Magdalena | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Si ya eres suscriptor, actívate sin costo
Magdalena

La miseria eterna de Tasajera

La pobreza se asoma en todos los puntos cardinales. La comunidad reclama apoyo estatal. No hay agua y la crisis ambiental de la Ciénaga Grande limita la economía.

Tasajera, uno de los corregimientos más importantes que hay en el Magdalena, vive de la nada, parece estar detenido  en el tiempo y se estanca en su desarrollo. La comarca, que deriva su economía de la pesca (de por sí escasa)  –según el sociólogo Edgar Rey Sinning– es quizás, “el más llamativo caso de abandono y discriminación ambiental del país”.

En la memoria del nativo está presente como gran obra pública la pavimentación –de ‘punta a punta’– de la calle principal. De eso  hace 14 años, en el gobierno de William Mioreno. Aunque más reciente –en la pasada administración– se hizo el adoquinamiento de varias calles, un trabajo sin  la repercusión del anterior.

Ubicado estratégicamente en el corredor vial que une a Santa Marta con Barranquilla, (la Troncal del Caribe), en comprensión del municipio de Pueblo Viejo, y habitado por unas 10 mil personas, Tasajera muestra un paisaje triste y desolador.

La acumulación de basuras y desechos de toda clase que se observan en algunos barrios, desde la carretera,  las aguas pútridas frente a las rústicas viviendas (en las que se vive en hacinamiento); la presencia de niños desnutridos y de adolescentes con embarazo prematuro, son indicios que marcan  pobreza extrema.

Además, la ausencia recurrente de los servicios públicos (agua y luz) generan un desequilibrio social que parece haberle insertado en el cerebro del nativo el ‘chip’ de la rebeldía.

“Nos catalogan de revoltosos porque protestamos y bloqueamos la carretera, pero es que solo de esta forma nos escuchan; es así como nos desahogamos por causa de esta miseria que nos ha secado hasta el alma”, dijo Samuel Vásquez.

Hasta 2.800 pesos pagan los habitantes de Tasajera a los carrotanques por 500 litros de agua. Jesús Rico

Orfandad institucional

La comunidad y los que ocasionalmente llegan al pueblo, no entienden cómo este territorio carece de agua para el consumo humano, pese a estar bañado en sus dos extremos: por la Ciénaga Grande de Santa Marta y por el mar Caribe.

Tampoco conciben que padezca de tantas cosas, estando a solo 35 minutos de Santa Marta (emporio turístico) y a 40 minutos de Barranquilla (centro comercial e industrial del Caribe).   “Es casi increíble pensar que en una región que tiene una gran riqueza agrícola, minera y pesquera, haya tanta pobreza y desolación”, señala  el psicólogo José Amar en un comentario.

Los habitantes apuntan como responsables de este rezago a las administraciones públicas locales, departamentales y nacionales, de las que aseguran “han sido indiferentes”.

“Las ayudas llegan a la Alcaldía y aquí no las vemos, además, cuando viene la política los candidatos son amigos de todo el mundo, después, ni se acuerdan que existimos”, comentó Fernando Hernández, un pescador residente en el barrio La Gloria.

Enrique Maldonado Lara, presidente de la Asociación de Pescadores Marítimo de Tasajera (Asopesmat), con un poco más de optimismo sostiene que “el pueblo ha avanzado… pero no lo necesario”.

Y aunque reconoce que la dirigencia política no ha sido “tan bondadosa”, asegura que “también a nosotros nos ha hecho falta un poco más de compromiso”. “Por eso es que nos ven como un pueblo en miseria”, precisó.

El presidente de la asociación de pescadores artesanales El Porvenir, Ramón Esmeral, opina que Tasajera, “parece que fueran una república independiente”. “Aquí no hay autoridad policiva, no hay quien llame la atención, no hay quien diga nada”, sostuvo.

Añadió que “no se justifica que hasta altas horas de la noche haya menores en los billares y que en las casas los picó amanezcan con su música a todo volumen”. “Tampoco hay padres que sujeten a sus hijos”, agregó.

El dirigente reclama presencia de la Policía de Infancia y Adolescencia y del Instituto de Bienestar Familiar.

Aquilio y su familia

En el barrio Nuevo Amanecer, en los límites de Tasajera con Palmira, la familia Gutiérrez Pacheco, asoma como la evidencia  de la pobreza. En una casa de tablas y cartón, con techo de zinc, Aquilio, un pescador de 75 años, sigue esperando los tiempos mejores que hace muchos años un candidato a la Alcaldía le prometió.

“Eso hace ¡uffff ¡, pero aquí estoy en pie, y sin perder las esperanzas”, expresó.

En los tres cuarticos que tiene la vivienda se acomodan 10 personas: hijos, nueras, nietos y un bisnieto. El hacinamiento es evidente. La cocina está inmersa en la reducida sala y en un mesón de madera se observan dos solitarios tomates. Un fogón apagado ansía encenderse… sin embargo el caldero está vacío. No hay presa.

Mientras teje una red de pesca Aquilio Jr, de 33 años,  hijo del experimentado pescador y quien convive con Bernardina y los cuatro hijos de ésta, confiesa sentirse muy mal por el estado de miseria en que vive. “Hoy no sabemos qué vamos a comer, porque sencillamente no tenemos nada”, dijo con voz apagada.

El agua

Para el líder Enrique Maldonado, la solución al problema de la falta de agua potable sería el remedio a muchos de los problemas de hoy, por tanto considera que es allí, en este punto, hacia donde deben dirigirse los mayores esfuerzos.

Precisamente es este padecimiento el causante de los recurrentes casos de alteración del orden público y cuyo escenario se centra sobre la troncal del Caribe. El bloqueo de la vía es aprovechado por delincuentes para atracar. “Algunos ya están identificados”, aseguró el comandante de la policía metropolitana de Santa Marta, coronel Gustavo Berdugo, quien estableció recompensas para quien suministre más información al respecto.

Maldonado explicó que “la única manera de abastecimiento es a través de carrotanques. “Son cuatro vehículos que llegan a veces casa a casa, y otros están estacionados sobre la vía, hacia donde se dirige la comunidad llevando sus tanques para llenarlos”.

Los recipientes varían de valores: el de 55 galones cuesta $2.500, el de 30 galones $1.400 y el de 500 litros $2.800.

“No todos los días la gente tiene plata para comprar”, precisó.

La administración municipal de Pueblo Viejo reconoce el rezago existente y aunque no esquiva la culpa que de eso han tenido los gobiernos locales, también lo relacionan con la poca ayuda departamental y nacional.

El secretario de hacienda municipal, Julio Valera, quien fungía en el momento de esta nota como alcalde encargado, dijo que la misma problemática que vive la Ciénaga Grande ha incidido en la pobreza.

Recordó que este un pueblo que vive en un 90 por ciento de la pesca, de ahí que  la poca producción natural de la Ciénaga limite la capacidad económica de las gentes. Dicen que en Tasajera las horas pasan pidiéndole permiso a la pobreza.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
Conoce más aquí

Más noticias de:

  • Cifras de pobreza
  • Magdalena
  • pobreza extrema
  • Pueblo Viejo
  • Tasajera
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web