El Heraldo
Luis Rodríguez Lezama
Magdalena

Erosión en ribera del río Magdalena incomunica Salamina con Atlántico

Habitantes aseguran que el río “se llevó” casi 12 metros en las últimas horas y que la economía está afectada.

Momentos de pánico vivió Alexander Barrios, uno de los vigilantes del puerto del ferry de Salamina, la Noche de Velitas cuando la fuerza del río Magdalena socavó la zona donde se encontraban atracados los transbordadores, los cuales suspendieron su operación.

El hombre, pese a saber que era algo que podía ocurrir porque ya había pasado en los últimos meses, no dejó de sentir miedo cuando vio que el agua comenzó a entrar al ferry.

“Yo estaba pendiente -de la jugada cuando de repente- el puerto comenzó a llenarse de agua y fue cediendo. Yo sentí pánico porque el ferry se hundió y nuevamente salió a flote”, narró Barrios.

Aseguró que, lo que “se llevó el río”, fueron casi 12 metros de arena y que en ese momento la plancha del  ferry estaba sobre tierra firme.

Sobre esta emergencia, el alcalde municipal, Luis Ramón Orozco, aseguró que lo ocurrido ya lo venían alertando desde un principio a las autoridades nacionales y departamentales cuando comenzó a socavar esa zona y que eso representa un golpe económico. 

“La situación que ocurrió con el desbarrancamiento del puerto va a ser un duro golpe para la economía entre los departamentos del Magdalena y Atlántico”, dijo el mandatario quien explicó que la comercialización se da con productos alimenticios, insumos agrícolas, medicamentos, entre otras cosas.

Orozco señaló que se vio en la necesidad de suspender el servicio de transporte hasta que no haya garantías que demuestren el tránsito seguro de vehículos por ese lugar, lo cual estaría paralizado hasta que las entidades nacionales intervengan ese punto.

Por su parte, el secretario de Planeación e Infraestructura del municipio, Carlos Curiel,  recalcó que el departamento se encuentra en desventaja por la incomunicación en la que quedó; sin embargo, defendió la medida del alcalde explicando que el proceso erosivo -por momentos- es altamente agresivo y está en observación.

Indicó que dependiendo cómo se dé el comportamiento en las próximas horas podrían adecuar otro punto para retomar la operación del ferry; señaló que se encuentran a la espera de Cormagdalena para que les brinde información sobre la batimetría y tomen una decisión.

Explicó que tienen dos opciones para la reubicación temporal del puerto, uno sería a 150 metros del actual donde se encuentra un camellón y el otro llegando al casco urbano, al lado de una finca privada.

El alcalde municipal hizo un llamado al Gobierno nacional y departamental a que tomen cartas en el asunto ya que en el presupuesto de Salamina no hay dinero para atender obras que mitiguen emergencias de ese tipo. Pese a que reconoció que se han venido realizando labores desde la primera emergencia, indicó que necesitan obras integrales que pongan fin a ese ‘capítulo’.

Señaló que una de las obras puede ser la demolición de todas las islas del río Magdalena, las cuales están causando que la corriente pegue con mayor fuerza en las costas de Salamina.

Luis Rodríguez Lezama
Trabajo realizado

En medio de las angustias por los fenómenos naturales sucedidos entre Salamina y El Piñón desde el 30 de agosto, cuando se produjo la primera alerta del año, las obras para solucionar el problema se han desarrollado con uno que otro reparo, especialmente el dragado de la Isla Tamarindo.

Aunque hasta el 30 de noviembre se habían removido 110.500 metros cúbicos de sedimentos en 202 ciclos de trabajo, se reclamó a Cormagdalena por solo emplear una draga, dejando sin operación la segunda que era la encargada de arrojar el sedimento a la orilla.

Sobre los trabajos de protección de la margen, la UNGRD instaló 900 megabolsas en el kilómetro 2.5 y otras en el 2.1. Por su parte Invías cumplió con su compromiso de ampliación de la carretera en 90 metros, desplazada 4 metros de la margen del río. Asimismo tiene control de tráfico, mantenimiento y monitoreo en los kilómetros afectados.

Duro golpe a la economía agropecuaria
Zona donde atracan los ferry en el puerto de Salamina. Luis Rodríguez Lezama

Las autoridades aseguraron que la suspensión de la operación del ferry afecta a más de 200 mil habitantes de la subregión del Río en el Magdalena, quienes no tendrán la oportunidad de transporte de pasajero y comercial.

Sin discusión alguna se afecta la economía del sector, especialmente la relacionada con actividades agropecuarias. 

"Son cerca de 100 vehículos diarios que transportan ganado en pie, derivados cárnicos y lácteos, y que no podrán ser movilizados por esta región a través del ferry", dijo el personero de Salamina Carlos Mario de la Cruz.

El ganadero Benjamín Santos señaló que "de Pivijay salen diariamente para Barranquilla 180 mil litros de leche, sin contar con las cantidades de queso y ganado que se moviliza".

Indicó que con la suspensión del Ferry, Barranquilla se vería seriamente afectada, porque esta zona del río, en el Magdalena, es su despensa agrícola.

La alternativa ante la falta del ferry sería la Vía de la Prosperidad, pero sucede que entre Remolino y Salamina, se encuentra prácticamente intransitable.

Por tanto para ir de Barranquilla a Pivijay habría que tomar la ruta Ciénaga - Fundación, que triplicaría el kilometraje.

La angustia comenzó en el sector ‘Los Tamarindos’
Estado de la carretera cuando ocurrió la primera emergencia en agosto. Luis Rodríguez Lezama

Desde el 30 de agosto pasado cuando la comunicación terrestre entre Salamina y El Piñón quedó interrumpida debido a la ruptura de la carretera en el kilómetro 2.5, sector 'Los Tamarindos', los habitantes de estas zonas se han mantenido angustiados.

Esa mañana, cerca de 100 metros cúbicos de terreno cayeron al río, dejando la carretera prácticamente partida. A partir de ese momento se hicieron las tareas conducentes a mitigar el problema, planteándose el dragado inducido de la isla Tamarindo, inicialmente a cargo de la UNGRD y luego por Cormagdalena. 

La isla hace que la corriente se desvíe con fuerza hacia la margen derecha causando erosión en el kilómetro 2.5 por tanto al eliminarla equilibraría el caudal.

Por otro lado, Invías habilitaría la vía en ese tramo corriéndola varios metros y la UNGRD fortalecería la orilla colocando geobolsas.

Estas acciones se iniciaron en medio de críticas por veedores ciudadanos y autoridades civiles, quienes reclamaban más celeridad.

El 18 de octubre los salamineros amanecieron más preocupados, pues aún con el desasosiego del problema erosivo en el kilómetro 2.5, ahora el río Magdalena atacaba por el kilómetro 2.1 y rompía la carretera.  Sólo quedaba  un 'hilo' de camino. 

Pocos días después, el 26 de octubre, se genera una nueva alerta, luego que el agua socavara el carreteable y arrasara con la caseta del ferry.

El 20 de noviembre la erosión crece en el kilómetro 2.1 al ceder cerca de 100 metros del terraplén.

Fue este el último suceso de alerta antes del ocurrido la Noche de Velitas al ceder parte del terraplén en la zona del ferry.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Te puede interesar:

DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.