio fue una incertidumbre total, porque nosotros somos del programa de danza, nuestras clases requerían ser presenciales. Ha sido un reto”.

Desde entonces realizaron las clases virtuales y para los ejercicios y compromisos grababan videos que subían a YouTube. Fueron 3 semestres (1 año y medio) que se extendieron a dos años debido a la crisis.

Para la clausura hizo parte de la obra de danza El gran putas, en homenaje a la vida del escritor Manuel Zapata Olivella.

“No puedo decir que adaptarnos fue fácil, Hay ciertos factores que influyen como el servicio del  fluido eléctrico, y no todos los estudiantes cuentan con internet estable para recibir clase de una manera adecuada”, dice Arjona.

Para ella el baile y la escuela le ha ayudado a atravesar de otra manera la situación, “Cada vez que bailo siento que todo es posible, y expresar las emociones con el cuerpo es una manera de liberarte”,

Por su parte, Jonathan Restrepo aprendió guitarra gracias a los programas de las Casas de Cultura del Distrito. Desde hace 8 años se incorporó para tocar guitarra y bajo de la mano del profesor Jaime Rocha.

“Entré allá sin saber nada”, cuenta el joven de 20 años. “No sabía nada de música, nunca había tocado un instrumento, y empecé de ahí, poco a poco, todos los sábados, en clases de cuatro horas. Ahí aprendí y me dediqué mucho”.

Según dice, la clase la conforman alrededor de 35 estudiantes que un día se trasladaron del salón que tenían adecuado en el colegio El Campito a la virtualidad, que los tomó de “sorpresa”. Sin embargo, cree que es clave “adaptarse”. “La didáctica de la pedagogía es presencial, estamos juntos, nos ayudamos, pero pasamos a Zoom y a los grupos de WhatsApp en los que nos mandamos los talleres y ejercicios”.

A los 14 entró a la Orquesta Distrital como guitarrista, allí aprendió a tocar el bajo y actualmente hace parte de Son de Casas. Se ha presentado en el Malecón, en parques, en la Batalla de Flores, Baile a la Calle, entre otros lugares, y cree que hay que “adaptarse a lo que venga porque uno nunca sabe lo que pueda pasar. Estamos, por decirlo así, adaptados a la virtualidad, pero tenemos que seguir aprendiendo”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Barranquilla
  • Cultura
  • estudiantes
  • hacedores del carnaval
  • Pandemia
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.