El Heraldo
Región Caribe

Maltrato animal: un repudiable acto pasado por machetes, palos y desnutrición

En la región Caribe se registraron altos índices de este delito, pero las autoridades explican que hay desconocimiento al momento de denunciarlos.

En menos de 15 días Santa Marta, Cartagena y Chinú (Córdoba) saltaron a la palestra nacional por hechos marcados por sangre, machete y desconsideración. Dos fueron mortales, uno indignante. Pero –al fin y al cabo– los tres fueron igual de repudiables. ¿Las víctimas? Un perro de raza labrador, uno criollo y un caballo cochero.

El primero, un can de ocho años de edad, fue sacado de su hogar en una finca de Córdoba, bajo engaños, por un capataz del mismo sector y luego fue blanco de varios machetazos en todo su cuerpo. Para colmo de males, fue sepultado cuando aún agonizaba por las heridas causadas. Según sus dueños, el animal era juguetón y amigable con los humanos. Nunca había ocasionado algún malestar por un comportamiento errático.

La muerte de Pumba, como era conocido, generó un gran dolor en sus dueños, que claman justicia ante estos hechos que, por lo general, quedan impunes.

“Es un vacío doloroso, en especial en las horas de la mañana y por la tarde, cuando solíamos salir a caminar. Son momentos que ahora dedicamos a llorar”, manifestó su propietaria, que por seguridad no quiso revelar su nombre.

Días antes, en un video aficionado quedó registrada una repudiable escena de maltrato animal. Una horda de vecinos de la Manzana 6 de Ciudad Equidad, barrio de Santa Marta, amarró a un perro, lo maltrataron y, por poco, lo matan a machetazos.

Según las primeras versiones, el can habría mordido a una mujer, lo que habría desencadenado la grotesca escena. Inmediatamente se conoció un dato no menor: el esposo de la mujer que habría sido agredida por el can ofreció $10.000 para que le dieran muerte a ‘Mono’, como bautizaron al ‘criollito’. Un número importante, incluyendo jóvenes, aceptó la recompensa.

La golpiza fue tan fuerte que uno de los ojos del perro se vio seriamente comprometido y tuvo que ser extraído por veterinarios de la capital del Magdalena. El animal aún se recupera de las patadas, los golpes con palos y laceraciones causadas por las cabuyas con las que fue amarrado.

Por otro lado, en la coloquial y romántica noche cartagenera, un caballo cochero estuvo, según algunos testigos, varias horas a la intemperie mientras un fuerte aguacero caía sobre la capital de Bolívar. El equino, en un video aficionado, se observó inmóvil y cabizbajo bajo el agua en el Centro Histórico. Su jinete no apareció nunca en la escena durante la grabación.

La denuncia fue interpuesta a las autoridades, pero cuando arribaron al sitio el animal ya no se encontraba allí.

Los tres casos fueron conocidos por las redes sociales. Los tres ocurrieron en una misma semana. Los tres, según los afectados, no tendrán repercusiones, una molestia que vuelve a poner en la mesa de debate todo lo relacionado con el maltrato animal: líneas de denuncia, actores a intervenir y las penas que una persona puede pagar.

Una falta penalizada

El capitán Jesús Scarpetta, jefe seccional de Protección y Servicios Especiales de la Policía de Córdoba, explicó que el maltrato animal es una falta que es penalizada.

“En Colombia rige la ley de 1774 para el tema de protección animal, por lo que una persona que incurra en este tipo de medidas puede enfrentar entre cuatro a ocho años de prisión”, dijo.

El alto oficial aseguró que en sus registros se han atendido 37 casos de maltrato animal en lo que va corrido del año en todo el departamento de Córdoba, pero asegura que existe un subregistro porque en muchos casos las personas no acuden a las autoridades.

“Tenemos documentados 37 casos, pero existen muchos subregistros frente al maltrato animal porque muchas veces los ciudadanos no reportan el caso o a veces la persona recoge al animal abandonado o lesionado y tampoco informa sobre la situación”, indicó el Capitán.

Los casos de maltrato animal se registran especialmente con los gatos y los perros, las especies más comunes en la convivencia de los núcleos familiares.

“Los animales domésticos son los que más sufren este tipo de agresiones. Son casos que se mantienen, quizás el año pasado por la pandemia dejaron de registrarse casos; sin embargo, nosotros hicimos muchas campañas para concientizar especialmente a los ciudadanos que no abandonen a las crías de sus mascotas”, dijo.

Por otro lado, las autoridades revelaron que muchos de los animales de la calle son crías abandonadas de ejemplares que sí tienen hogar.

Denuncias sin sustento

La abogada Suleidy Amaya González, líder del programa de atención y bienestar animal del Distrito de Santa Marta, creado en el 2018,  manifestó que en lo corrido del 2021 se han reportado 145 denuncias de maltrato animal; sin embargo, "la mayoría carecen de sustento verídico para identificar al agresor".

De este número, el 60 % corresponde a caninos y el restante se distribuye entre felinos y semovientes equinos.

Comentó que por lo general el medio de denuncia no es por los canales adecuados, sino que se utilizan las redes sociales (Facebook y grupos de Whatsapp), que no garantizan el acceso a la justicia.

Según la jurista, oficialmente se han presentado en 2021 cuatro denuncias en Inspecciones de Policías y 12 en la Fiscalía.

Sostiene la funcionaria que quizás el desconocimiento de la ruta de manejo para la queja ciudadana, es lo que genera algo de impunidad y es por ello que el programa a su cargo, perteneciente a la Secretaría de Gobierno, viene realizando  en los barrios jornadas masivas e integrales de bienestar animal.

Señaló que el énfasis de la tarea sensibilizadora está en insistir “en el reconocimiento de los animales como seres sintientes".

"Hacerles ver a todos que ellos son parte de nuestras familias y que es nuestra obligación brindarles calidad de vida", anotó.

Cartagena, en el centro del huracán

Cartagena, la segunda capital de la región Caribe, es una de las ciudades con mayores denuncias de maltrato animal. En la Heroica el principal malestar pasa por la vigencia de los caballos cocheros que, según los bolivarenses y autoridades locales, no cumplen con las medidas necesarias que garanticen su bienestar.

En más de una ocasión, los videos de equinos desplomados y perros atados, a pleno sol, a un bote por largas horas sin ningún tipo de protección generan indignación en la capital de Bolívar sin que, por ahora, la situación tenga freno y pleno de consciencia.

Precisamente, el pasado 23 de septiembre se conoció el deceso de un caballo en el barrio Olaya Herrera debido a pésimas condiciones de salud y signos de maltrato en su cuerpo.

Según las autoridades, el animal presentaba signos de deshidratación y anorexia. Además, cuando recibieron la llamada de auxilio, el equino tenía cólicos, depresión del sistema nervioso y  múltiples laceraciones en el cuerpo.

“Los usan para el servicio de transporte y cuando están muy enfermos los dejan abandonados sin ningún tipo de remordimiento por la ciudad a su suerte y, obviamente, terminan muriendo”, indicaron fuentes animalistas.

En ese orden de ideas, la Policía Ambiental de Cartagena y Ecológica reveló que en el presente año se han registrado 410 casos de intervenciones por maltrato animal. La mayoría de los afectados son perros, gatos y caballos.

Por otro lado, la Procuraduría informó que, tras una visita a las pesebreras de la ciudad, y el análisis de 82 historias clínicas, el estudio reveló que 44 caballos superan la edad establecida (hasta 8 años pueden trabajar) y 20 de estos “están asignados a coches que registran un solo caballo (deben ser dos)”. Cuatro equinos presentan un peso inferior establecido (350 kilos) y otros 13 presentan heridas. Además, ocho caballos registraron frecuencia cardíaca alta.

EL HERALDO intentó conocer las cifras que se manejan por maltrato animal en los departamentos de La Guajira, Sucre y Cesar, pero hasta el cierre de esta edición estos datos no fueron suministrados.

En el Cesar, a través de organizaciones animalistas, se conoció que diariamente se registran al menos seis casos por abandono o maltrato animal.

Una escena que se repite

No hay en la actualidad cifras exactas que precisan con exactitud los números de maltrato animal que se viven en la región, pero a juzgar por las denuncias por redes sociales, el número parece ir en aumento.

El problema, reconocido por autoridades, personas naturales y organizaciones animalistas, es que en las distintas ciudades no se tienen claras las hojas de ruta para actuar cuando se presenten estos casos. Como tampoco los agresores, por x o y razón, que pueden pagar penas desde doce (12) a treinta y seis (36) meses de prisión, inhabilidad especial de uno (1) a tres (3) años para el ejercicio de profesión, oficio, comercio o tenencia que tenga relación con los animales y una multa de cinco (5) a sesenta (60) salarios mínimos mensuales legales vigentes.

La escena se sigue repitiendo sin cesar y, para colmo de males, ratifica que en pleno 2021 algunas personas son cada vez más ‘animales’.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.