Atlántico

‘Robertico’ y ‘San Nicolás’: el sueño cumplido de más de 300 comerciantes

Desde este sábado, estos dos edificios abrieron oficialmente sus puertas al público, acto que contó con la presencia del alcalde Jaime Pumarejo.

El Paseo Bolívar huele a nuevo por estos días. ‘Robertico’ y  ‘San Nicolás’ (conocido como Volpe), dos edificios que durante mucho tiempo estuvieron echados a su suerte y sin ninguna utilidad para la ciudad, volvieron a abrir  –¡con todo!– sus puertas. Esta vez lo hicieron por lo grande, completamente ‘vestidos de gala’ y siendo el techo donde, de ahora en adelante, se cumplirán los sueños de más de 300 vendedores que antes ocupaban los andenes de este icónico, nutrido y concurrente sector de Barranquilla.

Los otrora comerciantes informales no caben de la dicha. Se les nota en el rostro, en sus palabras, en sus gestos. Y ahora están que saltan en un solo pie.  Hace mucho que –a raíz de su labor– se sentían un motor importante en la economía de la capital del Atlántico al ofrecer una diversidad de productos a precios accesibles, pero su rol nos los llenaba del todo. Les faltaba título, un remoquete más vistoso y un lugar más digno, argumentos más que obvios para que la sociedad los dejara de mirar por debajo del hombro y no valorara del todo su trabajo. Todo por el hecho de desarrollarse en la mismísima calle, la misma calle que así como les daba les quitaba.

Esta vez ya no habrá amarguras ni malos ratos para que les pueda ir bien. Con la habilitación, adecuación y embellecimiento de dos vistosas edificaciones, los comerciantes del Centro podrán tranquilamente vender ininterrumpidamente sin estar pensando en que la lluvia les dañara la materia prima.

Además, lo harán en espacios más cómodos, con bodegas para guardar sus productos y locales limpios y organizados para que el cliente se sienta más seguro y motivado a comprar, una serie de buenas nuevas que los tienen esperanzados para los objetivos que se han trazado a mediano plazo.

“Es una felicidad inmensa. Esperamos 10 años esto y gracias a la gestión del alcalde se nos cumple un sueño que deseábamos hace rato. Este es un proyecto grandísimo que permitirá que las cosas cambien para nosotros los vendedores, ya no tendremos que poner plástico y estar pendiente al agua, sino que será diferente y la vida nos va a cambiar para bien”, manifestó Marcel Caballero.

Un viejo deseo

Aunque al principio hubo dudas por el cambio, debido a que creían que en la calle les iría mejor, todos los dilemas se despejaron con la llegada de los camiones de mudanza. Los más de 300 vendedores que ahora ofrecerán sus productos (ropa, calzado, artículos en cuero, bisutería, celulares y accesorios, electrodomésticos, piñatería y madera country, entre otros) consideran que “el sueño de ser vendedores formales” ya se les cumplió y están más optimistas para seguir ayudando a sacar adelante a sus familias.

“Recibimos este cambio con optimismo porque creemos que el paso de la informalidad a la formalidad nos va a dar no solo la posibilidad de crecer como personas, sino crecer económicamente, ya que a través de la formalización nos ofrecen ventajas como otro tipo de proveedores, más garantías o plazos para el pago de mercancías. Vamos a lograr una mayor estabilidad laboral y financiera”, manifestó Joaquín Cervantes.

“Antes estábamos a la intemperie, pero ahora estamos en unas condiciones mejores. Ahora solo esperamos que las cosas se nos empiecen a dar de poquito. La verdad ha sido un cambio súper positivo”, dijo por su parte Ruby Rivaldo, que tiene su local en la Galería San Nicolás, que antes se conocía como el edificio Volpe (carrera 41 # 32-23).

Esta apertura se suma a la reciente inauguración de La Esquina del Arte, que nació de la reubicación de un grupo de vendedores que ocupaba el espacio público en la carrera 43 entre calles 30 y 34, en la fachada de la emblemática edificación de Bancomercio.

La obra ya está hecha y el cambio ha caído bien para este tipo de comerciantes, que ahora solo esperan que los clientes lleguen masivamente a sus locales y los apoyen en su nueva etapa.

“Los vendedores reciben un puesto que trae un mejor futuro”: Pumarejo

Este sábado, el alcalde Jaime Pumarejo Heins estuvo presente en el Centro de Barranquilla para la apertura de las puertas de las nuevas galerías comerciales Robertico y San Nicolás.

Acompañado del gabinete distrital, el mandatario hizo un recorrido por las dos instalaciones, en las cuales se habilitaron 302 locales para la reubicación de vendedores estacionarios.

“Por décadas, muchas personas han sacado adelante a sus familias exponiéndose al sol, la lluvia y la inseguridad. Hoy reciben un puesto que trae un mejor futuro”, indicó Pumarejo.

Afirmó que estos comerciantes serán objeto de una serie de capacitaciones y capital semilla para mejorar su calidad de vida.

“Vamos a hacer lo mismo con más de 4 mil vendedores estacionarios en el Centro de Barranquilla, dándoles la oportunidad de vivir mejor y tengan el anhelo que tanto han esperado”, agregó.

Sostuvo que en las diversas galerías habilitadas de la zona céntrica ya hay más de 700 beneficiarios: “Son espacios comerciales de mucho tránsito para que las personas se muden y queden felices, encuentren más clientes, más seguridad y más calidad de vida”.

El secretario de Control Urbano y Espacio Público, Ángelo Cianci, destacó que “gracias a estas nuevas galerías habilitadas muchas personas van a poder seguir ejerciendo esa actividad económica”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.