El Heraldo
Vista aérea de una formación de la Policía para salir a un operativo. Cortesía
Judicial

38 policías agredidos en operativos para frenar la COVID-19

El general Ricardo Alarcón, comandante de la Mebar, precisó que 36 de los casos se han dado en Barranquilla.  Los otros dos han sido en Baranoa. 

En las últimas semanas han circulado en las redes sociales varios videos en los que se aprecia la agresión, el irrespeto y los insultos contra agentes de la Policía Nacional, al momento de un operativo  en un sector o cuando se aborda a un ciudadano  para la imposición de un comparendo por violación de las medidas sanitarias para contener la propagación de la COVID-19.

EL HERALDO conoció de hechos particulares en zonas del sur de Barranquilla donde se han llevado a cabo fiestas clandestinas e ilegales. Hasta allí han llegado los uniformados para desarticular ‘la parranda’, pero a cambio, son recibidos a palos y a piedras por los infractores de la norma.

“En Rebolo, La Chinita y varias zonas del suroccidente, la Policía llega a desmantelar las fiestas, pero los ciudadanos no lo permiten. En muchas oportunidades han tenido que ser conducidos a la Unidad de Servicios en Convivencia y Justicia (UCJ), por irrespeto a la autoridad”, dijo una fuente a este medio.

También se ha conocido de casos donde los agentes van a atender y a dispersar peleas entre pandillas y quedan en el medio de la confrontación en medio de agresiones con piedras y palos.

36 agresiones

El general Ricardo Alarcón Campos, comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla, informó a que a diario se cometen este tipo de ataques contra los uniformados de la institución, e incluso hay determinados sitios donde no son bien recibidos los procedimientos.

“En promedio, 10 policías al día son irrespetados por personas o la comunidad al momento de realizar un operativo”, detalló el comandante.

Así las cosas, hasta la fecha de 36 policías han sido lesionados en diferentes procedimientos  en la presente cuarentena para prevenir el coronavirus.

“Las personas utilizan la confrontación que, en estos caso, no tienen cabida.  Estos no son tiempos de contradecir la labor de la Policía. Son momentos para pensar en la vida y en la salud para poder  entre todos combatir ese enemigo en común (virus)”, señaló el general Alarcón.

El irrespeto es algo contradictorio, precisó el alto oficial, al referirse  cuando algún funcionario o policía aborda a una persona. “Estás personas deberían asumir de la mejor manera la situación”, dijo el comandante en diálogo con este medio.

En Atlántico

Desde la oficina de prensa de la Policía del departamento del Atlántico (Deata), se informó  que dos agentes de esa institución han sido lesionados en lo que va de cuarentena.

Los hechos se registraron en Baranoa y en el corregimiento de Campeche. En el primer caso el agente fue lesionado con una piedra en el rostro y en el segundo caso, el uniformado resultó lesionado en el tobillo. Ambas agresiones en medio de operativos relacionados con el incumplimiento de las medidas para contener la propagación del coronavirus.

Consecuencias

Según la Oficina para la Seguridad y Convivencia Ciudadana, muchas de estas personas que infringen la ley y agreden a los funcionarios y agentes de la Policía  son trasladados hasta la Unidad de Servicios Especializados en Convivencia Ciudadana y Justicia (UCJ).

Cifras de la oficina dan cuenta en lo que va corrido desde que se decretó el asilamiento preventivo obligatorio, la UCJ, ha reportado 3. 586 ingresos por comportamientos contrarios a la convivencia y seguridad en la ciudad.

Aunque durante los días de confinamiento han reducido casi a la mitad las retenciones en la Unidad, como una medida preventiva, parte de estos traslados se han realizado durante los operativos de control de la Patrulla COVID, estrategia que fue lanzada el pasado lunes por el alcalde Jaime Pumarejo.

“Cabe resaltar que en la UCJ se toman medidas de bioseguridad, por lo cual se reglamentó el uso obligatorio del lavamanos instalado en una de las entradas de la Unidad, adicionalmente, está demarcado el piso en cada una de las salas de protección para garantizar que se respeten los espacios de distancia física sugerida entre personas. Así mismo, procuramos que entre cada turno no se sobrepase la cantidad de personas que está permitido ingresar”, señaló la oficina en un breve comunicado.

En Cartagena

El pasado lunes, 13  personas fueron capturadas en el centro de Cartagena por unidades de la Policía Metropolitan luego de agredir a los uniformados con piedras y palo en medio de un operativo de control por la cuarentena.

El reporte oficial señala que los ciudadanos capturados en flagrancia son diez hombres y tres mujeres. Se les señala de violación de medidas sanitarias y agresión a servidor público.

Los hechos se presentaron en una de las vías principales del barrio El Espinal, cerca al semáforo del Castillo San Felipe, en el centro de la ciudad.

“Dos policías resultaron lesionados y remitidos ante un centro asistencial, con traumas en extremidades inferiores, causados con botellas y piedras, lanzados por estas personas, quienes atacaron a los uniformados”, dice el informe.

La Policía logró establecer que en esa casa, usada ilegalmente como hotel, se cobraba diariamente por el uso de cada habitación, en medio de condiciones de hacinamiento, insalubridad y un solo baño para 40 personas que dormían en colchonetas sobre el piso.

Cortesía
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.