El Heraldo
Ubaldo Corrales Pérez y su familia.
Región Caribe

“2020 nos enseñó el valor de la vida y lo frágiles que somos”

Seis ciudadanos del Caribe colombiano coinciden en que la pandemia nos hizo mejores personas, más solidarios y a tener mucha paciencia.

Aseguran que recuperaron la familia y el diálogo.

“El diálogo, uno de los grandes aprendizajes”: Ubaldo Corrales, líder del magisterio de Sucre

El presidente de la Asociación de Educadores de Sucre (Ades), Ubaldo Corrales Pérez, considera que aunque el 2020 ha sido un año atípico por la pandemia del coronavirus sí le ha dejado muchas enseñanzas tanto en el plano laboral como en lo personal.

Destaca el directivo docente que una de las grandes enseñanzas de esta vigencia ha sido el diálogo “como elemento fundamental para superar cualquier dificultad o problemática que se presente en la sociedad y en especial en el tema de la educación. Si no hay diálogo díficilmente habrá entendimiento y solución”.

Precisa que haber generado espacios de diálogo fue de los grandes aprendizajes que como ser humano tuvieron y como asociación sindical también.

Igualmente destaca el aprendizaje de estrategias y acciones metodológicas que emprendió el magisterio para seguir llevándole educación con calidad a los pobres de este país. Advierte que otra de las grandes enseñanzas que nos deja es que el país no estaba preparado en materia de salud y menos de educación, aspectos que el magisterio siempre ha denunciado a través de sus movilizaciones en las calles, donde ellos se hacen sentir.

“Más solidarios y en algunos, mejores personas”: Mónica Fadul, directora de Fenalco Bolívar.

En opinión de la directora de Fenalco Bolívar, Mónica Fadul, una de las enseñanzas de este 2020 fue ser más solidarios y a interesarnos más por ayudar a los demás, a valorar los sucesos cotidianos y, en algunos, a ser mejores personas. 

“Otros ni se dieron por enterados de la levedad de la vida y no corrigieron rumbos. Y además nos dejó claro a las generaciones de la segunda posguerra que cosas que solo veíamos en las pantallas de cine suceden en la vida real”. Para la dirigente gremial, este año nos mostró que a pesar de la existencia  de estados más fuertes y avanzados, las decisiones de quienes ejercen el poder deben estar ilustradas  por el conocimiento  y las evidencias.

“La gran enseñanza es que la humanidad necesita hacer  más eficaces y sostenidos esfuerzos para aminorar las deplorables relevantes desigualdades a las que está sometida un número enorme de la población; desigualdades que si bien son conocidas,  quedaron aún más  visibilizadas y que son inaceptables. Si bien la pandemia cobró y cobra  aún vidas tanto en los  países más  desarrollados  como en los menos, lo cierto es que sus consecuencias negativas son más profundas  entre la población más vulnerable”.

“Aprendimos a ser más disciplinados”: Simeón González, jugador guajiro de la selección de rugby

Para Simeón González jugador de la Selección Colombia de Rugby de mayores, este año le ha enseñado a ser  más responsable con él mismo, a cuidar cada instante su vida y la de los demás mientras todo cambia. “Este es un año que nos deja una gran experiencia, en el que los valores humanos se desarrollaron con mayor necesidad. Aprendí a ser mucho más disciplinado y sobre todo solidario”, expresó.

El deportista guajiro, quien ha ganado diferentes títulos sudamericanos, bolivarianos y centroamericanos, entre otros, afirma que el 2020 también le enseñó que el amor está por encima de todo.

Manifestó que “este tiempo ha sido bastante difícil y sobre todo para nosotros los deportistas, pero hay que avanzar y aprender de las batallas y sucesos”.

Actualmente, González es el presidente de la Liga de Rugby de La Guajira y promotor del proyecto Cactus Juventud Cree, con el que buscar salvar a los niños de la violencia mediante la práctica de este deporte. 

“Recuperamos el compartir en familia y damos más valor a abrazos y sonrisas”: Edgar Sánchez, médico samario

Para el médico samario Edgar Sánchez Comas, el 2020 permitió poner de presente comportamientos humanos ocultos en la interacción social, pero además logró volver más la mente, el alma y el corazón a Dios.

“Un virus nos mostró lo frágiles que somos los seres humanos y la necesidad que tenemos de buscar a Dios”, añade.

Expresó que el año fue una especie de escuela en donde la clase de convivencia fue la de mayor intensidad horaria.  “Nos dejó muchas enseñanzas, y nos permitió hacer un alto para mirarnos restrospectivamene y preguntarnos cómo estábamos llevando nuestras vidas”, comentó. Manifestó que el 2020 “nos devolvió a la familia, a la que habíamos olvidado por darle importancia a las ocupaciones y otros menesteres superfluos”.

Dijo que “es comparar lo que éramos con lo que somos” e insistió en que “nos hizo mirar más hacia el seno familiar”, y añade que “nos hizo valorar muchas cosas, como a los amigos, un abrazo y hasta una sonrisa”.

“La pandemia nos hizo reinventarnos: Gustavo Copete, de la Mesa de Víctimas de Córdoba

El vocero y representante de la Mesa de Víctimas de Montería, Gustavo Adolfo Copete Altamiranda, aseguró que el año 2020 le enseñó a las personas a ser igualmente productivas mientras estaban en su casa, con sus seres queridos.

“Ha sido un año difícil no solo para Colombia, sino para el mundo, el tema de la pandemia nos cogió a todos de una forma imprevista, pero a pesar de eso sirvió para que uno estuviera más en familia, nos unió  mucho más, porque nos toca estar en la casa”, indicó el líder. Con relación a la situación de las víctimas de la violencia en la capital cordobesa, no se pudieron realizar las reuniones porque muchos no tienen conectividad y de manera presencial superaban el porcentaje de aforo permitido, especialmente porque muchos residen en el sur de la ciudad.

Copete indicó que “para la mesa de víctimas fue un año muy duro, tuvimos pérdida de compañeros a raíz del Covid-19, no pudimos desarrollar todo el plan de acciones de la Mesa de Victimas de Montería, por  lo que muchos de los proyectos se quedaron estancados, como mejoramiento de vivienda, proyectos productivos, entre otros”.

“A trabajar para que los sueños no se trunquen”: Natalia Linares, campeona de atletismo del Cesar

A Natalia Linares González el 2020 le dejó como enseñanza el valor de luchar por sus sueños sin siquiera dejarse frenar por una pandemia. La campeona cesarense pasó de entrenar en una pista de 400 metros al patio de su casa de cuatro metros por cuatro.

“Fue un año de muchos aprendizajes, aprendimos a ver lo pequeño como grande, como primordial, sobre todo a cuidarnos y a cuidar a los demás.  Natalia ha conquistado con la madurez de sus piernas y la cordura de sus saltos 65 medallas nacionales y 14 internacionales, un récord sudamericano sub-18 en salto largo, tres records nacionales en la misma prueba en las categorías sub-14, sub-18 y sub-20, además tres récords nacionales bajo techo en las categorías sub-18, sub-20 y sub-23 en la prueba de los 60 metros planos, adicionalmente la clasificación al mundial de Kenia sub-20, que se da en Nairobi. 

En la maleta de esta atleta, que aún no cumple los 18 años, está la fe en Dios, aumentada en este año, y el amor hacia su madre, los dos elementos que más pesan en el equipaje permanente de sus viajes.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • familias
  • Las 20 del 2020
  • Pandemia
  • Region Caribe
  • solidaridad
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.