El Heraldo
Los jóvenes se encargan de realizar diferentes actividades a lo largo del municipio de San José de Uré, en el sur de Córdoba. Cortesía
Córdoba

Jóvenes de San José de Uré lideran la generación del cambio

La población joven de este municipio ha creado actividades para dejar atrás los recuerdos de la guerra.

Mediante proyectos de danza, canto, charlas y obras teatrales los jóvenes intentan dejar atrás décadas de violencia que han azotado al municipio de San José de Uré, en el sur de Córdoba.

El entusiasmo que marca el carácter juvenil ha llevado a que cada vez sean más los muchachos que se suman a retratar su cotidianidad, tratando de enmarcar en una fotografía, o en un corto video, esos momentos de paz para que se queden en la retina de propios y foráneos. Todo para borrar de una vez los dolorosos recuerdos de la guerra.

El trabajo es arduo, pero comienza a ‘florecer’ con las calles y sus coloridos murales que ahora embellecen algunos sectores del municipio, donde anteriormente solo se apreciaban los grafitis de las AGC o Bvpa, grupos al margen de la ley que se disputan las economías criminales.

San José de Uré está ubicado en la subregión del Alto San Jorge, en el sur del departamento de Córdoba, a unos 147 kilómetros de Montería, incrustado al pie del Nudo de Paramillo, en límites con el departamento de Antioquia.

Precisamente esa ubicación estratégica hace que sea apetecida por grupos al margen de la ley, que en su puja armada agreden a la población civil y ‘muelen’ almas humanas, especialmente jóvenes víctimas de reclutamiento.

Los jóvenes realizan muestras artísticas con los diferentes grupos poblacionales de la comunidad de San José de Uré.

Según la Fundación Paz y Reconciliación (Pares), el municipio ha llegado a acumular el 38 por ciento de casos de asesinato de líderes comunales, líderes campesinos y líderes comunitarios que se registran en Córdoba.

“Haciendo proyectos sobre la promoción de la cultura nos identificamos y nos dimos cuenta que nos gustaba ese tipo de temas. Nos parecía algo chévere porque en el municipio no tenemos muchas cosas que hacer”, dijo Clara Inés Duque Marchena, una de las jóvenes que lidera los proyectos en el municipio.

Las actividades juveniles no consisten solo en danza, sino que el colectivo constantemente realiza jornadas de ayuda para las familias más vulnerables.

“Como estamos en medio de la pandemia en la que prácticamente no se puede salir, entonces estuvimos planeando y tocando puertas con las tiendas, pedimos colaboraciones para hacer una chocolatada cada sábado y domingo en San José de Uré”, narró la joven.

Precisamente en una de estas actividades, Clara logró hacer una fotografía con la que ganó el concurso local denominado como ‘Jóvenes en Sintonía, capturando y expresando paz’.

“La foto se tomó en el barrio La Lucha, una zona que como su nombre lo indica es un barrio que se creó como invasión, pero es un barrio donde hay muchas personas de bajos recursos y esas fotos fue una vez que hicimos una chocolatada y le dimos a la población vulnerable. Me gustó porque salimos con ellos”, explicó

En reiteradas ocasiones la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (Ocha) ha emitido alertas tempranas ante la presencia de miembros del ‘Clan del Golfo’ y ‘los Caparros’, dos grupos que representan otra causa de desescolarización debido al miedo que sienten los padres de familia al momento de enviar a sus hijos a estudiar por el alto riesgo de reclutamiento.

“En el municipio no hay muchos proyectos de participación con los jóvenes y los niños, no hay nada recreativo que se pueda hacer cada día entonces por medio de la Corporación Desarrollo y Paz de Córdoba (Cordupaz) quisimos aportar nuestro granito de arena”, indicó Duque Marchena.

Por otro lado, el acceso a la educación en el municipio también es una dificultad, pues pese a contar con una población estimada de 11.742, no tienen un centro de formación profesional.

“Un joven de San José de Uré que quiera estudiar tiene que irse para otro municipio ya sea al vecino municipio de Montelíbano, o en otra ciudad porque acá no hay universidades”, explicó la joven.

A pesar de las dificultades, los jóvenes han conformado sociedades y se han adherido a organizaciones defensoras de derechos humanos que les brindan orientación.

“En la Corporación Joven Uré he tenido siempre como esas ganas de poder ayudar a las personas, porque estamos un poco abandonados en materia de que no hay trabajo, hay muchas personas que solamente comen una o dos veces al día. Entonces me motiva mucho ayudar aportando mi granito de arena y a través de la Corporación Joven Uré que fue una iniciativa de un compañero y mía”, señaló.

La idea es seguir convocando jóvenes

El progreso de las juventudes también es apoyado por organizaciones defensoras de derechos humanos como Cordupaz.

María Julia Suárez Alviz, profesional de Campo - Sur de Córdoba, de Cordupaz, que ha acompañado el crecimiento de las juventudes de paz en San José de Uré, dice que “encontramos tal vez un desconocimiento o un desinterés sumado a una falta de acompañamiento integral desde las organizaciones y desde la administración municipal a los procesos de los jóvenes”.

Según la mujer, uno de los problemas que encontró consistía en que las posiciones de poder en temas relacionados a los jóvenes eran ejercidos por personas adultas que no tenían relación con la población a la que representaban.

Agregó que “nos empezamos a dar cuenta que quienes lideraban esos grupos de jóvenes eran personas que eran ya adultas mayores que ni siquiera estaban en el rango de edad es decir, entre los 14 y los 28 años. Por lo que empezamos a trabajar en talleres de política pública dándole a conocer a los jóvenes sobre el conocimiento de sus derechos la plataforma juvenil”.

“Los jóvenes estaban solamente para jugar fútbol, no estoy diciendo que ese no sea un escenario, pero esas manifestaciones deportivas no tenían ese trasfondo político, sin embargo, pero ahora ellos mismos manejan su propia plataforma y además hay organizaciones como semilleros de jóvenes en las juntas de acciones comunal y otras organizaciones sociales”, manifestó la mujer, que comenzó el proceso de cambio desde 2016.

Algunos de los miembros de las nuevas juventudes están vinculados a la Organización Social Justo Chávez de San José de Uré, otros fungen como acólitos en las ceremonias religiosas y otros solo son jóvenes estudiantes deseosos de ser escuchados.

“Este grupo ha colonizado su entorno, diseñaron la matriz de un mural que está ubicado en el Parque de la Virgen, casco urbano del municipio a la orilla de la quebrada de San José de Uré, que es una zona de frecuentan por los jóvenes del municipio”, señala la profesional.

Los jóvenes están alegres. En los tiempos de terror los únicos grafitis que se leían eran los alusivos a las autodefensas gaitanistas o a los caparros, pero ahora, predominan los mensajes de esperanza y sobre todo, de inclusión, un cambio importante para ellos.

“Encontrar otro tipo de pintura con contenidos sociales es muy gratificante. Cuando surgió el mural decidieron utilizar un rostro   cimarrón, un rostro indígena Zenú y el pueblo Emberá Katío, es la representación de esos tres pueblos y de alguna manera se ha ido segregando”, indicó Suárez.

Por su parte Rubén Oyola, secretario de juventudes de la Alcaldía de San José de Uré, manifestó que “desde la administración municipal  inicialmente se conformó la plataforma de juventudes y se ha venido trabajando en proyectos de construcción de paz y reconciliación desde al arte y la danza”

El funcionario dijo además que “también se realizan talleres de Orientación vocacional y estrategias para la prevención del reclutamiento forzado y el consumo de sustancias psicoactivas. Hemos hecho dos actividades en la primera fueron 100 jóvenes de manera directa”, puntualizó.

Grafiti de los grupos armados en San José de Uré.
Los coloridos murales son el común denominador.
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.