El Heraldo
Tres de las 200 casas que el vendaval dejó sin una parte de sus techos en la urbanización Mundo Feliz. Hansel Vásquez, Jesús Rico y Josefina Villarreal
Barranquilla

Vendaval destecha 200 casas en Galapa y 55 en Juan Mina

El fenómeno se sintió con mayor intensidad en las etapas I y II del barrio Mundo Feliz. Siete personas resultaron heridas por la caída de láminas y tejas.

Salir corriendo al patio fue la única alternativa que tuvo Sandra Acevedo al momento de ver cómo las tejas de su vivienda se desprendían producto del vendaval que se vivió ayer en Galapa y en algunas zonas de Barranquilla.

La mujer, quien reside en la Urbanización Mundo Feliz Etapa 1, aseguró que se encontraba sola en su vivienda al momento de la emergencia y pasó uno de los sustos más grandes de su vida al ver cómo el techo de su inmueble y el de sus vecinos se desprendía de las paredes. 

“Fue algo horrible, nunca había pasado por esto. Gracias a Dios mis cuatro hijos no estaban en la casa porque lo único que se me ocurrió fue salir corriendo al patio”, manifestó Sandra, quien además señaló que los muebles, camas, televisores y otros enseres se mojaron y quedaron inservibles. 

El susto fue similar para María Eugenia Serrano, quien nunca pensó que lo que empezó a sentir como una “brisa fría y ligera” a las 11 de la mañana, terminara siendo una emergencia que afectaría a sus familias. 

“El ruido fue grande, todos salimos asustados e incluso hubo heridos.  Ojalá nos ayuden para que estas cosas no vuelvan a pasar”, señaló Serrano. 

Las viviendas de Sandra y María Eugenia fueron dos de las más de 200 casas que resultaron afectadas,  producto del vendaval que se sintió en el municipio, según las autoridades de Galapa.

La emergencia también dejó como saldo siete personas con heridas leves producto de la caída de las tejas, quienes no presentaron mayor gravedad en sus lesiones.

Las fuertes brisas también produjeron la caída de tres postes de energía, lo que ocasionó la suspensión del servicio. Además de una decena de árboles derribados. 

El arroyo de la carrera 21 se llevó los andenes de tres viviendas entre las calles 40 y 40B del barrio San José. Hansel Vásquez, Jesús Rico y Josefina Villarreal

Al término de la emergencia, el alcalde de Galapa, Carlos Silvera De la Hoz, en compañía del subsecretario de Prevención y Atención de Desastres del Atlántico, Edinson Palma, recorrieron la zona afectada y realizaron un censo parcial para empezar la entrega de ayudas a las familias damnificadas. 

Palma recordó que actualmente estamos en temporada de lluvias y recomendó a las familias que amarren los techos, utilicen materiales de calidad para construir sus viviendas y verificar el estado de las paredes, entre otros. 

“El vendaval fue bastante fuerte y en el único municipio que se sintió fue en Galapa, sobre todo en la urbanización Mundo Feliz, donde se afectaron un gran número de viviendas. Afortunadamente no hubo heridos de gravedad”, sostuvo el funcionario. 

Entretanto, el alcalde de Galapa, Carlos Silvera, informó que dispuso de un punto de información en el Megacolegio para que los afectados puedan registrarse y poder atenderlos de la manera más “efectiva”. “Pedimos un compas de espera mientras hacemos el censo y la Administración hace los trámites para dar inicio con los apoyos”, precisó el mandatario. 

Asimismo, Silvera pidió a los habitantes del municipio que estén alerta ante las probabilidades de lluvias para las próximas horas. 

El impacto de un rayo dejó un hueco en el edificio ‘Los Fundadores’, ubicado en la cra 54 con calle 59. Hansel Vásquez, Jesús Rico y Josefina Villarreal

En barranquilla

El aguacero de ayer también causó estragos en Barranquilla: dos carros arrastrados por la corriente, 55 casas destechadas en Juan Mina, caída de árboles, afectaciones en las obras de canalización del arroyo de la 21 y el retraso de 44 minutos en Transmetro, fue el saldo que dejó el aguacero que duró alrededor de dos horas. 

La jefa de la Oficina de Atención y Prevención de Desastres del Distrito, Ana Saltarín, señaló que 55 viviendas resultaron afectadas en el corregimiento de Juan Mina. Allí la fuerte brisa arrasó con los techos de las casas. 

De igual forma, la funcionaria afirmó que dos viviendas también resultaron afectas en el barrio El Bosque, suroccidente de la ciudad.

“El Distrito de inmediato empezó el censo de damnificados y la entrega de ayudas”, informó Saltarín.

Entretanto, en la carrera 21 la corriente arrastró una porción de la placa de concreto en la calle 40B, en donde se realiza la canalización del arroyo. De igual forma, el agua produjo la socavación del terreno, afectando los andenes de cuatro viviendas.

Delfina Martínez, quien reside en una de las viviendas afectadas, señaló que el contratista de la obra solo cubrió las viviendas con sacos de arena que no resistieron la presión de la corriente. “Esto se veía venir. El agua se metió hasta las terrazas y las obras cada vez van más lentas”, manifestó Martínez. 

Por otro lado, dos carros fueron arrastrados por la corriente de los arroyos. El primer caso se presentó en la calle 74 con carrera 24 en donde un vehículo tuvo que ser rescatado por los vecinos del sector y un policía. 

Mientras que un segundo vehículo fue rescatado en la calle 48 con carrera 44, en donde la fuerte brisa tumbó dos postes de telefonía y dos señales de tránsito. 

El Cuerpo de Bomberos de Barranquilla señaló que más de diez árboles se vinieron abajo en distintos puntos de la ciudad y una persona fue rescatada del arroyo de la calle 65. 

El mercado de Barranquilla también sufrió los estragos del aguacero. Allí puestos de ventas se inundaron y se paralizaron las ventas por el resto de la tarde. 

De igual forma, la caída de un rayo asustó a los habitantes del edificio Los Fundadores en el barrio Santa Ana. El impacto en la azotea de la edificación originó un hueco de 20 centímetros de diámetro aproximadamente. No se registraron heridos por este suceso. 

Varias personas caminan en medio del agua en el mercado, que también se inundó por la lluvia. Hansel Vásquez, Jesús Rico y Josefina Villarreal

Transmetro: 44 minutos suspendido

Como medida preventiva Transmetro se vio obligado a suspender sus servicios durante 44 minutos. La medida se tomó de desde las 11:48 a.m. hasta las 12:32 p.m., debido al crecimiento de los arroyos de las calles 62 y 76. Una vez reactivada la operación, el restablecimiento de rutas se dio de manera progresiva.

Pronóstico: Según el Ideam

El fenómeno se produjo por las nubes de desarrollo vertical que se forman en las zonas bajas y alcanzan alturas considerables. El aumento rápido de la temperatura y la gran cantidad de humedad hicieron que aumentara la velocidad del aire de arriba hacia abajo. Según la entidad, las lluvias en Barranquilla disminuirán para el fin de semana y en el sur del Atlántico se registrarán precipitaciones ligeras, pero las condiciones locales pueden cambiar en cualquier momento.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.