Tala y colonización: los males del Nudo de Paramillo

    ¿Quieres recibir notificaciones?
    Si
    No
    5/10 INGRESAR Explora tu perfil

    Amigo lector,

    Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

    Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

  • SUSCRÍBETE

Últimas noticias

Una migrante es atendida por unos trabajadores de un PAO.
12:09

La cifra corresponde al primer semestre de 2019 en el...

Panorámica del CDI a entregar en Palmar de Varela.
12:06

Los centros atenderán a más 732 niños de esos...

Un grupo de niños  durante una actividad en un CDI de Barranquilla.
12:01

El director regional de la entidad dijo que en el último...

Harold Ramírez en acción con los Marlins de Miami.
00:04

El pelotero cartagenero conectó su cuarto bambinazo...

El pegador colombiano Óscar Rivas sacudiendo con un golpe a Bryant Jennings.
00:03

Este sábado, en el O2 Arena de Greenwich, en Londres, el...

Duelo entre los Titanes y Simón Bolívar, en el coliseo Elías Chegwin.
00:02

Los equipos triunfaron en el torneo de baloncesto ‘Viviendo...

00:02

El mánager general del Jumbo-Visma (con cuatro triunfos...

Giovanni Urshela en acción con los Yanquis.
00:01

El tercera base cartagenero brilló en el triunfo 6-2...

Buzz Aldrin delante del módulo lunar el 20 de julio de 1969. La foto la captó Neil Armstrong.
00:00

El 16 de julio de 1969, la misión Apolo 11 despegó desde el...

00:00

En la lucha por la general, el francés Julian...

Tala y colonización: los males del Nudo de Paramillo

En 17% se ha incrementado la deforestación en este parque natural, según reveló la dirección del PNNP. En su 504 mil hectáreas habitan unas 1.436 especies de flora y fauna. La mayor extracción de madera se está haciendo por la cuenca del río Sinú.

Cortesía
Cortesía
Las autoridades aseguran que las mafias deforestadoras tienen rutas clandestinas para el transporte de la madera que es sustraída de manera ilegal de la zona del Parque Nacional Nudo de Paramillo. Cortesía

En 17% se ha incrementado la deforestación en este parque natural, según reveló la dirección del PNNP. En su 504 mil hectáreas habitan unas 1.436 especies de flora y fauna. La mayor extracción de madera se está haciendo por la cuenca del río Sinú.

El Parque Nacional Nudo de Paramillo es la décima área protegida del país, considerada la mayor reserva de agua, de bosques y especies en la Costa Caribe. Con más de 504 mil hectáreas de bosque, se convierte en el hábitat para 1.436 especies de flora y fauna, de las cuales unas 20 de ellas se encuentran en la categoría de amenaza a nivel mundial.

La minería ilegal y el narcotráfico son algunas de actividades que provocan la denominada ‘hemorragia deforestadora’, a la que recientemente la Presidencia de la República le declaró la guerra; sin embargo, la tala de árboles ha tomado un crecimiento vertiginoso, pues según los reportes de las directivas del Parque Nacional Nudo de Paramillo, PNNP, en los últimos años el fenómeno ha crecido en un 17%.

La voracidad industrial demanda que se succionen recursos naturales como la madera, y es precisamente en el territorio del PNNP donde hay especies de árboles apetecidos por su calidad, que en las grandes urbes pueden llegar a tener precios jugosos por su calidad para la construcción de viviendas y para la elaboración de finos muebles.

Algunas de estas especies de árboles ya han sido arrasadas en departamentos enteros de la Costa Caribe, y solo se encuentran dentro del Parque Nacional Nudo de Paramillo, donde se custodia bajo el trabajo de las autoridades.

Sin embargo, esto no es suficiente impedimento para que las mafias puedan seguir abriéndose caminos por las arterias hídricas que nacen en lo alto de este terreno.

Especies de árboles como el mazabalo, cococristal, abarco, brasilete, se encuentran bajo amenaza, pues según los reportes obtenidos por las autoridades ambientales, ya solo se pueden encontrar dentro del Parque Nacional Nudo de Paramillo; en la Serranía de San Lucas,  Montes de María, en Bolívar; y la Sierra Nevada de Santa Marta, en el Magdalena, aunque en esta última se teme que muchas especies hayan desaparecido por causa del accionar de la motosierra.

Siendo el punto de nacimiento de un entramado de ríos, el Parque Nacional Nudo de Paramillo se convierte en el reservorio de agua más importante del Caribe colombiano generando sostenibilidad ambiental. 

En sus alturas nacen los ríos Manso, Tigre, Esmeralda y Verde, que conforman la zona hidrográfica del Alto Sinú. Los ríos San Jorge, Sucio, San Pedro y Uré, que conforman la región hidrográfica del Alto San Jorge, y otros ríos que se entrelazan en sus fuentes alrededor del Parque Nudo de Paramillo como río Churco, Tarazá, y Peque, tributarios de la cuenca del río Cauca; el río Nama, tributario del río Sucio, en la cuenca del Atrato.

El Parque Nacional Nudo de Paramillo tiene una altura máxima de  3.960 metros sobre el nivel del mar, limita al norte con los municipios de Puerto Libertador, Montelíbano, San José de Uré, Valencia y Tierralta, pertenecientes al departamento de Córdoba, mientras que por Antioquia colindan las poblaciones de Ituango, Peque, Dabeiba, Apartadó, Chigorodó, Mutatá, Carepa, Tarazá, Cáceres y Caucasia.

En medio de la guerra

Precisamente son zonas donde hoy día se concentra el recrudecimiento de la guerra tras la firma de los acuerdos de La Habana con la guerrilla de las Farc.

En estas localidades hacen presencia grupos residuales como el ‘Clan del Golfo’, ‘los Caparrapos’ y las disidencias del frente 18 de las Farc, quienes se disputan el control de los narcocultivos, generando muertes y desplazamientos masivos, como el ocurrido desde el 21 de marzo en zona rural de Puerto Libertador, donde la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios, OCHA, reportó el desplazamiento de 2.159 personas que permanecen albergadas en el corregimiento de Juan José.

Similar situación se reportó con el desplazamiento de 589 personas en Tierralta, denunciado por este mismo organismo internacional, en hechos ocurridos a principio del mes de abril.

Estas situaciones de presencia de grupos al margen de la ley generan ‘heridas’ que fraccionan el accionar del Estado y son aprovechadas para desangrar las riquezas naturales. El comandante operativo de la Policía de Córdoba, coronel Juan Corvacho, informó que el tráfico ilegal de madera es una economía criminal que se investiga en articulación con la Policía de Carabineros y el Ejército Nacional.

Las autoridades tratan de establecer si los grupos al margen de la ley tienen alguna relación con el tráfico ilegal de madera, lo que este año ha permitido la captura de 263 personas sindicadas por el delito de aprovechamiento ilícito de los recursos naturales renovables.

Los reportes de las autoridades indican que dentro de los decomisos figuran especies como la palma, con 6 mil 500 unidades; mangle, con 1.012; y guadua, con 377.

Dentro de la zona se tiene un reporte de 21 zonas habitadas por nuevos colonos provenientes de otras regiones del país.
Dentro de la zona se tiene un reporte de 21 zonas habitadas por nuevos colonos provenientes de otras regiones del país.

Autoridades ambientales

Antonio Martínez Negrete, director del PNNP, le comentó a EL HERALDO que actualmente existen varias amenazas en el parque.

Uno de los fenómenos registrados consiste en la tala con fines de aprovechamiento de la madera, que por ser selectiva es difícil de medir pues los madereros no arrasan con grandes extensiones de bosques al mismo tiempo, pero seleccionan los mejores árboles dependiendo del pedido que les hagan desde la industria, ya sea abarco, mazabalo, cococristal, brasilete, que posteriormente son enviados a ciudades como Barranquilla, Medellín, Cartagena, y Riohacha, para la elaboración de finos muebles.

 “En el bosque natural no se va a encontrar un área con una hectárea de la misma especie, el talador corta el mejor espécimen y si uno mira desde arriba no se va a ver un hueco significativo porque la manigua es densa y las copas de los árboles pegan entre ellas; sin embargo, el daño se está haciendo como si fuera un comején”, dice Martínez Negrete.

Los científicos aseguran que la tala selectiva provoca lo que se denomina la erosión genética porque los madereros toman los mejores árboles para la industria y dejan los arboles retorcidos o los enfermos.

 Rutas de extracción y transporte de madera

La mayor extracción de madera del parque se está realizando en la cuenca del río Sinú, en la jurisdicción de Tierralta, a través de unos puertos clandestinos que están alrededor del embalse de la Hidroeléctrica Urrá.

 “Anteriormente cuando no estaba el embalse esa madera era arrastrada por las aguas del río Sinú hasta llegar a Montería. Ahora con la construcción de la hidroeléctrica Urrá, la madera llega hasta un punto donde posteriormente la cargan a botes fuera de borda hasta unos puertos clandestinos y allí la embarcan en camiones”, sostiene el director del parque natural.

 El tráfico de salvoconductos y licencias para la extracción de madera en esa zona del departamento es uno de los medios utilizados por los traficantes ilegales de madera para burlar los controles.

“Mucha de esa madera la están movilizando con certificados que no corresponden a la madera. Por ejemplo movilizan madera de bosque natural con certificado de plantación, es decir, están moviendo brasilete,  pero en el papel aparece que es acacia o que es roble, eso dificulta más el control y ha obligado a que se tenga que hacer capacitaciones a la fuerza pública”, agrega Martínez Negrete.

La situación ha generado la necesidad de desarrollara estrategias articuladas entre el Instituto Colombiano Agropecuario, Ica; la Policía, Corantioquia, Corpourabá, y la Corporación Autónoma Regional de los Valles y del Sinú, CVS.

Puntos claves en el camino

Según las autoridades, el municipio de Caucasia, en el Bajo Cauca antioqueño, es un punto en donde convergen las rutas que comunican a Córdoba con Antioquia con miras a los mercados en Medellín, o en la Costa en ciudades como Barranquilla, Cartagena, Riohacha, Cesar, entre otras poblaciones.

Las otras rutas utilizadas son Arboletes, que limita con el municipio de Los Córdobas, en la zona Costanera en Córdoba; y La Apartada de Valencia, que es por donde entra y sale madera por San Pedro de Urabá, en la zona del Alto Sinú.

Conflicto entre el hombre y los animales

El PNNP, fundado en el año 1977, viene siendo colonizado por campesinos que llegan provenientes de otras regiones del país, quienes realizan labores de tala y quema del terreno para realizar la siembra de pancoger.

 “También tenemos una afectación grande en el parque con 21 sectores de ocupación campesina. Algunos son muy grandes como el caso del corregimiento de Saiza, que tiene 31 veredas dentro del Parque Nacional y además cuenta con una carretera, cementerio, puesto de salud, escuelas e incluso antes tenían un aeropuerto. Entonces el reto es llegar a unos acuerdos con esos campesinos sobre el uso de la tierra dentro de una zona del parque”, indica Martínez Negrete.

Con base en los estudios realizados, entre el 2002 y el 2017, la deforestación creció en un 17% y la tendencia es ascendente por causa del ingreso de nueva  población al territorio.

 “Se trata de campesinos que siembran maíz, arroz, llevan sus marranos  y gallinas, pero mientras esos animales de corral crecen, deben acudir a la cacería de armadillos, guartinaja, ñeque, zaino, como forma de sostenimiento”, indica Antonio Martínez.

En este tipo de convivencia entre el hombre y la naturaleza se genera un conflicto particular, pues el campesino siembra productos que son apetecidos por especies como la guacamaya, el oso de anteojos, y las manadas del puerco manao que en una sola noche pueden arrasar hasta con una hectárea de maíz.

“Para rematar, llega el jaguar o el puma y se come a los marranos, los terneros y las gallinas, entonces se produce lo que se llama cacería de control, que es cuando un grupo de campesinos se arman para desplazar a una manada de manaos o colocan trampas para cazar a los felinos”, agrega el director del PNNP.

Cultivos ilícitos y el PNNP

Con base en el informe presentado por la Organización de las Naciones Unidas, ONU, en el departamento de Córdoba, hay unas 4.780 hectáreas de hoja de coca sembradas.

Córdoba es el departamento que presentó un mayor incremento de cultivos con un 79% frente a las cifras reportadas en el año 2016. En municipios como Montelíbano y Puerto Libertador es donde se señala el mayor aumento de hectáreas con hoja de coca.

 “Uno pensaría que los cultivos de coca son los motores de la deforestación, pero cuando hacemos el análisis con la información de la ONU, encontramos que hay una cifra de 3.510 lotes con hoja de coca, de los cuales  el 14 por ciento está dentro del parque y el 86% está por fuera”, indica Antonio Martínez.

Estrategias de remediación

Las autoridades trabajan en acuerdos con algunos campesinos que viven en la zona aledaña al PNNP para desarrollar actividades de protección de los bosques y no talar los árboles.

“Hubo un primer acuerdo el año pasado con 30 familias campesinas, en el acuerdo se comprometen a proteger unas 300 hectáreas de bosque donde a su vez habitan especies que están en calidad de protegidas”, dice Antonio Martínez.

De igual manera se fraguan acuerdos con indígenas del Urabá antioqueño, quienes son dueños de más de 50 mil hectáreas de bosque, comprometidos a no talar ni a practicar la minería ilegal.

Estos procesos son liderados por la cooperación internacional, que precisamente para este año apoyará a 112 campesinos con proyectos para la siembra de cacao. “Esto aún no es nada concreto para la cantidad de gente que hay por fuera del parque; sin embargo, es un trabajo que se va fortaleciendo”, puntualiza Martínez Negrete.

Según los estudios realizados en apoyo con el Ideam, la tala continuada de los bosques en el Parque Nacional Nudo de Paramillo propiciaría el incremento de hasta 2° grados más de temperatura en la región Caribe en menos de 100 años.

El Parque Nacional Nudo de Paramillo es considerado como la zona de reserva más importante para la generación de agua en la Costa Caribe.
El Parque Nacional Nudo de Paramillo es considerado como la zona de reserva más importante para la generación de agua en la Costa Caribe.

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Córdoba
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
¡Hola!
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

Estimado lector,

Acceso ilimitado
¿Ya tienes una cuenta?
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
Copa america Brasil 2019 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí