El Heraldo
Marisol Silva Duarte, en el momento de enterarse de la muerte de su hermano José Solano Duarte, en las afueras del hospital Adelita de Char, donde esperaban noticias familiares de los reclusos internados en ese centro. Luis Felipe De la Hoz
Judicial

Van 16 muertos por incendio en la Modelo

El último fallecido respondía al nombre de Francisco Pérez Grau.

En la mañana de este jueves 6 de febrero falleció Francisco Pérez Grau, otro de los reclusos que se encontraba en delicado estado tras la conflagración ocurrida en la cárcel Modelo el pasado lunes 27 de enero. El hombre, de 37 años, era atendido en el camino Adela de Char, informó el Personero Distrital Jaime San Juan.

Una de las hermanas de Perez, Malka Irina Perez Grau, relató que habían estado acompañándolo hasta las 11:00 p.m. de ayer, pero en la madrugada de hoy, personal del hospital les comunicó el fallecimiento de su familiar.

En un principio, el recluso estaba en el Hospital de Barranquilla pero por la gravedad de las heridas fue trasladado a cuidados intensivos en el Camino Adela de Char, ya que presentaba quemaduras de tercer grado en un 70% de su cuerpo, viéndose afectado principalmente en la espalda, la barriga y la cara.

Según relató la hermana, él se encontraba consciente y les contó que no se acordaba de nada porque estaba dormido y cuando despertó ya había iniciado el incendio.

“Él nos decía que estar ahí era invivible, habían muchos enfrentamientos por el hacinamiento porque habían presos que hacían cosas indebidas”, señaló.

El día de la tragedia, según narró la mujer, su hermano, al llegar al hospital, le pidió a una enfermera que llamara a su familia y les avisara y así fue que se enteraron.

Péres Grau estaba detenido desde hace un año por el delito de hurto, estaba en el pabellón B y había pedido que lo cambiaran de cárcel.

"Mi hermano no tenía expectaitvas de salida, tenía audiencia el 3 de febrero pero no se realizó", dijo.

El fallecido deja un hijo de 6 años y vivía en el barrio San Felipe en Barranquilla.

También, entre las 6 de la tarde del martes y las 5.30 de la tarde  de ayer perdieron la batalla contra la muerte otros cuatro reclusos lesionados que se encontraban hospitalizados.

En total ya son 16 las víctimas mortales por la tragedia registrada en el pasillo 7 del pabellón B del penal ubicado en la Vía 40.

Jonathan Cantillo -caso que fue reportado ayer por EL HERALDO-, falleció la tarde del martes en la unidad de cuidados intensivos del hospital Cari de Alta Complejidad; Jorge Isaac Carranza, perdió su vida a las tres de la madrugada de ayer en el Camino Universitario Distrital Adelita de Char; luego, pasadas las ocho de la mañana de ayer, José Luis Solano Olarte murió en estas mismas dependencias 

Poco después, siendo las 5:30 de la tarde, pereció Jorge Horacio Meza, con quemaduras de segundo grado en el 70% de su cuerpo.

Responsabilidades. Sobre las investigaciones que adelantan las autoridades competentes para establecer responsabilidades por el hecho, la Fiscalía confirmó que trabaja con un grupo de investigadores de la Policía en la recolección de material probatorio y que faltan los dictámenes de Medicina Legal para establecer causas probables de las muertes (que están en proceso de elaboración), para la valoración conjunta de las pruebas.

La Procuraduría y el mismo Inpec también adelantan indagaciones sobre el caso.

Los familiares de Meza, cuando se enteraron de su muerte.

Parte médico

Jorge Iván Rojo, director de la IPS Universitaria
Según el médico especialista, en este momento de la convalecencia de los pacientes que resultaron quemados en el incendio, las complicaciones renales, cardiovasculares  y pulmonares, tienen tan debilitados sus organismos que ya empiezan a producirse estos desenlaces fatales. Según el médico, José Luis Solano Olarte murió debido a una complicación cardiovascular. “Sus órganos de fueron debilitando y eso generó la muerte del paciente”, aseguró. Acerca de Jorge Isaac Carranza, dijo que su deceso también se debió por fallas renales, cardiovasculares y pulmonares. El profesional indicó que en el Camino Universitario Adelita de Char continúan cuatro pacientes en la unidad de cuidados intensivos que se encuentran en estado crítico y son los que mayor riesgo presentan.

Antonio Tejera, director de la UCI del Cari
El médico explicó que el paciente Jonathan Cantillo falleció debido a fallas de orden respiratorio ocasionadas por excesiva exposición al humo  a la que se vio enfrentado la noche de la tragedia. “Lastimosamente el paciente presentó una hipoxemia refractaria y además de eso mal patrón respiratorio, a pesar de todos los esfuerzos y los lavados quirúrgicos el desenlace fue fatal”. Tejera indicó que en la Unidad de Cuidados Intensivos del Cari continúan dos pacientes de los cuales uno se encuentra en estado crítico. “El paciente Juan Carlos Jiménez está bajo ventilación mecánica asistida y su pronóstico es reservado. Wiston Lambis tiene un compromiso del 25% de su superficie corporal comprometida, pero no ha tenido alteración respiratoria. Este paciente tiene una evolución bastante estable”.

“Esto no se puede quedar así, aquí se violaron todos los derechos humanos” 
Con la cabeza hundida entre sus brazos como intentando mitigar de algún modo la tristeza que no ha dejado de acosarlo desde que confirmó que su hijo era una de las víctimas del drama vivido en el pabellón B de la cárcel Modelo, Atanasio Mutis, padre de Jonathan Cantillo, el joven de 22 años que falleció el martes a las 6 de la tarde en el Cari, dispara una frase entre sollozos que remueve las fibras de quienes a esa hora en las afueras de Medicina Legal, lo escuchan. “Es que era apenas un niño. Acabo de salir del hospital, casi me da un infarto porque se murió mi hijo...” dijo con la voz entrecortada  y atacado por un llanto incontrolable. 

Jonathan cumplía una condena a 12 años por el delito de homicidio, llevaba recluido un año y 8 meses, en el mes de abril  cumplía dos años de reclusión. “Eso no se puede quedar así, con todos estos muertos, estos seres humanos con familia y gente que los quería. Alguien tiene que pagar por esto porque aquí se violaron todos los derechos humanos”, aseveró Mutis.

El sepelio de Jonathan se cumplirá hoy a las 4 de la tarde en el cementerio Universal, de acuerdo a lo confirmado por sus familiares.

Desde el 27 de enero de este año, cuando se presentó la conflagración en el pasillo 7 del pabellón B, conocido también como patio social de la cárcel Modelo de Barranquilla, han muerto 15 reclusos. 

La última esperanza que se perdió
José Luis Solano Olarte, de 28 años, era huérfano de padre y madre, llevaba un año y cinco meses recluido en la cárcel Modelo, sindicado  por tráfico de estupefacientes. Pese a que sus familiares no perdían la fe y la esperanza de volverlo a ver sano y salvo, Solano, perdió la guerra contra la muerte en la unidad de cuidados intensivos del Camino Universitario Adelita de Char debido a una complicación cardiovascular pasadas las ocho de la mañana de ayer.

“Nunca perdimos las esperanzas. Todos los días, a toda hora, le pedía a mi Dios que lo salvara. Es que él vivía en mi casa”, dijo Elizabeth Tovar, tía de Laura Tesillo Tovar, actual compañera sentimental de la víctima.

Intentando contener el llanto que le impedía  organizar sus ideas, Tesillo afirmó que Solano fue  un hombre cariñoso y responsable al que sus compañeros de presidio llamaban el Pastuso debido a su paciencia. “Le decían así porque siempre tenía mucha paciencia con los amigos y siempre trató de llevarse en paz con todos los compañeros”. En el barrio Santa María sus familiares y amigos lo recuerdan como una persona tranquila que no merecía una muerte tan dolorosa y cruenta.     

Un desmovilizado del ELN que se quedó esperando un traslado
Jorge Isaac Carranza Mercado era un desmovilizado que perteneció a las filas del ELN. Sus familiares relataron que Carranza solicitó un cambio de centro carcelario por todos los problemas y los conflictos que se vivían en el pabellón B.

De acuerdo con sus familiares hace tres meses le habían autorizado su traslado a la cárcel de Valledupar. Sin embargo la muerte le vendría primero. Su estado de salud siempre fue crítico ya que  sufrió quemaduras de primero, segundo y tercer grado en el 82% de su superficie corporal.

Carranza fue capturado el 3 de octubre de 2008 por el delito de secuestro extorsivo, como indica un reporte del Inpec. Antes de su captura Carranza residía en el barrio Chiquinquirá.

“Él se desmovilizó y lo trasladaron a un albergue aquí en Barranquilla”, afirmó su hermana Rosa Carranza, que también comentó que en el albergue fue capturado sin  siquiera una orden para ello.

Su familia conoció que en el momento del incendio Carranza dormía en su celda.

Su cuerpo será trasladado al municipio del Copey, en el Cesar,  de donde era oriundo. Allí serán sepultados sus restos.

Un corazón que dejó de latir a las 5:30 de la tarde
El corazón de Jorge Horacio Meza Jiménez, de 32 años, no resistió más y dejó de latir pasadas  las 5:30 de la tarde de ayer. El informe médico expuso que este padre de 3 hijos que presentaba quemaduras en el 70% de la superficie de su cuerpo falleció de un paro cardiaco. Sus familiares, que hoy sufren por la ausencia del mayor de 9 hermanos, no salen del golpe emocional que les causó la dolorosa noticia. En la residencia de su  familia ubicada en la carrera 9L No 60A- 50  del barrio El Bosque quedó un vacío que dejó la partida de uno de sus miembros. En este numeroso hogar se instaló el llanto y la desazón. Meza estaba procesado por porte ilegal de armas.

En marzo de este año cumplía 2 años de reclusión y como ha sido común en la gran mayoría de las víctimas fatales de esta tragedia el difunto se quedó esperando la audiencia que definiría y formalizaría su situación jurídica.

“Él estaba desesperado ya, el 30 de enero de este año tenía programada la primera audiencia pero esta nunca se cumplió” aseguró su hermana Ana María Meza. Entre quienes lo lloran están una adolescente de 14 años y dos niños de 12 y 9, que quedaron huérfanos y esperando al padre que nunca regresó del presidio.

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.