Deportes | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Bacca con su esposa Shayira Santiago y sus hijos Carlos Daniel y Karla Valentina en la sala de su casa.
Deportes

“No me asomo ni a la puerta de mi casa”: Carlos Bacca

El goleador porteño habló con EL HERALDO sobre la situación que vive en estos días en España, uno de los países más golpeados con el coronavirus.

El coronavirus sigue su marcha imparable en Italia y España. Lamentablemente cada día aumenta el número de contagiados y de muertos en esos y otros países. En busca de reducir el número de afectados y tratar de ponerle freno a la pandemia, los gobiernos extreman las medidas de emergencia. En territorio ibérico se anunció ayer la prolongación del período de aislamiento hasta el 11 de abril. Carlos Bacca, delantero atlanticense del Villarreal, se encuentra confinado en su casa con su familia, orando para que la situación mejore en Europa y para que en Colombia, donde están el resto de sus parientes, adopten oportunamente las medidas para mitigar los estragos de esta enfermedad.   

El goleador de Puerto Colombia habló con EL HERALDO sobre la manera en que él y los suyos afrontan el COVID-19, que en España, el segundo país más afectado en el Viejo Continente, ya ha dejado (hasta anoche) 28.500 infectados y 1.720 muertos (394 se presentaron en las últimas 24 horas).

P.

¿Cómo ha vivido toda esta situación?

R.

Es un momento difícil, una situación que ahora mismo está incontrolable, cada día aumenta más. Se trata de tomar todas las medidas. La gente empezó hace ocho días a tomar conciencia de lo que era esta pandemia, pero sigue creciendo. La cuarentena se ha prorrogado 15 días más.

P.

El problema sigue…

R.

No se ha encontrado todavía la solución, pero la gente ha tomado conciencia. Sabemos que esto va a disminuir con la ayuda de Dios. Toca esperar, disfrutar de la familia, que es lo que siempre tenemos, confiar en Dios con mucha fe y seguir adelante. No es fácil, hay muchas personas muriendo y otras que están pasando por dificultades, es algo que no se puede controlar.  

P.

n Italia y España fue un asunto que al principio se vio sin la suficiente importancia. La gente no le puso toda la seriedad de entrada…

R.

Sí, la gente no tenía conciencia como ahora, se pensaba que era algo pasajero, pero a medida que fueron pasando los días, a medida que fueron aumentando los casos y presentándose muertes, de a 300 y 400 por día, ya se vio todo más serio. La gente hace ocho días que está con mucha conciencia, las calles se encuentran solas, la gente está en su casa tratando de que esto pase lo más rápido posible. La única manera para que no se siga expandiendo es que tomemos conciencia al ciento por ciento de que debemos quedarnos en casa. Cuando hay contacto de varias personas, el virus camina mucho más rápido. Al principio no se le prestó mucha atención. Es una situación difícil. Hay que quedarse en casa, compartir con la familia y esperar que todo se solucione confiando en Dios. 

P.

¿Cómo es un día de Carlos Bacca en medio de esta situación de cuarentena?

R.

Nosotros hicimos una compra para un mes. Ya se escuchaban las voces de la gravedad de la situación. En el club (Villarreal) nos venían diciendo que se estaba complicando y tratamos de hacer ese mercado para tener alimentación en casa. Ahí estamos mi esposa (Shayira Santiago), los dos niños (Carlos Daniel, Karla Valentina y Abigail), dos personas más, que viven con nosotros desde hace mucho tiempo, y yo. Lo que hacemos es despertarnos y compartir en familia el desayuno. En la mañana todos entrenamos en el parking de la casa, en el espacio que tenemos. Yo hago los ejercicios que me manda el club, porque nos están mandando trabajos individualizados para perder lo menos posible la forma física, aunque sabemos que va a ser difícil, no es lo mismo entrenar en casa que en el campo. Nos movemos, después almorzamos, compartimos La Palabra (La Bibilia) y juego mucho con los niños.  

P.

¿Mucho PlayStation?

R.

No soy mucho de Play, trato de jugar con los niños a parqués, cartas. También vemos muchas películas. Este tiempo me ha dado para compartir muchísimo con mis hijos. Yo en toda mi vida no había visto tantas películas como ahora (risas).

P.

¿Cuáles se ha visto?

R.

(Risas) Ahora mismo se me han escapado los nombres. Me gusta mucho las películas cómicas. Me he visto mucho ‘Mi pobre angelito’, la uno, la dos… Un montón de películas viejas. Anoche me vi Cuarto de Guerra. También trato de ver películas que me enseñen y me dejen un mensaje a mí, a mi familia y a las dos personas que están compartiendo aquí conmigo. Ya son diez días que llevamos aquí sin poder salir a ningún lado.

P.

¿Qué partidos repetidos se ha visto?

R.

Pasaron la final de la Liga de Europa 2013-2014 entre Sevilla y Benfica, la final 2014-2015 contra Dnipro. A veces me pongo a ver los goles que se han marcado. A mi hijo le gusta mucho el fútbol y se pone a ver algún partido viejo. Vi lo que puso la Dimayor de Junior, muchas cosas. Uno no se aparta porque la vida de uno es el fútbol, pero ahora mismo pasa a un segundo plano.

P.

¿Cómo hizo con las personas que le ayudaban en los quehaceres de la casa?

R.

A todos les dimos la libertad para estar con sus familias. Es bueno que estén en sus casas con su familia. Acá estamos mi esposa, mis hijos y las otras dos personas, una prima de mi esposa y una señora soledeña que siempre ha trabajado con nosotros, desde hace muchos años. No me asomo ni a la puerta de mi casa porque la situación está complicada. Es el momento de tomar conciencia en Colombia. La situación se puede complicar. Cada día aumentan los contagiados. Así empezó acá y después la situación se puso difícil. No sé si Colombia está preparada para una pandemia con mil y 2 mil personas que se enferman al día.

P.

¿Qué medidas extremas ha tomado además de no asomarse siquiera en la puerta de la casa?

R.

 No llega nadie a la casa. Los perros se sacan ahí mismo, hacen su necesidad, se recoge y listo. No hay pedidos de comida ni ningún domicilio. Es que la situación es complicada, un contacto con alguien que esté infectado y son siete personas que terminan contagiadas en la casa. Las medidas son extremas. Gracias a Dios mi trabajo me permitió hacer un mercado de un mes, pero hay personas que buscan su sustento día a día. Yo que tengo la posibilidad de hacerlo, tomo todas las precauciones posibles. Nos lavamos las manos muchas veces, cada uno de mis hijos tiene un antibacterial, hay otros en la cocina, en los baños. Todo lo que sea posible para tratar de evitar esta situación. Solo aquí en la Comunidad Valenciana, que es donde vivo yo, hay más de 2 mil casos (reportados).

P.

¿Cómo es el panorama en el sector donde usted vive?

R.

Las calles están solas. No pasa ningún carro por el frente de la casa. Estoy en un conjunto residencial donde hay muchas casas. Hay una carretera en la que normalmente pasan muchos carros, pero ahora mismo no se sienten. Los vecinos ni se escuchan.

P.

¿Cuántas mascotas tiene?

R.

Dos perros y dos conejos. Todos están en el patio, cada uno en su refugio.

P.

¿Se comunica diariamente con sus padres acá en Barranquilla?

R.

Tenemos un grupo familiar en Whatsapp, ahí hablamos a diario. Nos llamamos dos o tres veces a la semana, pero la comunicación es constante en el grupo, toda la familia está conectada dándose los buenos días y viendo algún versículo u oración que nos manden para fortalecernos. Siempre me dicen que me cuide y acate las recomendaciones. Es lo mismo que yo le digo a ellos. A todos les digo lo mismo, la situación es complicadísima, muy delicada. Son unos valientes, unos guerreros todas esas personas que se están encargando de la pandemia. No es fácil ver y atender a tantas personas en un solo día, y cada día salen más. Esperemos que Dios les dé la sabiduría a todos esos profesionales.  

P.

¿Le ha costado convencer a su padre, Gilberto Bacca, de se que quede en casa?

R.

No. Ha sido juicioso. Me ha costado más con mis sobrinos, que se mueven de un lugar a otro y van a visitarlo. Ya he hablado con ellos y les he dicho que procuren no visitar a mis viejos. Ellos están tranquilos en casa, no salen, pero mis sobrinos son más jóvenes, aunque ya vengo hablando con ellos y mis hermanos para que tomen las medidas de seguridad al ciento por ciento. Esto es muy difícil y, repito, no sé si Colombia está preparada. Esperemos que se tomen todas las medidas que se tengan que tomar, pero ya, porque si esto crece, no va a haber manera de controlarlo.

P.

¿En algún momento ha sentido mucho miedo y ganas de venirse a Colombia?

R.

No, no. Desde hace muchos años vengo conociendo de la Palabra de Dios. En La Biblia está escrito todas estas cosas que están pasando. Más que nerviosisimo, confío en Dios, tengo mucha fe. Me fortalezco en Él, mi familia también. Lo único que puedo hacer yo en este momento es quedarme en mi casa, seguir orando y ayunando por esas personas que están pasando este momento de dificultad y sus familias, y los profesionales que se están encargando de este tema delicado. No he pensado en Colombia porque tampoco el club nos deja viajar. No sabemos qué día se va a reiniciar la Liga. Hay que estar en casa y cuidar a la familia solamente, es lo único que podemos hacer nosotros.

P.

¿Qué le ha dicho a Luis Fernando Muriel y Juan Guillermo Cuadrado, quienes se encuentran en Italia, donde la situación es bien complicada?

R.

Con ‘Muri’ hablo muy poco. Está en una situación difícil. Se encuentra guardado en su casa, tranquilo y entrenando, tratando de pasar el tiempo lo más rápido posible. Está en Bérgamo, una zona roja de la pandemia. Con Cuadrado hablo durante la semana, tenemos un grupo de oración con el pastor Juan Guillermo Ricaurte, que a veces hace una videollamada y oramos. Casi todos los días estamos en contacto con Juan, Miguel Borja, Chunga, Dávinson Sánchez, Lucumí, Daniel Torres, Wílmar Barrios y unos amigos de Cuadrado. Compartimos La Palabra casi todos los días a través de un grupo de Whatsapp. Con eso nos fortalecemos.

P.

¿En medio de esta situación se puede extrañar el fútbol o la cuestión es tan grave que todo pasa a un segundo plano?

R.

Ahora mismo el fútbol pasa a un segundo plano. Se pueden ver partidos repetidos y otras cosas, pero ahora mismo lo que uno quiere es que pase esto, que no llegue esa enfermedad a más nadie, que se calme todo y que cada uno pueda disfrutar en su campo. Es fácil decir quédate en casa, pero sabemos que hay muchas personas que viven del día a día, que tienen que salir a buscar su pan, pero la única manera de combatir esto es quedándose en casa. Ojalá el Presidente y todas las personas encargadas de este tema ayuden a la gente en lo que más se pueda.   

P.

Michael Ortega ha emprendido una campaña para ayudar a la gente más necesitada en medio de esta pandemia…

R.

Hablé con Michael y me dijo sobre esa iniciativa, la apoyo ciento por ciento. Yo estoy tratando con mi esposa, que es la encargada de mi fundación, y con las personas que nos ayudan para tratar de colaborar en lo que más se pueda, ya sea en el pueblo (Puerto Colombia) o como se pueda. Se están buscando las maneras para ayudar en verdad a quienes lo necesitan. Sabemos que en estas situaciones surgen muchas personas que se aprovechan y es lo que no queremos, hay que mirar por las personas que en realidad lo necesita, ese que día a día sale a buscar su pan. Estamos tratando de buscar, más que todo, algo para el hospital de mi pueblo. Estamos haciendo averiguaciones. Queremos entregar algunos mercados, tapabocas, gel antibacterial. Estamos trabajando en eso. Ojala se sumen muchas más personas a lo que está haciendo Christian Daes, Elsa Noguera, el alcalde Pumarejo y Alejandro Char.

P.

¿Hay compañeros suyos contagiados?

R.

La Liga nos mandó obligatoriamente a hacernos el test. El viernes nos llamó el club y nos puso un horario a cada uno. Desde el parking del club nos hicieron los exámenes. Llegábamos por separado y cada uno en su carro. Los doctores estaban en el parqueadero y ahí nos hicieron el test. Gracias a Dios ninguno está contagiado. Hay otras personas con las que he compartido que se encuentran afectadas como Ezequiel Garay (defensa argentino del Valencia) y su esposa. Ojalá él y todas las personas contagiadas salgan de eso pronto.

P.

¿Esa fue la única vez que salió de la casa?

R.

Sí. Era una obligación y se cumplió un protocolo del club.

P.

Quisiéramos estar preguntándole por su ciclo en Villarreal, por Junior y otras temas, pero esta situación minimiza todo…

R.

Es la realidad. En Colombia hay que tomar las precauciones extremas desde ya. Acá no se tomaron desde un principio y ahora está incontrolable. Quédense en casa, no salgan, cuidémonos todos. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

¡Volvió toda la emoción del FÚTBOL COLOMBIANO!

Haz tus predicciones, acierta los marcadores y gana puntos para ser el N°1 del ranking.

Demuestra que eres un CRACK DE LOS MARCADORES, compite por el liderato del ranking.

¡Jugar ahora!

Más noticias de:

  • Carlos Bacca
  • coronavirus
  • España
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web