La esperanza está resumida en esta charca llamada Shorshimana, donde se empezará a cosechar la sal.
La esperanza está resumida en esta charca llamada Shorshimana, donde se empezará a cosechar la sal. Luis Freyle

El ‘oro blanco’ volverá a reinar en Manaure

Los cosechadores artesanales de sal comenzarán a trabajar en la charca Shorshimana, que fue reactivada después de diez años de estar paralizada. El objetivo es producir sal gourmet.

Por: Sandra Guerrero @sguerrerob

Temas tratados

La Guajira

Los cosechadores artesanales de sal comenzarán a trabajar en la charca Shorshimana, que fue reactivada después de diez años de estar paralizada. El objetivo es producir sal gourmet.

La charca Shorshimana está casi lista, el sol del municipio de Manaure, que para muchos es inclemente, permitirá que en poco tiempo el sueño de 874 cosechadores artesanales de sal pueda ser la realidad que por años  han luchado.

A partir de la próxima semana volverán a coger los picos, las palas y las carretillas, que durante diez años estuvieron archivados, esperando este momento decisivo para el futuro de una generación que solo ha vivido de este producto.

“Tengo 85 años y siempre coseché sal, después lo hicieron mis hijos y sobrinos, ahora lo harán mis nietos”, es la voz esperanzadora de José Eduardo Sierra, quien fue de los primeros recolectores de sal en esta población y sufrió mucho el tiempo que no hubo cosecha.

Dice que se rebuscaba en una camioneta haciendo viajes y otras cositas, con las que sobrevivió, porque eso lo dejaron abandonado.

“Aunque yo oí que a nombre de nosotros pedían billete en Bogotá, como si aquí estuviéramos explotando”, es la acusación que lanza, aunque no se atreve a señalar a nadie y sin detenerse mucho en el tema, añade que “yo estoy listo con mi gente, para cuando me avisen que ya podemos empezar a trabajar”.

Shorshimana  tiene 40 hectáreas y es una de las charcas que fueron entregadas a los wayuu, cuando las salinas eran manejadas por el Estado a través de IFI-Concesión Salinas.

El día del llenado de la charca asistieron las mujeres wayuu que trabajarán en la recolección de la sal.
El día del llenado de la charca asistieron las mujeres wayuu que trabajarán en la recolección de la sal. Luis Freyle

En el 2004 se le entregó la producción de sal a tres asociaciones indígenas y a la administración municipal, que crearon una sociedad de economía mixta denominada Salinas de Manaure Ltda., Sama. La participación accionaria era para la Asociación Waya Wayuu un 30%, para Sumain-ichii 36%, para Asocharma 10%, y la Administración Municipal contaba con el 24%.

Esta sociedad tuvo dificultades en encontrar un operador privado, requisito que debían cumplir para mantener la producción de unas 500.000 toneladas de sal al año. También hubo conflictos internos, lo cual unido al invierno, terminó con la cosecha artesanal de la que dependían muchas familias.

 El oro blanco se extinguió, pero hubo quienes no se olvidaron del tema como Rosario Chayo Aguilar y su hija Arlenis Alvarado Epiayu, quienes junto a otro grupo de cosechadores derribaron muchos obstáculos para llegar a lo que hoy se vislumbra como una gran cosecha que esperan sea de unas 60.000 toneladas de sal.

Arlenis es representante de la Asociación Waya Wayuu que agrupa a quienes trabajarán en la charca y dice que el objetivo claro que tienen es vender el producto transformado a un cliente final, para obtener buenos precios y mejorar las condiciones de vida de quienes sufrieron durante todos estos años.

“El 70% de las que trabajamos somos mujeres que vimos morir a muchos niños por desnutrición durante estos años sin explotar la sal y que ahora esperamos que vengan buenos tiempos para nuestros hijos, nietos y futuras generaciones”, expresó.

En el laboratorio del Sena se hizo una prueba piloto para que la sal que se extraiga sea de alta calidad.
En el laboratorio del Sena se hizo una prueba piloto para que la sal que se extraiga sea de alta calidad. Luis Freyle

Añade que algunas decidieron trabajar como domésticas, otras familias se fueron para Venezuela y ahora volvieron a retornar por la crisis en ese país y que varios de los cosechadores decidieron irse  a trabajar a las bananeras, donde algunos perdieron la vida.

“Mi mamá fue una de las pioneras fundadora de Waya Wayuu que sacó adelante el proceso de la sal, nos asoció buscando mejorar la situación y ahora estamos aquí con toda la fe y la esperanza puesta para con nuestras manos volver a entregar este producto que tanto nos dio en el pasado”, asegura Arlenis.

Está segura que el municipio cambiará porque dice que con una cosecha de sal ganan todos, los compradores, los explotadores, quienes venden comida, tinto, el agua, se incrementa el número de visitantes y el comercio se activa de manera inmediata.

Quieren ofrecer una sal gourmet

La primera parte del proceso para obtener la sal se cumplió en febrero de este año con el llenado de la charca Shorshimana, acto al cual asistieron las familias beneficiadas, autoridades y representantes de la empresa Big Group Colombia, que es el concesionario de las Salinas de Manaure desde 2014.

Esta empresa suministró la salmuera saturada en cloruro de sodio, que se vertió en la charca que funciona como cristalizadero.

Luego solo hubo que esperar que pasaran estos cuatro meses, en los que actuaron el viento y el sol haciendo la labor de secado, hasta que se obtuviera un grosor de 15 centímetros, que es lo que se requiere para sacar las 60.000 toneladas previstas.

La charca fue supervisada constantemente y afortunadamente no llovió durante este tiempo, porque esto hubiera atrasado el proceso.

Arlenis Alvarado afirma que uno de los grandes apoyos que han recibido ha sido del Proyecto CISAL (Comunidades Inclusivas y Sostenibles en América Latina), que en conjunto con el Sena han brindado asistencia técnica con el fin de fortalecer la producción de la sal artesanal y la posibilidad de comercializar la sal gourmet.

Gabriel Genei, funcionario del Sena Agroempresarial y Acuícola de La Guajira, afirma que el apoyo consiste también en diseñar una estrategia a partir de este producto para formalizar la venta de sales mineralizadas para el consumo de pequeños rumiantes y de bovinos.

“El potencial de las salinas es muy alto y al desarrollarlo, podemos aportar al desarrollo del municipio”, indicó.

Se pretende proporcionar un valor agregado a la sal, para que esta sea de alta calidad y que se pueda desarrollar un mercado regional, para lo cual ya se hizo una prueba piloto, según explicó.

El exgobernador de La Guajira y antropólogo wayuu Weildler Guerra Curvelo afirma que si estos productores indígenas pudiesen disponer de una planta procesadora, como lo tienen previsto en su plan de acción, tendrían la capacidad de mineralizar su producto y ofrecerlo a diversos sectores, como el de los ganaderos, que demandan volúmenes significativos de sal con mejores precios.

“Manaure se encuentra situado en una zona de régimen aduanero especial y dispone de una no aprovechada potencialidad portuaria. Por tanto, la reactivación de su producción industrial y artesanal lo pondría en condiciones de abastecer la demanda de sal del país y aun de disponer de excedentes para la exportación”, aseguró.

Este podría ser el otro gran sueño de los cosechadores artesanales de sal de Manaure, que ya dieron el primer paso con la reactivación de Shorshimana y que ahora dicen que van por más.

Has llegado al límite de acceso a noticias para usuarios no registrados.

Registrate con tu correo y disfruta gratis las noticias.

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado

Temas tratados

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN La Guajira
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web