El Heraldo
John Robledo
Región Caribe

Hoteles de la Región Caribe están a punto de tirar la toalla

En Barranquilla las pérdidas son de $26.800 millones. Hacen llamado al Gobierno para que los ayude.

La incertidumbre ronda a la industria hotelera en la región Caribe debido a la parálisis de su actividad productiva a causa de la propagación del nuevo coronavirus, lo que se ha reflejado en pérdidas millonarias.

El cierre de fronteras y las medidas de aislamiento desnudaron las falencias que se presentan en este sector de la economía, poniendo en riesgo más de 150 mil empleos en todo el país, según las estimaciones del Centro de Pensamiento Turístico de Colombia.

En medio de esta crisis, la Asociación Hotelera y Turística de Colombia (Cotelco) aseguró que en Atlántico se ha presentado una reducción de $26.800 millones en los ingresos generados por este sector, debido a la disminución en la ocupación hotelera, la cancelación de eventos empresariales y sociales.

Mario Mudvi, presidente del capítulo Atlántico de Cotelco, expuso que cerca del 98% de los hoteles están cerrados y no se vislumbra una solución en el corto y mediano plazo.

“A nivel general, el turismo está muy afectado y será uno de los últimos sectores que se reactivará por esta pandemia. El panorama es crítico, hay mucha inseguridad por lo que pueda presentarse en los próximos meses”, explicó Mudvi.

El presidente de Cotelco capítulo Atlántico también expresó que la gran preocupación de los empresarios está relacionada con la escasez de recursos para cubrir las nóminas de los empleados aun cuando han adelantado vacaciones y licencias no remuneradas para aliviar la crisis.

“Nos angustia la imposibilidad de seguir pagando sueldos porque no están entrando recursos a los hoteles. Los turistas no están llegando y solo esperamos que se reactiven los vuelos nacionales y la reapertura de las vías intermunicipales para que la situación no sea más crítica”, indicó.

Por otro lado, sostuvo que las proyecciones para el presente año eran “muy positivas” por la realización de grandes eventos como la Asamblea del BID, la Copa América y los juegos de las eliminatorias, así como congresos y otras actividades.

“Veníamos de dos años bastante difíciles y esperábamos que el panorama mejorara con todos los eventos proyectados por el año. Esperamos que vuelvan tras superada la emergencia para que sean una especie de salvavidas para el sector”, agregó.

Por último, Mudvi hizo un llamado al Gobierno Nacional para que se estructuren políticas de salvamento para el sector turístico, que cuenta con una participación cercana al 3,8% en el producto interno bruto (PIB) del país.

Hotel El Prado

En medio del plan de aislamiento, al interior del Hotel de El Prado se siguen adelantando los trabajos de mantenimiento por parte de un reducido grupo de trabajadores, quienes cumplen con todas las normas para el desarrollo de sus labores.

Alexander Bayona, gerente de El Prado, explicó que existe mucha expectativa debido a las reiterativas extensiones del periodo de aislamiento social obligatorio, porque complica el proceso de reactivación del sector.

“No hay ingresos, pero seguimos haciendo los trabajos de mantenimiento. Hay nóminas y proveedores a la espera de pago; estamos haciendo lo que está a nuestro alcance para evitar cualquier afectación”, explicó.

Bayona también se refirió a las denuncias de una “masacre laboral”. Aseguró que antes de la pandemia se finalizó el contrato de cerca de 25 trabajadores, quienes estaban dedicados a las obras de adecuación de algunas zonas del hotel.

“El arquitecto residente consideró que la misión para la que se contrató ya se realizó. Todo el personal de la obra se liquidó, hubo algunos retrasos para el pago de la nómina, pero esa situación ya se pudo normalizar”, indicó.

Otro punto de vista

David Borge, investigador en turismo, sostuvo que este sector, especialmente la industria hotelera, está acostumbrado a las fluctuaciones estacionales en los ingresos y la demanda.

“Hay períodos específicos de vacaciones o fiestas que aumentan los ingresos, lo cual le da una fortaleza sobre los otros sectores para poder manejarlo”, sostuvo Borge, quien es economista egresado de la Universidad del Norte.

Ante este panorama, explicó que en medio de esta coyuntura es vital que la industria hotelera apoye las medidas de las autoridades locales y nacionales para evitar el colapso del sistema de salud.

28.000 puestos de trabajo están en riesgo en Cartagena

El presidente la Corporación de Turismo Cartagena de Indias, Irvin Pérez Muñoz, reportó que el 96% de los 4.000 agremiados están cerrados desde el comienzo del aislamiento obligatorio. Dijo además que en marzo pasado las ventas del sector cayeron más del 66% frente a igual periodo del año pasado, al igual que el desempleo en un 30%, pero estimó que al menos 28.000 puestos están en riesgo.

Además de los hoteleros, están afectados todos los prestadores de servicios turísticos inscritos en el Registro Nacional de Turismo (como agencias de viajes, restaurantes y comerciantes), sin dejar de lado todos los prestadores de servicios complementarios que hacen parte de la cadena, por mencionar algunos como las vendedoras de frutas, de dulces y de suvenires, entre otros. Dijo que pese al panorama, los empresarios están haciendo “grandes esfuerzos” por sostener los empleos.

“Esa ha sido la premisa desde el inicio de la crisis. Aquí, sin duda alguna, tendrán mucho impacto las medidas que se implementen por parte del Gobierno para aliviar sus cargas y liquidez”.

Las reservas y la ocupación están desplomadas en Sucre

Las reservas en los hospedajes en el Golfo de Morrosquillo, sitio turístico por excelencia en el departamento de Sucre, se desplomaron desde el comienzo del aislamiento preventivo obligatorio por la COVID-19. Adriana Escobar Montoya, representante del grupo de Empresarios del Caribe, indicó que los hoteleros están basándose en el alivio de que no están obligados a regresar el dinero de las reservas, sino permitir que en un periodo de un año el cliente haga uso de la reserva que contrató.

Aseguró, además, que por la emergencia que tiene cerrados los establecimientos, el gremio se vio obligado a suspender los contratos. Es así como, según los cálculos de los empresarios, el desempleo en el sector turístico, nada más en el Golfo de Morrosquillo, llegó hasta en un 95% y la ocupación hotelera es del 0%.

Esto porque, según dicen, acatan las disposiciones del Gobierno Nacional de no hospedar a nadie. Sin embargo, denuncian que los dueños de apartamentos son los que están violando las reglas.

No hay cómo sostener el pago de nóminas en hoteles del Magdalena

Debido a la crisis sanitaria generada por la pandemia COVID-19, el sector hotelero es uno de los más afectados en el Magdalena. En Santa Marta está en funcionamiento el 0.5 por ciento de los establecimientos, y son los hostales, debido a que atienden entre 20 o 30 visitantes que se quedaron en la ciudad.

Más de 4.000 empleados están cumpliendo con las medidas de aislamiento preventivo desde sus casas; solo vigilantes y personal de mantenimiento están asistiendo a sus jornadas para preservar la propiedad.

“Ni las pescas milagrosas, bombas, petardos, las amenazas, muertes, chikunguña y el dengue lograron cerrar las puertas como sí lo hizo esta pandemia que ha afectado toda la oferta hotelera”, indicó Omar García, presidente de Cotelco Magdalena. En los 387 establecimientos afiliados a Cotelco no se han registrado despedidos entre el personal encargado de prestar sus servicios de hospedaje,.

“Hasta el momento se mantienen las nóminas, pero hay una realidad muy cercana y es que se podrían generar cancelaciones de contrato, ya que plata no hay para responderle al personal”, dijo el dirigente gremial.

En Córdoba muchos no tienen recursos para reabrir hoteles

La suspensión de los viajes de turismo por causa del aislamiento preventivo, para evitar la expansión del coronavirus, tiene al borde de la quiebra a centenares de empresarios en este departamento, quienes aseguran que la economía de la hotelería y el turismo decayeron en un 95 por ciento.

Juan Carlos Vega Díaz, presidente de la Asociación de Hoteleros de Córdoba, afirma que muchos de sus colegas temen no poder contar con el presupuesto para poder reabrir tras la finalización de la cuarentena, pues todos los productos que ofrece este gremio han sido afectados por las medidas de contención.

“Nosotros, como hoteles, normalmente tenemos tres líneas de producción: una que es el alojamiento de los viajeros, la segunda consiste en la realización de eventos masivos en nuestros salones, y la tercera es lo que ofrecemos a través de nuestros restaurantes; pero solamente podemos trabajar con domicilios y eso no da para sostener todo el negocio”, asegura Vega Díaz. Sostiene que las áreas administrativas han buscado alternativas para sobrevivir a la ampliación de la cuarentena, como préstamos y vacaciones al personal; pero con el pasar del tiempo se hace más complicado sostener la nómina y los otros gastos de mantenimiento que implican las edificaciones.

El departamento de Córdoba cuenta con 32 hoteles con una capacidad de 3 mil camas.

Gremio de Valledupar espera apoyo del Gobierno Nacional

Normalmente en una temporada como esta, cuando a finales de abril se abrían los acordeones para darle paso al Festival de la Leyenda Vallenata, los hoteles en la capital del Cesar estaban copados. Era difícil conseguir una habitación en tiempos del certamen, pero ahora aquella época de bonanza solo es un recuerdo para el gremio hotelero que por causa de la pandemia dice que está sumergido en una profunda crisis.

Tulia Sofía Calvo, gerente del hotel Sicarare, y miembro de la junta directiva de Cotelco en Valledupar, dice que a raíz de la emergencia sanitaria por el coronavirus la actividad se cayó cerca del 100%. “Comenzaron a retirar reservas, ya teníamos vendida más de la mitad de la capacidad, con depósitos de por medio, pero nos tocó cancelar por todo lo que está sucediendo”, dijo.

“Trabajamos con operatividad, pero como no se están recibiendo huéspedes, este es un sector en el que la mayoría de los clientes llegan por transporte aéreo y al estar todo suspendido no tenemos ingresos”, indicó.

No obstante, señaló que aún no se han tomado medidas en cuanto al despido de empleados, pero de seguir esta incertidumbre llegará el momento, debido a que no hay flujo de recursos para pagar las nóminas. “Tenemos cuatro salones de conferencia y una sala de juntas, que movían en gran parte la actividad del hotel, ese es otro ingreso que también se cayó”, anotó.

“En La Guajira hay barreras para acceder a créditos”

El turismo es uno de los sectores más afectados en La Guajira por la emergencia sanitaria y la orden de aislamiento social obligatorio. Hoteles, hostales y agencias se vieron obligados a cerrar sus puertas de manera temporal, debido a que un gran porcentaje de las reservas fueron canceladas y han tenido que devolver recursos a los clientes.

Andrés Delgado, gerente de la agencia turística Kaishi Travel y presidente de Anato Caribe, explica que el panorama es bastante desalentador ya que muchos empresarios tuvieron que cancelar contratos, despedir a empleados, enviarlos a vacaciones y hasta llegar a acuerdos de pago porque han quedado sin recursos para pagar nóminas, servicios públicos, arriendo y otras obligaciones. En La Guajira hay más de cien agencias turísticas y 527 hoteles registrados en Cámara de Comercio, todos con problemas financieros por efectos de la pandemia.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.