Tras 10 días sin agua, en Caracolí “sobreviven” con pimpinas

Hasta $75 mil al día se puede ganar un pimpinero en este corregimiento de Malambo, en el que sus habitantes deben conservar el agua para su vida cotidiana.

Luis Felipe de la Hoz
José Niebles, sobre su carromula, recorre las calles polvorientas de Caracolí vendiendo agua. Luis Felipe de la Hoz
Más contenidos

Temas tratados

Atlántico

Hasta $75 mil al día se puede ganar un pimpinero en este corregimiento de Malambo, en el que sus habitantes deben conservar el agua para su vida cotidiana.

José Niebles hace tres recorridos al día. Ya no hace solo uno como antes, cuando había agua en Caracolí, cargando pimpinas en su carromula, sino que recorre varias veces el camino de arena bajo el sol inclemente de la mañana, soportando calores infernales. Detrás de su asiento improvisado sobre la madera del carruaje hay 25 recipientes de agua, el recurso natural más ansiado y valorado en este corregimiento de Malambo.

Su vehículo de madera es halado por Manolo, un mulo de pelo negro y patas delgadas, cuyos cascos están curtidos de tierra. El animal resopla al recorrer el sendero que se interna en las callejuelas de Caracolí, un corregimiento caluroso a solo 22 kilómetros de la zona urbana de Barranquilla. Sus habitantes, sentados sobre baldes coloridos en las terrazas, esperan el paso de José Niebles y su mulo, los encargados de abastecerlos e hidratarlos todos los días.

Por la situación del mercado, inflado por la ausencia de agua, cada pimpina cuesta $1.000, un valor que la gente paga sin chistar. Debido a la crisis hídrica del pueblo, algunos de sus habitantes compran cuatro o cinco recipientes, limitando las existencias a unas pocas casas afortunadas, cuyos habitantes deben hacerlas rendir para los próximos días. Aunque, así como José Niebles, otros hombres se han sumado al negocio de vender agua, por lo que en las calles de Caracolí, como si se tratara del lejano oeste, es costumbre ver carromulas manejados por hombres de poncho y sombrero.

“No hago más viajes por miedo a que le pase algo a Manolo, mi mulo”, reconoció José Niebles al volante de su carromula cargado de pimpinas de agua. “Las traigo directamente de Soledad, como los otros vendedores que llegan hasta acá. Como hay tan poquita y el negocio está tan bueno me gustaría poder traer más agua, pero si le pasa algo a Manolo yo me quedo sin trabajo”, confesó.

Ya son diez días sin agua y ya los caracoliseños reposan sin camisa y con ropa ligera bajo la sombra de árboles flacos y secos. Niños, hombres, mujeres y ancianos exponen -sin pudor- las manchas de sudor y se las entregan al aire, esperando que una improbable corriente de brisa les refresque el cuerpo y el alma.

En esta tierra árida la lluvia no es protagonista ni actriz de reparto, por lo que la única fuente de agua potable es un tanque de cemento que se levanta imponente en el centro del pequeño pueblo. Su gente, cada vez más escéptica con el regreso milagroso del líquido, cuenta que la presión del agua es insuficiente para llegar hasta allá arriba, haciendo referencia a “la loma” en la que está ubicado Caracolí.  

“Todo el mundo acá sabe que los problemas del agua se deben a que la presión del agua no es suficiente para llegar por estos lados. Es increíble que todos los corregimientos cercanos tengan agua y uno tenga que estar comprando pimpinas todos los días porque no sale nada de la llave”, dijo Néstor Guerrero, habitante de Caracolí.

Su vecino de patio, Vidal Zambrano, aprovechó para quejarse sobre la calidad del agua del corregimiento. Para él, el problema no es solo que no llegue, sino que si lo hace es salada e imposible de tomar. “Solo nos queda para lavar las cosas y bañarnos. Si uno quiere tomar agua dulce toca comprársela a los pimpineros”, recalcó.

El tanque de agua de Caracolí lleva diez días sin abastecer al pueblo. A la derecha, Néstor Guerrero aprovecha el agua de las pimpinas para lavar la loza.
El tanque de agua de Caracolí lleva diez días sin abastecer al pueblo. A la derecha, Néstor Guerrero aprovecha el agua de las pimpinas para lavar la loza. Luis Felipe de la Hoz

El motivo

Pero las autoridades municipales tienen otra versión. Una que es completamente diferente a la que creen conocer sus habitantes. Según el alcalde de Malambo, Efraín Bello, el problema radicó en que el acueducto del corregimiento “se quedó sin luz”, pero que el servicio se restauraría entre ayer y hoy. “La situación ya fue controlada y el agua volverá a los hogares”, indicó el gobernante con seguridad.

Al ser cuestionado sobre el tema, el gerente del acueducto, Balmiro de Alba, explicó que la falla se debió a la caída de un árbol sobre las líneas del servicio eléctrico, lo que “dejó sin electricidad a la planta de tratamiento de agua”. “El fallo eléctrico ocurrió dentro de un predio privado y sus habitantes no permitieron el ingreso de funcionarios de Electricaribe, que acudieron para hacer las reparaciones necesarias. Afortunadamente los propietarios lo arreglaron ellos mismos y en las próximas horas el servicio volverá a la normalidad”, dijo el gerente.

Con sus pimpinas y baldes de agua, los caracoliseños han sobrevivido a una sequía más grave de la que viven “constantemente”, pues aseguran que en su pueblo “casi nunca hay agua”. “La situación acá siempre es igual, mientras no arreglen el acueducto y las tuberías el agua no va a llegar de manera plena a nuestras casas. Ojalá esto cambie, pero eso ya depende de las autoridades”, concluyó Néstor Guerrero mientras esperaba la llegada del carromula.

Futuro

“Acá cuando no es la luz es el agua, pero siempre falta algo”, dicen sus habitantes ante la situación, por lo que pidieron al futuro alcalde que “ponga a Caracolí en la mira” y los “ayude” a tener, por lo menos, agua potable en sus viviendas.

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado

Temas tratados

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN Atlántico
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web