Música | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Música

El duelo entre dos guarachas con sello colombiano

Aníbal Velásquez, rey de este género musical, analiza mezclas que artistas y DJ realizan con música electrónica. Dice que no deben llamarla guaracha.

El término de moda ‘reinvención’ parece estar presente desde años atrás, sólo que ha sido utilizado en menor proporción a la actualidad.

La música evoluciona con el tiempo, y aunque a veces el artista arriesgado y creativo que decida involucrar nuevos sonidos en ritmos tradicionales es criticado, termina gustando e imponiéndose como un referente de determinado género musical.

La guaracha, uno de los géneros tradicionales de Cuba, que mezcla sonidos afroantillanos, aterrizó en Colombia entre los años 60’s gracias a influencias de agrupaciones como la Sonora Matancera y Celia Cruz, quien se dio a conocer como “la guarachera de Cuba”.

En términos generales, la guaracha tradicional que se conocía en nuestro país incluía instrumentos como piano, trompeta, el coro y el sabor que le imponía el cantante.

Estos sonidos, más adelante, enamoraron a un barranquillero que decidió incorporarle otros instrumentos e incursionar en nuevas melodías a partir del ritmo tradicional de origen cubano. Se trata de Aníbal Velásquez, quien causó sensación con su concepto innovador.

Nuevos conceptos

“La guaracha nace en Cuba en el siglo XVIII y tuvo un gran proceso de evolución en el siglo XX y se puede decir que es el génesis de la salsa”, explica Fausto Pérez Villareal, escritor e investigador musical.

Pérez, que ha sido jurado en múltiples festivales a nivel nacional, y es autor de 17 libros de biografías de cantantes, destaca que los instrumentos que llegaron a Colombia interpretando guaracha fueron los clásicos, pero Aníbal Velázquez decidió traer nuevos sonidos y acostumbró al público a su nueva corriente musical.

“Aníbal tuvo el ingenio de incorporar canciones de otro pentagrama en la guaracha. Nos acostumbró y nos incorporó en el término guaracha la digitación acelerada de su acordeón”, afirma.

El proceso de la reinvención que vivió la guaracha en ese momento fue similar a la que vive cualquier género musical, cuando un exponente decide llevarlo a otro nivel.

En la actualidad, la mayoría de cantantes vallenatos cuentan con una especie de orquesta, algunos incluyen batería, sintetizadores, guitarra y bajo eléctrico, algo que no había sido contemplado antes. Estas innovaciones fueron hechas  por el Binomio de Oro, quienes en su momento fueron fuertemente cuestionados porque tomaban distancia del conjunto típico vallenato en el que el acordeón, la caja y la guacharaca son los protagonistas.

En la guaracha hecha en Colombia, el artista arriesgado es Aníbal Velásquez. Este músico costeño decidió que con su acordeón podía interpretar sonidos y aires parecidos al ritmo de origen antillano, poniendo a bailar hasta el cansancio a los amantes de los sonidos caribeños.

La guaracha de Aníbal

El ‘Rey de la guaracha’, como se le conoce al barranquillero, se posicionó como pionero en el nuevo movimiento musical, que aunque lleva el mismo nombre del de origen cubano, el artista lo presenta como “la guaracha de Aníbal”.

“Yo estaba enamorado de las canciones de la Sonora Matancera y quería hacer una guaracha como la de esa agrupación, pero no podía porque yo lo que sabía era tocar acordeón […] Entonces traté de hacerlo, pero no me salió, me salió la guaracha de Anibal […], este término se lo doy por guapachosa, por picante y por mí ‘zucundú’ que es el sabor que me caracteriza”, cuenta Aníbal ‘Sensación’ Velázquez en la entrevista que concedió a EL HERALDO desde el estudio de grabación que él mismo construyó en su vivienda ubicada en el barrio Ciudadela 20 de Julio.

El ingenio y entusiasmo del barranquillero de 84 años, que no actuó solo, lo llevó a ser el líder de un nuevo ritmo que abrió camino para que otros artistas hicieran fusiones ‘atrevidas’ y marcaran el inicio a nuevos movimientos musicales.

“En compañía de mi hermano José Velásquez (Cheíto), que toca la caja, nos decidimos a meter poco a poco nuevos instrumentos. Mi hermano, en medio de uno de esos, días de creatividad decidió cambiarle el cuero a la caja y le puso una radiografía, desde ese momento empezaron a salir las cajas con acetato, él fue el autor de esto y de más del 45 por ciento de mis canciones  guaracha”. Afirma el artista que incluye trompeta, saxo, trombón, bombardino y bajo electrónico en temas como: Guaracha en España, Un poquito de cariño y Alicia la flaca.

Fausto Pérez Villareal, investigador musical.
¿Es o no guaracha?

Hace alrededor de cinco años en Medellín se impuso lo que se le conoce como rumbas electrónicas. A raíz de estas, muy pronto empezó a sonar una expresión que se popularizó: ‘la guaracha electrónica’.

Entre los que frecuentan estas rumbas es común escuchar que el ‘zapateo’ y ‘aleteo’ son característicos de las fiestas en las que a kilómetros de distancia hacen vibrar cualquier cristal, ventana o puerta que se encuentre alrededor.

Al ser consultado sobre el nuevo movimiento guarachero, la respuesta de Aníbal es contundente: “Eso no es guaracha, eso es ritmo electrónico, pero nosotros los jóvenes somos tan caprichosos [risas] que cualquier género bailamos. Eso va en gusto, pero guaracha como tal no es”.

Sin embargo, acepta que el ingenio de la “juventud” es algo para destacar. “Yo podría sacar esas melodías bajo mi mismo estilo” resalta.

Además, reconoce que la electrónica está un poco más alejada de lo que es realmente el ritmo tradicional cubano.

Colombia, como gran exponente de cultura musical, adopta sonidos con orígenes extranjeros e impone su propio estilo. En México, años atrás, inició un movimiento que se le conoce como Tribal House, una mezcla de música Tecno que añade como componente instrumentos eléctricos. El ritmo tuvo gran extensión a lo largo del territorio nacional y, en la Costa, Susan Díaz fue una de las pioneras en cantar lo que allá se conoce como Tribal House, pero aquí como guaracha electrónica.

“La gente mezcla la guaracha cubana con la guaracha electrónica, por el nombre, pero musicalmente hablando no tienen mucho o nada en común, la guaracha electrónica tiene ritmos africanos, orígenes en México y otros países, pero no es la misma guaracha”, dijo la artista samaria, que tiene como colegas de esta propuesta a otras figuras como Marcela Reyes y Fumaratto, Zant-iu, Dasten, Kristian Arango, entre otros radicados principalmente en Medellín, ciudad desde la que se expanden por todo el interior del país.

 

Los éxitos de la guaracha electrónica son usados esencialmente para rematar la rumba.

El término que “hace referencia a algo ‘guapachoso’” incita al público a bailar. Es por esto que el nombre, según explica la intérprete de Enséñame a soñar, se da luego de que el furor de la música electrónica se regó por el país. “Yo inicié cantando folclor, participé en A otro nivel cantando bullerengue y luego de estudiar mucho e investigar vi cómo podía mezclarlo con la electrónica”, contó Susan a este medio.

En la electrónica siempre han resaltado DJ y productores, pero nunca un artista vocal en el género, por eso la pionera de la guaracha electrónica en Colombia resalta la proyección del ritmo. “La guaracha es como el reguetón, se puede fusionar con todo y eso hace que la proyección en el país sea mayor. Cada vez son más los festivales, las fiestas y eventos de guaracha en el país, y seguirá en aumento”, sostiene la cantante que incluye sonidos como pop y funk en el nuevo álbum que está próximo a lanzar.

El recorrido de la guaracha sobre tres corrientes que muchos confunden dejó de ser claro desde que el término empezó a ser utilizado en ritmos que parecían no conectarse. Ahora que conoce el inicio, los componentes y variantes, decida usted: ¿con qué guaracha se queda?

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Todo lo que usted necesita saber sobre la vacunación contra la COVID-19

Conoce más aquí

Más noticias de:

  • Guaracha
  • Música electrónica
  • Aníbal Velásquez
  • Susan Díaz
  • artistas
  • género musical
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web