El Heraldo
En automóviles, camiones o camionetas decenas de venezolanos y colombianos intentan cruzar la frontera entre los dos países. Jesika Millano
Barranquilla

La riesgosa travesía de Maicao a Maracaibo

Una periodista de EL HERALDO narra las maniobras para llegar por una trocha a territorio venezolano y el desencanto de retornar a su ciudad natal, una de las más golpeadas por la crisis de la que huyen a diario decenas de personas.

En la áspera trocha de aproximadamente dos kilómetros que conduce de Maicao al estado Zulia, hombres de la Guardia Nacional Bolivariana acaban de despojar de sus pertenencias a decenas de viajeros. A ello se suma la presencia de grupos que se autodenominan guerrillas, que someten a conductores y transeúntes para cobrarles una ‘vacuna’ a cambio de pasar a territorio venezolano.

La presencia atemorizante de ellos no me impide seguir con mi plan de llegar a Maracaibo a visitar a mi padre y a mi hermano. En lo que menos pensaba era en el riesgo de atravesar esa senda atestada de árboles secos de Cují (Trupillo) y nubes de polvo.

A diario, decenas de personas transitan por esta frontera. Si bien la mayoría entra a Colombia huyendo de la crisis que vive mi país, también muchos, como yo, regresamos a Venezuela porque allá siguen nuestras raíces. Quedaron parte de la familia, los amigos, la casa, los recuerdos. 

Empieza el viacrusis

Después de cuatro horas de viaje por carretera desde la Terminal de Transportes de Maicao, por fin llegué a Paraguachón a las 8:45 a.m. (hora de Colombia).

Tuve que aguardar a Néstor, quien, además de manejar uno de los llamados “carros por puestos” (taxis colectivos), es un hábil conocedor de ese trayecto convertido en una especie de guillotina, donde en el mejor de los escenarios lo único seguro es un atraco.  

Él nunca llegó porque su carro se había averiado esa misma madrugada con 5 pasajeros a bordo, en Sinamaica, capital del municipio Guajira, ubicado en Venezuela, a 64 km de Maicao.

Respiré hondo y seguí llamando por teléfono a otros choferes que me habían recomendado algunos familiares, pero ninguno había trabajado ese día.

Los gritos: ¡Maracaibo directo hasta el terminal! inundaban el lugar. Vehículos, camiones y chivas ofrecían este servicio por precios que iban de los 15 mil a los 25 mil pesos.

Me embarqué en un ‘carro por puesto’ tripulado por Alexander, un maracucho que mientras pagaba su “peaje”, a la entrada de la trocha, preguntaba sonriente cuántos muertos había dejado la balacera, ocurrida la madrugada anterior, entre delincuentes que se peleaban el control del sendero.

“Tenías que ver cómo la gente que estaba en Migración sellando pasaporte se tiraba al piso. Eso era tiro que iba y venía”, comentaba, en medio de carcajadas, a uno de los wayuu encargados de recibir la primera ‘tarifa’ de 25 mil pesos.

A lo largo de este camino  de herradura existen alrededor de 20 retenes improvisados con cabuyas a cargo de civiles armados que controlan la caravana de carros y camiones repletos de personas y contrabando que circulan en esta carretera polvorienta.

En ese momento cerré los ojos y me encomendé a Dios, pero 15 minutos, ya adentrados en la trocha, el peligroso trajinar aumentaba.

Son 180 trochas que existen a lo largo de los 249 kilómetros de frontera terrestre que tiene el departamento de La Guajira con Venezuela.

Al salir a la vía de asfalto del lado venezolano, el panorama no deja de ser amenazador. En los puntos de control, oficiales venezolanos también se disputan la zona. “Cada uno debe pagar 100 bolívares soberanos a los Guardias para que no revisen equipaje”, nos advierte Alexander antes de llegar al Punto de Control Fijo de Guarero.

La carretera del municipio Guajira, Estado Zulia, que conduce a Maracaibo. Jesika Millano

En el lugar, un guardia se acerca al carro y nos pide la cédula. Se aleja e inmediatamente otro hombre de civil extiende su brazo hacía el chofer y ambos intercambian un apretón de manos que camuflaba los 500 bolívares soberanos que habíamos entregado los pasajeros.

Tras recibir el pago, el encargado de manejar el dinero que piden los oficiales venezolanos se retira mientras que el guardia reaparece para entregarnos nuestro documento de identidad.

En Maracaibo

Después de tres horas de trayecto que parecían no terminar y luego de atravesar las poblaciones de Guarero, Moina, Los Filuos, Paraguaipoa, Sinamaica, Río Limón, El Moján, Nueva Lucha y Santa Cruz de Mara, por fin llegamos a Maracaibo.

“Maracaibo tierra mía idolatrada
y olvidada por ser leal,
Maracaibo marginada y sin un real. ¿Qué más te puede pasar que ya no te haya pasado?”.

Es la estrofa de la canción Maracaibo marginada, de Ricardo Aguirre, que se me viene a la mente. Estas letras reflejan el sentir al llegar a esta golpeada tierra.

Mientras recorremos la Avenida Guajira me asalta la alegría y la nostalgia. Hacía 8 meses que no iba a mi ciudad natal y aunque es predecible imaginarla desolada y repleta de males, nada se compara con la realidad.

El caos es la escena que se repite en las avenidas, donde no sirve casi ningún semáforo. Esta situación ha desencadenado en frecuentes discusiones entre conductores. Tan acaloradas como la sensación térmica que ronda diariamente los 40 grados centígrados.

Las “perreras” —camiones de carga sin las mínimas condiciones de seguridad que se han convertido en el nuevo método de transporte público en Venezuela por la parálisis de casi todos los medios formales por los altos costos de los repuestos— circulan en Maracaibo abarrotadas de pasajeros que se ubican hasta en el techo de los vehículos.

A falta de transporte público, los marabinos se movilizan en estos camiones sin las mínimas condiciones de seguridad. Tomada de Twitter @jesusrivas70

“Yo tuve un año el carro parado por repuestos, medio lo arreglé y lo estoy usando así. Es casi imposible salir a la calle y encontrar un bus de servicio público para trasladarse”, comenta Antonio Hernández, uno de los pasajeros.

Mientras voy camino a mi casa observo que el colapso acostumbrado en la avenida La Limpia, el elevado de Padilla, distribuidor de Delicias y la avenida Libertador son hoy una sombra lejana. Hoy, en cambio solo es visible una ciudad desértica con carreteras y autopistas llenas de huecos, casi sin alumbrado y con numerosas historias de asaltos.

Los signos de riqueza que marcaron a Maracaibo por su explotación petrolera están hoy bajo montones de basura en sus calles y ensombrecidos por los apagones que cada día aquejan a esta región declarada en emergencia.

Los andenes son basureros a cielo abierto porque hay fallas en el servicio de recolección.

El deterioro de los servicios públicos se refleja en cada cuadra y en todas las avenidas de esta ciudad, la segunda más grande de Venezuela, compartida por más de 1.653.000 habitantes.

Sus pobladores viven condenados a fallas eléctricas de hasta 36 horas de duración, y a vivir sin internet ni telefonía residencial, rodeados de basura y con miedo a la inseguridad.

A la depauperación del transporte, se le suma la falta de dinero físico lo que ha ocasionado un matiz tan especulativo como beneficioso en esta región donde el efectivo es pagado hasta por 1.000 % de su valor nominal.

Esto, sin dejar de lado la falta de agua potable, la crisis de los hospitales públicos y la escasez de medicinas.

Si la capital del Estado Zulia por más de un siglo creció con la mirada en su emblemático Lago, por donde llegaron la electricidad y el cine a Venezuela, la vista actual está puesta en la frontera, a donde se trasladan diariamente miles de personas para buscar en Colombia lo que no consiguen en su país. 

De acuerdo con cifras del Gobierno colombiano, son más de 870 mil venezolanos y retornados los que han llegado a Colombia en el último año. En Atlántico, los provenientes del vecino país suman más de 45 mil.

Cuatro días en la otrora ciudad petrolera fueron suficientes para entender a mis compatriotas.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.