María Ofelia Romero, presidenta de la JAC Santa María Sur, conversa con varios habitantes de su barrio.
María Ofelia Romero, presidenta de la JAC Santa María Sur, conversa con varios habitantes de su barrio. Cesar Bolívar y Luis Rodríguez

Juntas de Acción Comunal ¿Trabajo social o trampolín político?

Un total de 186 Juntas de Acción Comunal están constituidas en las cinco localidades de Barranquilla, según los registros. En abril del próximo año habrá nuevas elecciones.

Barranquilla

Un total de 186 Juntas de Acción Comunal están constituidas en las cinco localidades de Barranquilla, según los registros. En abril del próximo año habrá nuevas elecciones.

El dinamismo que caracteriza a la sociedad contemporánea ha impactado a las Juntas de Acción Comunal (JAC), impulsado un proceso de transformación al interior de estas organizaciones que lideran la participación de los ciudadanos  en la democracia. 

Durante los últimos años,  los barrios de Barranquilla se han convertido en fieles testigos de la transformación que se ha registrado en estas organizaciones, que –en la práctica– representan el escalón más elemental de los procesos democráticos.

Aunque estas organizaciones de base, que fueron institucionalizadas durante el gobierno de Alberto Lleras Camargo a través de Ley 19 de 1958, surgieron con el objetivo promover la participación de la comunidad en las políticas del Estado y lograr disminución de costos de los programas sociales, ahora en muchos casos se proyectan como espacios  a favor de “intereses personales y la búsqueda de protagonismo”.

Así lo aseguró Mariano Mendoza, vicepresidente de la Junta de Acción Comunal del barrio Recreo,  quien resaltó que el carácter social de estas organizaciones ha “empezado a desvanecerse” para convertirse en un “elemento de poder y relaciones”.

“Muchos integrantes de las JAC anteponen sus intereses personales y trabajan en busca de protagonismo para proyectarse en el plano político”, explica el hombre de 69 años. 

Percepción ciudadana

Esta impresión es compartida por muchos ciudadanos, quienes aseguran que el componente comunitario ha quedado en un segundo plano, puesto que sus integrantes han dado prioridad a otros intereses.

Onil Collante, habitante del barrio Recreo, no ocultó su inconformismo debido al “trabajo nulo” que se realiza desde las JAC en este sector de la ciudad.

“No tengo conocimiento de la forma en que eligen a los integrantes de la JAC ni quienes hacen parte de ella. Mucho menos tengo conocimiento de la gestión que adelanta ni las labores que han realizado para beneficiar a la comunidad de nuestro barrio”, indicó la joven.

Por su parte, Andrea Díaz, habitante del barrio La Victoria, aseguró que el trabajo de la JAC en este sector es “nulo”, al punto de no conocer los nombres de sus integrantes.

“La gestión que esas personas hacen no se nota en el barrio. Acá estamos siendo muy golpeados por distintas problemáticas y no han hecho nada para que la situación mejore”, expuso Díaz.

Mientras que Kimberly Moreno, residente en el barrio Montecristo, indicó que algunos líderes comunitarios han hecho de las JAC un “trampolín” para tener participación activa en procesos electorales, desdibujando su verdadera misión. 

“Han constituido a las Juntas de Acción Comunal en su fortín político, mostrando el potencial electoral como su respaldo para apoyar otras campañas y poder cumplir sus intereses personales”, expresó.

A su turno, Enrique Ferrer, residente del barrio La Victoria, expuso que las JAC han perdido el poder organizativo con el que gozaban, años atrás, en los barrios populares.

“Tiempo atrás, las Juntas de Acción Comunal eran las encargadas de organizar todas las actividades que se cumplían en el barrio. Sus integrantes contaban con mucho reconocimiento entre los habitantes debido a las distintas acciones que adelantaban”, sostuvo el hombre, quien también  resaltó que las JAC han sido planteadas como un interlocutor para dar a conocer las distintas necesidades de la comunidad ante el Estado.

Presencia en Barranquilla

Clemente Fajardo Chams, secretario distrital de Gobierno, sostuvo que en Barranquilla existen 186 Juntas de Acción Comunal, las cuales están distribuidas en las cinco localidades.

“Las JAC se consolidan como una expresión social organizada, autónoma y solidaria de la sociedad civil, cuyo propósito es promover el desarrollo de forma integrada, sostenible y sustentable, construyendo a partir del ejercicio de la democracia participativa en la gestión del desarrollo de la comunidad”, sostuvo el funcionario distrital.

Asimismo, Fajardo Chams indicó que las JAC cuentan con una serie de facultades, las cuales están dictadas en sus estatutos y son otorgadas por su Asamblea. 

“Como organización social y como persona jurídica para hacer convenios, contratos con entidades públicas y privadas, tanto a nivel nacional como internacional”, agregó el secretario de Gobierno, quien resaltó el proceso de acompañamiento que se ha hecho a los actuales dignatarios a través de la Oficina de Participación Ciudadana. 

Según los registros de la administración distrital, la localidad Suroccidente se consolida con el mayor número de JAC en la ciudad, durante el periodo 2016–2020, con un total de 75, seguida de las localidades Suroriente (42) y Metropolitana (37).

Asimismo, el Distrito indicó que las localidades Norte Centro Histórico y Riomar cuentan con 16 JAC cada una, para un total de 186 a lo largo de la capital del Atlántico. 

Justo en estas dos localidades (Norte Centro Histórico y Riomar) llama la atención que el grueso de las JAC se encuentran en barrios y sectores de clases baja y media. 

Ángel Tuirán, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad del Norte, aseguró que “es difícil” encontrar una relación entre la alta presencia de JAC en los estratos más bajos.

“Esto podría estar asociado a que en esos sectores hay más carencias o dificultades en la prestación de los servicios e infraestructura; por esto, la ciudadanía se organiza en las JAC para interlocutar con las distintas dependencias encargadas de gestionar estas problemáticas”, expuso el docente.

Asimismo, Tuirán resaltó que las JAC se convierten en “los espacios de decisión más cercanos para el ciudadano, por lo que contribuyen al fortalecimiento de la democracia participativa y al debate sobre los asuntos públicos en el nivel local”. 

Barrios con más JAC

El artículo 12 de la Ley 743 de 2002 determina que el territorio de una Junta de Acción Comunal será delimitado a un barrio, conjunto residencial, sector y/o etapa del mismo. 

En Barranquilla, uno de los casos más llamativos se presenta en el barrio Ciudadela 20 de Julio, que está dividido en dos sectores, uno de ellos pertenece a la Localidad Metropolitana y el otro a la Suroriente. Este barrio  cuenta con 10 JAC: 7 en la Metropolitana y 3 en la Suroriente.

Asimismo, resalta el caso del barrio El Bosque –perteneciente a la localidad Suroccidente–, que cuenta con 6 JAC: sector Calzada, sector Centro, sector Cordialidad, sector Francisco de Paula Santander, sector Parte Alta y sector Planada.

El mismo número de JAC se encuentran constituidas en Las Malvinas, también perteneciente a la localidad Suroccidente, mientras que el corregimiento Eduardo Santos – La Playa (Riomar) está dividido en 5 JAC.

Principales retos

Capacitación y contar con nuevos líderes que abanderen los proceso sociales se convierten en los principales retos para las JAC en las cinco localidades de la capital del Atlántico. 

Gicli Vargas, vicepresidente de la JAC en el barrio Veinte de Julio, resaltó que la principal necesidad está relacionada con espacios de formación, con la finalidad de conocer a fondo las herramientas que poseen para el desarrollo de su trabajo con la comunidad.

“La Alcaldía debe fortalecer los procesos de participación ciudadana. A veces, solo por completar la plancha, se postulan personas que no tienen conocimiento de este tipo de acciones”, explicó. 

Además, Mariano Mendoza, vicepresidente de la JAC en Recreo, indicó que otro de los retos está relacionado con un relevo generacional en las distintas JAC en Barranquilla. “Hay que preparar nuevos líderes, porque es necesario tener gestores que velen por el bienestar de la comunidad”, dijo. 

Próximas elecciones

El último domingo de abril del próximo año (26 de abril) se desarrollarán las elecciones de las nuevas Juntas de Acción Comunal (JAC) en todo el territorio nacional. 

La Ley 743 de 2002 estipula que la elección de nuevos dignatarios de los organismos de acción comunal se llevará a cabo en el año siguiente a aquel en que se celebren las elecciones para corporaciones públicas territoriales.

La mencionada ley también indica que el periodo de los dignatarios inicia el primero de julio del mismo año en que se cumplen las elecciones, siendo el mismo de las corporaciones públicas del orden nacional y territorial, según la coyuntura.

En el caso de que las elecciones no se cumplan por una justa causa, fuerza mayor o caso fortuito, la organización podrá solicitar la autorización para escoger los nuevos dignatarios hasta en un plazo máximo de 2 meses. 

Cabe resaltar que, 15 días antes de la elección, cada JAC debe constituir un tribunal de garantías, el cual debe estar integrado por tres afiliados a esta organización, quienes ni deben aspirar ni ser dignatarios.

Además, las funciones y los mecanismos de elección se estipularán en los estatutos. De todas maneras la asignación de cargos será por cociente y en por lo menos cinco bloques separados a saber: directivos, delegados, secretarias ejecutivas, o comisiones de trabajo, fiscal y conciliadores.

Por la recuperación del cementerio Santa María
Integrantes de la JAC Santa María Sur en el cementerio.
Integrantes de la JAC Santa María Sur en el cementerio.

El deterioro y la desidia que se apoderaban del cementerio Santa María se convirtieron en la principal preocupación de los integrantes de la Junta de Acción Comunal en este populoso barrio ubicado en la localidad Metropolitana.

María Ofelia Romero de la Rosa, presidenta de la JAC Santa María sector sur, aseguró que esta preocupación comunitaria se convirtió en la principal bandera de su gestión. 

“Nosotros trabajamos para toda la comunidad porque fuimos elegidos por ellos para velar por sus intereses. Por esa razón lideramos todo el proceso para la recuperación de este camposanto”, sostuvo Romero de la Rosa. 

La presidenta de la JAC agregó que el principal inconveniente para su trabajo “ha sido el mismo desconocimiento por parte de la comunidad”, puesto que han perdido su confianza en los integrantes de esta organización comunitaria. 

“Por medio del trabajo comunitario hemos logrado cambiar esa percepción entre los habitantes de nuestro barrio, porque han podido ver las labores que hemos hecho sin el apoyo de un grupo político”, expresó.

María Ofelia también resaltó que, poco a poco, las mujeres han logrado abrirse paso como líderes comunitarias, al punto que cerca de 50 féminas se han desempeñado como presidentas de JAC durante el periodo 2016–2020.

“Nos hemos capacitado para desempeñar esta labor de forma loable y esto también nos ha ayudado a fortalecer a las mujeres que viven en nuestra comunidad”, cerró.

Dos personas han quedado en la JAC de Recreo
Mariano Mendoza revisa los documentos de la JAC Recreo.
Mariano Mendoza revisa los documentos de la JAC Recreo.

Ciertas diferencias “de carácter ideológico” se convirtieron en el motivo para la ‘disolución’ de la Junta de Acción Comunal del barrio Recreo, en el sector perteneciente a la localidad Suroriente.

Mariano Mendoza, vicepresidente de la JAC, aseguró que –junto al presidente– vienen abanderando este proceso, debido a la salida de los otros miembros de la Junta Directiva y demás órganos que la componen.

“En este caso, muchas personas ingresaron a la JAC con una serie de intereses personales y en busca de protagonismo, por eso nuestra labor ha sido muy nula en el barrio”, expuso Mendoza.

El vicepresidente de la JAC también explicó que se presentaron “fuertes divisiones” a causa de la aspiración de varios integrantes a cargos públicos como edil, concejal y diputado, entre otros.

Asimismo, puso de presente que se ha presentado una crisis de liderazgo al interior del barrio, al punto que las personas de la tercera edad vienen liderando los procesos comunitarios: “En la realidad, las JAC no realizan gran labor en sus barrios porque se está presentando una escasez de liderazgo y eso se ha percatado con fuerza en el barrio Recreo”. 

Reclaman apoyo en La Victoria
Medalina Acosta señala un hueco en una vía.
Medalina Acosta señala un hueco en una vía.

La falta de apoyo por parte del Distrito ha sido, según los integrantes de la JAC del barrio La Victoria, el principal impedimento para desarrollar su trabajo de la mano de la comunidad.

Carlos Bolaños, delegado de la JAC, resaltó que en varias oportunidades han presentado proyectos, pero no los han tenido en cuenta.

“Uno de esos proyectos fue la recuperación de la malla vial, que se encuentra en un estado deplorable, pero la administración distrital hizo caso omiso a nuestras recomendaciones como JAC”, sostuvo. 

Asimismo, expuso que el trabajo realizado ha sido “reducido”, puesto que no cuentan con todas las herramientas para desarrollar algunos proyectos para el beneficio de la comunidad.

A su turno, Medalina Ferreira, presidenta de la Junta de Acción Comunal de La Victoria, también afirmó que es necesario que este tipo de corporaciones cuenten con mayor respaldo y se formulen políticas para permitir que los jóvenes se involucren en estas dinámicas comunitarias. 

En El Campito siguen trabajando por la comunidad

La falta de presupuesto se ha convertido en el principal obstáculo para que la Junta de Acción Comunal del barrio El Campito pueda desarrollar una serie de obras que ayudarán a mejorar la calidad de vida de los habitantes de este sector de la localidad Metropolitana. 

Armando Arraut, presidente de la JAC en esta zona de la capital del Atlántico, aseguró que velar por el bienestar comunitario ha sido la premisa para la gestión que realizan ante distintas dependencias.

“Nosotros buscamos es el bienestar de nuestra comunidad. Desde que fuimos elegidos, hemos realizado un trabajo para mejorar nuestra comunidad”, agregó. Arraut reconoció que la Junta de Acción Comunal en El Campito ha tenido ciertos inconvenientes para desarrollar su trabajo, teniendo en cuenta que es una labor por la cual no reciben una remuneración y que demanda tiempo.

“Aunque las reuniones las realizamos dos veces al mes, estamos en contacto permanente entre nosotros y la comunidad para establecer las prioridades en nuestro trabajo”, agregó el dirigente comunal. 

Por último, el presidente de la JAC de El Campito expuso que es necesario contar con espacios de comunicación directa con la administración distrital para exponer sus problemáticas.

“Las calles del barrio están deterioradas y, a pesar de los reiterativos llamados, siguen de la misma forma”, puntualizó el dirigente.

El deporte para cambiar la cara de La Manga
Niños en un campeonato de fútbol organizado por la JAC.
Niños en un campeonato de fútbol organizado por la JAC.

Alejar a los niños de la drogadicción y el hampa se ha convertido en la principal preocupación de los integrantes de la Junta de Acción Comunal en el barrio La Manga, ubicado en el suroccidente de la capital del Atlántico. 

A través del fútbol, el ciclismo y otras actividades deportivas, la JAC persigue el objetivo de que los más pequeños ocupen su tiempo libre y así empezar a cambiar la imagen de este sector, que por muchos años ha sido golpeado por el flagelo de la delincuencia. 

“Hemos implementado un proyecto con cerca de 70 niños entre 8 y 10 años, a quienes buscamos alejar de los malos pasos por medio del deporte y la actividad física”, expuso Redondo, quien también explicó que “aunque nos toca trabajar con las uñas, seguimos luchando por darles un mejor futuro y alejarlos de los malos pasos”.

Además, el presidente de la Junta de Acción Comunal de este populoso barrio resaltó que –gracias al apoyo de la administración distrital y el Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena)– han logrado brindar espacios de formación y capacitación para jóvenes y madres cabeza de familia.

Por último, el presidente de la JAC expresó que el barrio La Manga ha sido “duramente golpeado” por la migración de ciudadanos venezolanos, al punto que la JAC ha implementado varias estrategias para acompañar y velar por los derechos de esta población.

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Barranquilla
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web