Después de 43 años, Elizabeth pudo escuchar por primera vez

Esta mujer de Galapa, una de las beneficiarias de los audífonos entregados por una fundación, manifestó que le cambió la vida y que vive un nuevo comienzo.

Hansel Vásquez
Elizabeth Amarís en su taller, en donde teje prendas de carnaval y otros arreglos Hansel Vásquez
Más contenidos
Barranquilla

Esta mujer de Galapa, una de las beneficiarias de los audífonos entregados por una fundación, manifestó que le cambió la vida y que vive un nuevo comienzo.

Los ojos de Elizabeth Amarís se llenaron de lágrimas unos pocos segundos después que lo hicieron los de Walco, su esposo. Sentados en dos sillas de plástico, a un lado de su pequeño taller de costura, recordaron todo lo que han aprendido en estos 24 años de matrimonio. Ambos, oriundos de Galapa, municipio en el que hoy en día residen, recibieron hace una semana la noticia más emotiva de su vida. Elizabeth, a sus 43 años, iba a poder escuchar por primera vez.

Elizabeth está enamorada de los sonidos, de todos ellos, que entran como melodías inciertas a través de su audífono transparente. El dispositivo está dentro de un oído que nació sin saber escuchar, sin conocer lo que es un grito o un susurro; sin conocer una canción.

Cuando alguien la saluda, Elizabeth mira directo a los ojos. Expectante, como un niño que prueba un dulce por primera vez, no se da cuenta que sus pupilas le brillan de la emoción. Es una mujer sonriente, a pesar de que por tantos años no pudo deleitarse con el sonido de una carcajada. Es una madre cariñosa, y eso que nunca pudo decirle un te amo a sus hijos.

Dicen que quien pierde un sentido termina por afilar el resto. Sea la vista, el tacto o el oído, la tradición oral dicta que, cuando no se tiene uno, los otros se afinan y ganan mayor potencia. Por eso, cuando de criar a sus dos hijos se trata, no hay mirada más diciente que la de Elizabeth, quien educó a sus pequeños a base de lenguaje no verbal.

En su casa no se escuchan gritos ni cualquier tipo de algarabía. Los Hernández, que viven en una pequeña casa amarilla, han desarrollado -incluso- formas de demostrarse amor sin dirigirse la palabra.

Hace una semana, la vida le cambió a Elizabeth. Un convenio entre la gerencia de Capital Social del Atlántico y Starkey Hearing hizo posible que ella, junto a otros jóvenes, adultos y ancianos de los 22 municipios del Atlántico, pudieran escuchar por primera vez. En total, mil audífonos fueron donados sin ningún costo por la fundación, que -dijo Walco Hernández y su esposa Elizabeth- les abrieron las puertas a “un nuevo mundo”.

Lloroso, Walco cuenta que no hay satisfacción más grande que su esposa le reconozca la voz. El solo hablarle -dice-, y que ella pueda entender que es con ella, ha marcado una revolución en su estilo de vida. Si su esposo le dice algo ella lo mira, algo que no había pasado desde que se conocieron. Elizabeth nació con su discapacidad auditiva y, a sus 43 años, está viviendo una luna de miel.

“Es un nuevo comienzo para nosotros. Ella antes solo podía escuchar sonidos muy fuertes, pero ahora nos reconoce la voz a mí y a nuestros dos hijos. Mi esposa, Elizabeth, nunca quiso aprender el lenguaje de señas, a pesar de que muchas veces nos invitaran a talleres. Ella decía que no quería sentirse diferente a los demás, por lo que aprendió a leer los labios”, contó Walco, su esposo.

Para sus hijos, Elizabeth es una mamá ejemplar. Si les quería indicar algo, les señalaba con los ojos; lo mismo que si los iba a corregir. “Ella es un ejemplo para nosotros, al igual que para todas las personas que la conocen. A pesar de su discapacidad ella nunca se sintió menos y nos crió como lo haría cualquier mamá del mundo” , dijo Shelderly, su hija.

El hecho de que su mamá tuviera discapacidad auditiva nunca fue un problema para Shelderly, de 23 años Ella, sonriente, confesó que le tomó varios años de su niñez entender que -a diferencia de las madres de sus compañeros- la suya no podía hablar ni escuchar lo que ella le decía. “Ahora cuando le hablamos ella empieza a reconocer sonidos y nuestras voces. Estamos muy emocionados”, agregó.

Pero como Elizabeth hay otras 45 personas con discapacidad auditiva, de las cuales solo 39 pudieron recibir los audífonos. Los otros cinco, según explicó Erika Blanco, enlace de discapacidad de Galapa, no pudieron asistir a la jornada en Barranquilla. Aún así, viendo los resultados, la funcionaria se mostró muy contenta con los avances en torno a la atención a esta población. En el Atlántico, según cifras del Dane, hay 3.385 personas con esta discapacidad.

“Fue una jornada muy exitosa, pero todavía queda mucho por trabajar en los municipios del Atlántico. Lastimosamente esas cinco personas no pudieron asistir, pero estamos programando cómo hacer para que ellos también reciban sus audífonos”, explicó Erika, quien lleva 20 años trabajando junto a personas con discapacidad en Galapa.

Carencias.

 Pero en la actualidad -indicó Erika Blanco- necesitan con urgencia la caracterización de la población con discapacidad en Galapa, pues, hasta el momento, “no conocen con exactitud cuántas personas son”. Para la funcionaria, se necesita conocer cómo es el diario vivir de las personas con discapacidad y cuáles son sus condiciones reales, para así elaborar estrategias que permitan acceder a ellos y ayudarlos con mayor precisión.

“La problemática va desde la focalización hasta la escolaridad, pues las instituciones educativas no cuentan con las herramientas necesarias para brindarle atención a las personas con discapacidad. Encontramos muchas barreras físicas y arquitectónicas que impiden el libre desarrollo de esta población, sumado a que no se ha implementado una metodología escolar también apta para ellos. No queremos que los niños con discapacidad terminen siendo un mueble dentro de las instituciones”, denunció.

 

Elizabeth, Walco Herández y sus dos hijos.
Elizabeth, Walco Herández y sus dos hijos. Hansel Vásquez

⚡ Aprovecha los descuentos imperdibles que tenemos para tí en 👉 Black Friday Caribe de EL HERALDO 🎁

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Barranquilla
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web